viernes, 12 de abril de 2019

lunes, 8 de abril de 2019

Diseño Gráfico "old school"


El otro día que iba por la Algarín, contaba la historia de cual fue mi primer trabajo a los 13 años. Corría el año 1988 y yo era un chamaco imberbe, cuya familia era pobre, muy pobre... *suenan arpas*

***

En ese año, la devaluación estaba muy ruda. Todo subía de precio de un día para otro y mi mamá no tuvo otro remedio que decirme "pues vete a trabajar con tu papá". Cruzaba media ciudad para ir con mi papacito, que trabajaba en un negocio que se llamaba "Fotolito Román". Ahí, el aparato principal era una cámara fotográfica como la que se ve en la foto de arriba.

Sí señores: esas cámaras se usaban hasta los ochenta. Era Diseño Gráfico a la antigüita.

1
Supongamos que llegaba un cliente que quería una tarjeta de presentación. Digamos esta:


Uno sacaba una hojita donde apuntabas todos los datos a mano:

- ¿Qué nombre va a querer?
- Jean Van Heijenoort
- ¿En qué tipografía? -ahí sacábamos un catálogo de diferentes tipografías
- Esta... o esta mejor
- ¿Centrado o a la izquierda?
- Centrado
- Listo, regrese dentro de 4 días

Juntábamos cuatro o cinco clientes y escribíamos en una hojita todos los datos a renglón seguido:

Jean Van Heijenoort (Helvética 11 puntos) Secretario de Leon Trotsky  (Helvética 10 puntos) Avenida Londres 127 Coyoacán, D.F. 9-52-21 P-18-76 (Helvética 9 puntos)

Cuando ya teníamos varios pedidos me decían:

- Órale Memo, vete a la "tipográfica"

Yo salía en friega con la hojita de papel a un negocio que quedaba a tres cuadras del fotolito. En la "tipográfica" había muchas chicas que recibían todas las órdenes. Lo que sucedía ahí es todavía un misterio para mí, pero a las 5 horas te entregaban una hoja con todas las palabras que habías pedido, a renglón seguido, en una hoja gruesa que se sentía húmeda. Debió tener una emulsión.

Cuando regresaba al fotolito le pasaban esa hojita al "paste up" y empezaba la friega.

***
2
El "paste up" era una persona que cortaba minuciosamente cada renglón y los pegaba en un cartoncito con cemento escolar. Era la persona más importante porque, si no quedaban bien derechitos, el cliente iba a reclamar. Con el tiempo me hice "paste up" (muy hábil, debo decir).

Cuando todo quedaba bien pegado me decían:

- Órale Memo, sácate el negativo

Yo maniobraba la camarota fotográfica que está en la foto de arriba para poner el cartoncito de un lado y en seguida me metía a otro cuarto con luz roja para poner la película. Tenía que quedar bien enfocada y con unas reglas transparentes me cercioraba que el tamaño era correcto. Ponía la película, le daba tiempo de exposición con cronómetro y la revelaba en tinajas con químicos.

Revelar los negativos era mi actividad favorita: echaba todos los pedazos de película de diferentes tamaños hasta que quedaran nítidos. Pasé horas ahí, platicando con los otros trabajadores. Ya que quedaba el negativo me decían:

- Órale Memo, a retocar

Retocar era secar el negativo con una pistola de aire y después pintarle todas las basuritas que quedaron impresas con un líquido color tierra que se llamaba "opaco". El olor del opaco está grabado en mi memoria. Podía retocar hasta 20 o 30 negativos en una tarde con un pincel (para afilar el pincel te lo metías a la boca, así que sé muy bien a qué sabe el "opaco").

Si la tarjeta se iba a hacer en serigrafía, repetía el proceso para sacar el positivo. Si se iba a imprenta, dejaba el negativo. Cientos de tarjetas pasaron por mis manos, ¿dónde habrá quedado esa camarota?

Luego, el cliente regresaba a los 4 días y le entregábamos sus 100 tarjetas. Hoy resulta tan fácil como mandar un archivo a la impresora.

***
3
Puede parecer una cosa súper difícil, pero yo hacía decenas de negativos a la semana. Decenas. Cuando tenía tiempos muertos tomaba pedazos de película y hacía experimentos con pantallas de puntos solo "para ver cómo quedaban". También metía revistas viejas y usaba película especial a color que se agarraba en oscuridad total y que reconocías porque tenía muescas en la orilla.

Como éramos muy pobres, mi mamá me quitaba todo el sueldo ¡jajajaja! Mi papá, para compensarlo me llevaba al puesto de revistas y me decía:

- Agarra el cómic que quieras, para que te vayas leyendo de regreso a la casa

Siempre agarraba "El Pantera" o "Clásicos ilustrados". Y ahí me hice aficionado al cómic y a la literatura, pero esa es otra historia :'P

sábado, 6 de abril de 2019

Hombres G


Antier que estaba escribiendo de Mick Rock, me acordé de cuando tuve a Hombres G en cabina. Si me lo permiten, lo contaré:

La chica que es RP de Hombres G es amiga mía desde hace mucho. Así que cuando supe que iban a venir a México le dije:

- Por fa por fa por fa mándamelos a Charros
- A ver si se puede
- Por fa por fa por fa por faaaaaaa

Se lo comenté a mi mamá por teléfono.

