Blogósfera mexicana 2015

viernes, 30 de septiembre de 2016

Marvel's Luke Cage



Como todas las series originales de Netflix -parece que ya se está haciendo tradición- los primeros tres capítulos de la historia sirven como una introducción al personaje, al conflicto, ver hacia dónde se va a desarrollar, matan a una o dos personas, el malo se vuelve más malo, el bueno es demasiado bueno, etc. ¿lo habían notado?

A partir del capítulo 4 es donde comienza la verdadera acción. Ya que todos sabemos en dónde estamos plantados. Hay algunos estudios que hizo Netflix, y que después les pasaré, en donde se ve claramente cómo algunas series de televisión son para devorarse (en estos maratones de fin de semana que todos hacemos) y otras son para disfrutarse de poco a poco.

Bueno, pues Luke Cage es para devorarse en un fin de semana.


La gente de Netflix amablemente me dejó ver la serie por anticipado, aunque no pude decir nada los días pasados porque me prohibieron dar cualquier tipo de reseña (¡ay, no saben cómo se me quemaba la boca de contarlo!). Situada después de los acontecimientos de Avengers (¡omg, la manera en la que lo hacen notar es fabulosa!) Luke es este grandulón de piel indestructible y super fuerza que trata de llevar una vida normal en Harlem.

¿Y qué queremos ver cuando hay alguien que tiene súper fuerza? ¡Pues madrazos!

Cage se pone a los madrazos con todos, con esta actitud cool de "a mí no me hacen nada". La manera de derrotarlo será... sin madrazos. Para ello están dos criminales mafiosos: Cottonmouth y Shades, interpretados de manera magistral por Mahershala Ali (a quien conocemos de House of Cards) y Theo Rossi (de Sons of Anarchy).

Luke Cage puede desesperar los primeros capítulos porque es demasiado bueno. Demasiado honorable, demasiado pasguato. Luego agárrense. Al ser una serie desarrollada en Harlem -la música es la mejor que ha tenido una serie de Marvel- la mayoría de los personajes son negros y algunos latinos. Eso está bien: para el que no lo sepa, Cage fue el primer superhéroe relevante de la comunidad afroamericana en los EU. Fue tan importante en su tiempo que incluso Nicolas Cage cambió su apellido Coppola, por el de este poderoso héroe. Antes todos eran güeritos :P

Para los ñoños como yo, la serie tiene muchos guiños. Pop, el dueño de la barbería local, lo llama cariñosamente Powerman, su nombre de los cómics. Hay referencias a las otras series del universo Netflix, anticipando el encuentro de Daredevil, Jessica Jones, Iron Fist y Cage en la tan anunciada serie The Defenders.

Aunque uno de mis momentos favoritos de la serie es cuando... er... cuando roba ropa del tendedero. Ya lo entenderán ;D



lunes, 26 de septiembre de 2016

La Mole 2016: viva Jarlicuin

Y en su tradicional post de cosplay de La Mole le presentamos: el año de la Jarlicuin


La Jarlicuin

Hechicera suprema

Otra Jarlicuin

¡Fenomenoide!

Ese casco le quedaba chico (en serio, le quedaba chico :( )

¡Más Jarlicuin!

¡Otra Jarlicuin más!
Bat vs Bat
¡Y otra más!

"Mamá, mamá ¿y ese villano quién es?"




¡Rogue!

Umbrella corps 

Para mí, este fue el mejor :)

Generación selfie


Guau. La generación de "vamos a presumir que estuve ahí" O_o

Aunque el título de la foto podría ser "Vicente Fernández se aparece en un mitin de Hillary y todos se voltean a saludarlo" XD

domingo, 25 de septiembre de 2016

Shades


Resulta bastante extraño para un tipo como yo -en serio- andar presentando gente que uno admira mucho. Digo, no es que pase todos los días.

Como les comentaba, Theo Rossi visitó La Mole como parte de la promoción de Luke Cage. Amablemente, la gente de Netflix me dio acceso a algunos capítulos de la serie (que se estrena el 30 de septiembre) y, aunque tengo embargo de información que me impide revelar lo que pasa en la trama, debo decir que va a ser un trancazo. Es muy buena, está muy bien musicalizada y los personajes son complejos y bien estructurados. La van a amar: tiene lo mejor de Daredevil y lo mejor de Jessica Jones.

