viernes, 24 de marzo de 2017

¿De qué dice que lo van a operar?

Ahora que he estado tanto tiempo en el hospital, he aprendido términos que se usan para amortiguar lo terrible que es estar aquí. Por ejemplo, nadie dice "Pase a ver a su moribundo" sino "Pase con su paciente". Nadie dice "Es probable que se muera en la plancha" sino "La operación es complicada".

En el caso de mi papá,  todos decían "Le van a aplicar la cirugía" o "El procedimiento" y muy pocos "Le van a amputar una pata".

"Amputar" es una palabra muy fea. Suena agresiva. Suena a desaparición, a corte, a serrucho. También suena vergonzosa, para los doctores y para los familiares. Como si la falta de un miembro fuera una cosa que se oculta, como si el estar incompleto te quitara una parte de tu integridad como persona. Como si ya no fueras el mismo.

Algo hay de razón en eso: ya no eres el mismo. Ninguno de los que estamos alrededor del paciente.

***

Les contaba que mi papá regresó a casa, pero lo que no conté es que el coágulo que tenía en la arteria le hizo mucho mal. Es decir: cada día que pasó grave, su pié se ponía peor. El doctor nos dijo:

- Ese pié ya no se salva
- Pues ni modo, córtelo -dijo él
- En quince días regresa para esa operación

Los quince días pasaron y esta semana regresamos a que le cortaran la patrulla. A que le amputaran el pie, pues. El martes pasado comenzaron a prepararlo para la operación que fue ayer. Platiqué mucho con él:

- Papá, vas a colgar el tenis, pero nomás uno
- Ya sé, adiós a mi sueño de ser futbolista
- Pero es que ya estabas viejo pa ser jugador
- Prométeme algo, hijo
- Ajá
- Que me vas a rehabilitar pronto
- Vas a ser como Robocop, papá
- No, yo quiero ser como el Teniente Dan, de Forrest Gump
- No papá, no tengo dinero para eso, pero te compraré una pata de palo y un parche, como pirata
- Cabrón

***

Estuve todo el día con él hasta que lo bajaron a quirófano. Lo vi nervioso. Le dije "No chille, al rato nos vemos". Se fue con los dos pies por delante y en unas horas le quitaron uno.

Ahorita estoy sentado en un sillón al lado de su cama. Está dormidísimo, aunque hace rato cenamos juntos y estuvimos platicando de su falta de pata:

- ¿Cómo te sientes, papá?
- Me arde
- Pos sí ¿Puedes alzar lo que te queda de pierna?
- Sí, pero me tiembla porque como que mi cerebro busca apoyar y no se puede.
- Es que tienes que acostumbrarte a la distancia.
- También siento que pega en la cama.
- Eso es imposible, porque no tienes pie. Se llama "el miembro fantasma".
- ¡Oh!

Y es cuando me di cuenta que esto fue una pérdida evidente, pero que a partir de aquí comienza un viaje de cambio y aprendizaje, para él y para nosotros como familia. Y que una amputación no es nada, si se mantiene la cordura... O la tontera, en el caso de mi papá.

Te quiero, papá mensote.

miércoles, 22 de marzo de 2017

Haciendo un anillo de meteorito



Me encontré este canal de YouTube que se llama "Inspire to make". Es absurdamente relajante y da envidia cómo hacen desde un anillo hasta una miniespada.

Por cierto, traer un anillo del espacio exterior debe de ser una chingonería :D

martes, 21 de marzo de 2017

Bien hecho, Plaqueta


La última semana he tenido innumerables pláticas sobre el caso de Tamara de Anda: algunas han sido pláticas de pasillo y otras, apasionadas discusiones en el periódico. En la mayoría de ellas hemos llegado a una discusión ineludible:

Tamara hizo bien en denunciar a un taxista que le dijo "guapa".

No hay plática en la que no lleguemos a la misma conclusión. Claro, hay matices, pero de eso se trata: de dejar las posturas en blanco y negro, y encontrar los grises. Veamos:

***
1

Una amiga me dijo hoy en el periódico:
- Pues yo creo que Tamara sí exageró, a mí sí me gusta que me digan "guapa" en la calle. Hasta me siento bien
- Bueno -le digo- pensemos en tu hija de 15 años: digamos que ella va de la escuela a tu casa y de repente se le empareja un taxista y le dice, en el tono que sea, 'guapaaaaa' ¿qué pensarías?
- No mames, me lo madreo
- Eso mero.

No son las palabras: el ejemplo más claro es un "mamacita chula". Si yo le digo a mi madre "¿cómo estás, mamacita chula?" y le doy un beso, es ser buen hijo. Si le digo las mismas palabras a una chica en la calle haciendo un tono vulgar y pervertido, eso es acoso. No hay lugar a duda ¡y son las mismas palabras!

Si usted, querido lector, no reconoce las inflexiones de voz de un "guapa" a un "tssss guapa", debo pedirle que vaya al otorrinolaringólogo. Si usted no sabe la diferencia entre decirle a un amigo que admira mucho "¡eres un cabrón!" a decir las mismas palabras cuando usted está enojado, usted tiene problemas. Si algo sabemos hacer bien como mexicanos es dar diferentes significados a la misma palabra, según el tono que usemos.

No son las palabras. Es la intención.

**
2

Un amigo me dijo:
- Es que yo vi en Twitter que a ella le dijeron "guapa" antes, pero como seguro era un tipo güerito, pues ella no lo demandó, pero como el taxista era moreno, ahí sí ¿verdad?
- ¿Cómo sabes que el otro tipo era güerito?
- Pues yo creo, se ve que ella es clasista
- ¿Pero estás seguro que el otro tipo era güerito?
- Pues no, lo vi en un meme
- ¿No será que es un prejuicio tuyo?

Otro argumento en contra ha sido de mujeres que dicen "pues es que a mí sí me han acosado y la autoridad no me hace caso". Pues sí: hay acosos de diferentes clases, así como hay robos de diferentes clases. Te puedes robar una goma de borrar o diez mil pesos: ambos son robos, aunque uno pequeño y el otro sea grande.

Si un tipo te aborda en el metro, te agarra la nalga o te saca fotos debajo de la falda, no lo duden: todos son acosos. Si la policía apoya un caso y al otro no, eso no le quita que ambos sean acosos sino que es un problema de impartición de justicia. No hay que desacreditar el acoso por pequeño que sea: lo que buscamos es que todos se detengan ¿no?

Lo valioso en el caso Plaqueta es que ya se sentó un precedente. El acoso está penado, por pequeño que sea, y ahora lo sabemos. 

**
3
Leo en Facebook lo siguiente. Este es un comentario real de un conocido mío:

- ¿Qué? ¿Por culpa de esta pinche vieja ya no vamos a poder decirle cosas a las mujeres en la calle? ¿cómo vamos a saber lo que es acoso y qué no? ¿Va a desaparecer el piropo? ¿A dónde vamos a llegar?

Es simple:
1) Hombres: vayan y pregúntenle a su novia o esposa qué cosa le gusta que le griten en la calle y qué no. Luego pregúntenle a su mejor amiga. Luego pregúntenle a su hija (si tienen) o a su hermana menor. Al final, estoy seguro que al 99% NO le gusta que le griten cosas en la calle.

2) Pensemos en una sociedad en el que el piropo sea penado. Pensemos que usted no pueda decirle cosas a las mujeres en la calle y ni siquiera mirarlas de una forma incómoda ¿eso existe? Pues sí:

- En Nueva York está penadísimo acosar a las mujeres. Si una mujer se da cuenta de que usted la vio con malicia, le puso la mano encima o le dijo un "mamacheeeta", ella tiene todo el derecho de pedir ayuda a un policía. Eso lo vi con mis propios ojos: al final, las mujeres son libres de vestir como se les da la regalada gana, sin temor de ir por la calle y que un albañil se porte de manera vulgar con ellas ¿no les parece increíble?

Estoy seguro de que todas las lectoras de este blog dirán "claro, eso es lo que yo quiero ¿dónde firmo?".

**
4
- Llevamos una semana discutiendo sobre lo mismo, esto ya está aburrido -me dijo una amiga
- ¿En serio?
- Sí, en serio, ya me aburrió
- Bueno, por lo menos se discute -le digo

Hay lugares en México donde no se discute qué es el acoso. Hay lugares en México que creen que los hombres tienen el derecho de decirle cosas a las mujeres. Hay otros donde creen que las mujeres deben de aguantarse. Hay unos en los que hasta creen que es chistoso. Hay unos hombres que creen que las mujeres son las que incitan y que ellas tienen la culpa por vestirse provocativamente. Hay unos hombres, muy pendejos, que dicen "den gracias que solo les decimos cosas porque para la otra las violamos".

Por lo menos se discute. Porque estoy seguro que todos tenemos amigos en Facebook que han sacado lo peor de sí mismos con el caso de Plaqueta. Y bueno: mientras haya una reunión de amigos en donde se hable del tema, algo saldrá.

Bien hecho, Plaqueta.


viernes, 17 de marzo de 2017

Donación de sangre



Ahora que estuve buscando donadores me sangre, me acordé cómo era antes este asunto.