El personaje de Theo Rossi es Shades, un matón mafioso criminal cuyo pasado está ligado al de Luke. Rossi platicaba que le resultó maravilloso ser parte de este universo Marvel-Netflix. Le pregunté de su villano favorito y lo pensó mucho antes de contestar que es Magneto. Su héroe: Logan. Se ve que es rudo.

Lo mejor es que es muy amable con los fans: ayer tuvimos una pequeña convivencia con ellos y con todos se tomaba foto y firmaba autógrafos. La gente de seguridad no tuvo que hacer casi nada porque él se dejaba apapachar sin poner peros.


Me comentaba Elías Ortíz, de La Mole, que dependiendo de qué tan bien saliera esta presentación (la primera que se hace) es muy probable que en un futuro venga más y más talento a la convención. Bueno, pues según mi percepción la gente salió contentísima. Ojalá todo salga bien en un futuro :)

sábado, 17 de septiembre de 2016

9 años



Lecciones que me ha dejado este blog después de 9 años de existencia:

1) Después de 4529 posts, ha cambiado mucho. Cuando lo comencé era un lugar de desmadre. Luego lo convertí en una cosa más personal. Está bien: es un blog, la bitácora de vida que llevo en Internet. Era obvio que fuera yendo de un lado a otro, conforme fui cambiando mi vida. Cuando comencé a escribirlo, un día como hoy de 2007, era otro yo. Hay que dejar fluir la narrativa como un río.

2) Hay que vivir fuera de la red. Me acuerdo que cuando lo comencé, leí un post español donde recomendaban hacerse de un nombre en la vida real y dejar que el blog solo fuera tu escaparate, tu ventana a internet. Me chocó. Románticamente pensaba en ese entonces que un blogger debería abrirse camino por el puro hecho de escribir: eso puede pasar en Estados Unidos, por ejemplo, pero aún así hay que salirse y husmear por todos lados. Ahora recapacito: tal vez tu trabajo sea vender cebollas, pero hay mil cosas más por hacer, por viajar y por probar. No se puede vivir eternamente en internet (y en mi opinión esa es una lección que los YouTubers están a punto de conocer).

3) El contenido es el que manda. Casi no reciclo información de otros lados, a menos que sea una noticia que me sorprenda mucho y lo aclaro desde el principio. Pero me encanta leer otros blogs en los que se nota que el autor se tomó su tiempo en ir a un lugar, tomar fotos y sentarse un buen rato a hacer su reseña. Esos son mis favoritos.

4) Apreciar a los lectores. Algunos posts tienen muchos comentarios y otros nada: está bien. De hecho, antes estaba obsesionado con seguir las gráficas de Idos de la Mente para ver cuales posts funcionaban mejor y cuáles no. Ya no lo hago. Pero todavía siento emoción cuando alguien me comenta en Twitter alguna cosa que leyó por acá :) Aunque a decir verdad la máxima emoción es esto:


Las dos personas de arriba son Valeria Cruz y Fernando Hernández. No los conozco. Ave Barrera me mandó esta foto porque fueron su presentación de libro en San Luis y se acercaron a ella diciéndole que eran lectores del blog. Que alguien lea y se tome un tiempito para ir a encontrarnos, me hace un hueco en la panza. Desgraciadamente ese día no estaba en esa ciudad (llegué hasta la mañana siguiente) y no pudimos coincidir. Me hubiera encantado :D

5) Seguir escribiendo. Este año ha sido especialmente difícil para mí, pero parece que va mejorando. Los días malos me siento frente a la computadora viendo al vacío y termino cerrando todo. Pero otros días escribo con ímpetu. Pero así es la vida, no queda más que seguir con buen ánimo.

Voy rumbo a los 10 años de mi blog :) Espero que nos encontremos por aquí este mismo día, pero en 2017. Un abrazo a todos.

Memo