Antes encontrar donadores era muy difícil, porque había muchos mitos. Cuando apareció el Sida en los ochenta, el gobierno tuvo que hacer una gran campaña porque la gente pensaba que los centros de donación eran un lugar donde te iban a pegar un sida, como quien te pega una gripa. La campaña era "Dona seguro" y le aseguraban a los donadores que las agujas se usaban una sola vez... como siempre ha sido.

Yo dono sangre desde que me acuerdo. Mi mamá me decía:

- No dones sangre
- ¿Por?
- Le hace mal a tu cuerpo
- ¿POOOOOR?
- Porque luego el cuerpo genera más sangre de la que donas y va a llegar un día en el que tengas mucha sangre y vas a tener que donar a fuerza toda tu vida
- WHAAAAAAT?
- Eso leí

Así que iba a escondidas y le donaba sangre a algún amigo. Me ponía camisa de manga larga para que no me viera el piquete del brazo. Luego se daba cuenta y me regañaba:

- Te digo que no dones, estás loco
- ¿Por?
- Hay gente que no sabe que tiene Sida y va a donar. Eso es lógico ¿Cómo sabes que no te va a tocar uno de esos junto a ti? Te cae una gotita de sangre y PUM
- ¿QUÉEEEE?
- Ya me oíste, no dones

Y ahí me tenían de nuevo, donando plaquetas. Un día tuve un beneficio extra: una chica con la que planeaba andar, necesitaba sangre para su mamá. Fui y le doné con mucho gusto. Luego, dicha chica ya me estaba dando mis besotes:

- ¿Qué? ¿No temes que te pegue una enfermedad loca? -le dije
- No no, si estuvieras enfermo estoy segura que no hubieras donado *mua mua* eso me demuestra que estás sanote *mua mua*

Así que donen cuando puedan, amigouuus.

miércoles, 15 de marzo de 2017

Local Guides, de Google


Me molesta revisar un lugar en el celular (digamos un banco), que diga que está abierto (digamos para pagar la renta) y que cuando llegues, esté cerrado (digamos que me jalo los pelos).

O buscar un lugar en el Maps y que nadie te diga que cerró desde hace seis meses -_-

Es por eso que cuando me enteré hace unos meses que Google estaba promocionando su Local Guides para mejorar sus mapas, pensé "yo le entro, nadie conoce la ciudad como yo y puede resultar divertido" :D

Iluso ¬_¬'

***

La cosa es sencilla: uno se inscribe en la página, bajas la aplicación a tu cel y ahí vas por la calle, como cazando pokemones. Puedes hacer varias cosas: calificar un lugar con estrellitas y ponerle una reseña, o confirmar los datos que aparecen ¿De verdad abre a las 9? ¿Aceptan tarjetas de débito? ¿Le puedes poner una foto de la fachada?

Ahí voy yo, preguntándole a los dueños:

- Oiga, a qué hora abre
- A las 9
- ¿Y a qué hora cierra?
- Depende si hay gente o no, si no hay, a las siete y si sí hay, pues a las 9 o 10, o cuando se vaya la gente

Estoy seguro que Google nunca pensó en esa opción.

**

Voy a comer flautas, cerca del Barrio Chino. Ahí se pone una señora con flautas de todos los sabores, que están riquísimas. Siempre está en la misma esquina y siempre saben igual de buenas, deberían tener norma ISO 9000. Abro mi celular y trato de poner ese negocio:

- Flautaaas, el Flautóoon, abre a las nueeeveee, cierra a las treeeees.

Pero no me deja, porque no tiene ni teléfono, ni página web, ni es negocio. Cuando llego a tener éxito, Google me pregunta: ¿Tiene entrada de discapacitados? Pos no, porque está en la calle ¿Es un lugar adecuado para venir con niños? Pos sí, si tienen hambre ¿Aceptan tarjeta de crédito? Pos no, a veces no te aceptan ni un billete de a 200.

Aún así, he metido un montón de negocios nuevos al mapa.

**
Lo que he logrado los últimos meses, es meter un montonal de reseñas, fotografías, tips y negocios. Me he dado cuenta que en los Estados (y sobre todo en los pueblitos) la gente no pone información del lugar donde vive, así que lo hago yo. He arreglado horarios, direcciones y localizaciones en el mapa.

Pero sobre todo, he puesto negocios que me gustan mucho, como la dulcería de la calle de Victoria, donde venden garbanzos frescos. También he puesto consejos útiles como "pidan a la mesera la promoción de cerveza, que es al dos por uno". Me encanta :'P