- ¡Quiero ir!
- Sí mamá, está bien, pero solo es una posilbilidad

***

Mi mamá AMA a Hombres G. Desde sus discos de los ochenta, son su banda favorita. Creo que la canción "Dejad que las niñas se acerquen a mí" la ha escuchado 2 millones de veces en su vida, desde que tenía cassetes y ahora en YouTube. Así que cuando me los confirmaron, fue la más feliz.

- Van el lunes, mamá
- Voy
- ¡PERO TE COMPORTAS!
- Aish, déjame

Como paréntesis cultural, una vez mandé a mi mamá fue a La Academia cuando estaba Carlos Rivera. Desde las gradas le gritaba "Te amooooo, te amooooo, te quiero de yernooooo". Esa es mi mamá.

Bueno, pues el lunes llegó muy puntualita a mi casa, para irnos de aquí a la estación. Mi mamá nunca había ido al radio. Llegamos como dos horas antes, la dejé en la salita de espera y me fui a preparar el programa (que, debo decirlo, me causó mucho estrés por toda la logística).

Antes de que se sentara me dijo:

- Oye, oye, hijo, esas chavas que están ahí salen en Azteca
- No sé mamá, no las conozco
- ¡Y ese es el hijo de José José!
- Sí, mamá. Bueno, aquí te quedas, al rato regreso ¡PERO TE COMPORTAS!
- Tú déjameeee, yo me arreglo

Se quedó dormida un rato.

***
Diez minutos antes de la hora, me avisaron que ya venían los Hombres G en la camioneta. Tenía la salita de espera llena de fans de la estación. Le dije a mi mamá:

- Bueno, ahora sí. Mira mamá, no sé si los puedas saludar luego luego, eso depende de su manager. Yo te voy avisando. Pero hazme caso cuando te diga que te quedes acá o allá, no puedo arrancar el programa y vigilar todo.
- Tú déjame
- Pero hazme caso, mamá
- ¡Tú déjame!

Llegó el grupo y después mi mamá me dijo que le temblaron las patitas. Yo corría de un lado a otro poniendo micrófonos extras y coordinando la música con el operador. Florecita, la RP me preguntó:

- ¿Y esa señora quién es?
- Es mi mamá
- Sí se parecen, ji ji ji

***

Lo que pasó después fue mas o menos así:

Los Hombres G se sentaron en la salita y mi mamá fue a saludarlos. Les dijo que les había comprado regalitos ¿? Que eran unas pulseras. Yo estaba corriendo y cuando voltée, mi mamá ya le estaba poniendo su pulserita a Rafa. ¿¿¿??? Luego seguí corriendo y cuando volví a voltear mi mamá estaba muy sentadita junto a David Summers ¿¿¿¿???? diciéndole "Ay, mándenle un saludo a mi hija".

Yo pensé "¡AY MI MAMÁAAA!". El manager la veía con ojos de plato.

Comenzaba a llegar más gente y la RP me decía "¡ya pásalooos!". Medio minuto después, los pasé a la cabina. Luego me enteré que mi mamá salió en todas las fotos :'P



Metí a mi mamá a la consola y le dije "te quedas de este lado". La entrevista transcurrió bien, los Hombres G son muy muy muy amables. Y al comenzar el tercer bloque, puse la canción favorita de mi mamá para que sonara al aire:

*No soporto a las niñas que todas las canciones les recuerdan algooo* - sonó en las bocinas

Daniel Mezquita dijo: "¡Tenía años que no escuchaba esa canción!".

Voltée y mi mamá se movía al ritmo de la música. Su canción favorita y su grupo favorito. Se cerró el ciclo :)

jueves, 4 de abril de 2019

Mick Rock


Resumir la vida de Mick Rock en un post es bastante ridículo. Pero solo daré una breve introducción:

Un día, hace mucho tiempo, Mick Rock era un muchacho casi inexperto que le tomaba fotos a las bandas inglesas para ganar algo de dinero. Conoció a Syd Barret y luego a un cantante desconocido hasta ese momento: David Bowie. Se hicieron amigos y él le tomó la clásica foto de Ziggy Stardust. De ahí, Mick se convirtió en el fotógrafo de toda una generación de músicos: Queen, Ramones, Roxy Music, Motley Crue, Blondie, Lou Reed y quien se les ocurra. ¿La clásica foto de Queen? Bueno, Mick Rock la hizo. Personajazo.




***

Esta pequeña presentación solo es para contar lo que sigue:

Mick Rock ya había estado en Charros vs Gángsters, así que tenerlo de vuelta no fue muy complicado. Me dijeron que llegaba a las 8 en punto. A esa hora llegaron dos chicos, que lo acompañaban:

- ¿Aquí se va a presentar Mick Rock?
- Sí, aquí es
- Es que tenemos un problema: Mick no puede subir escaleras porque lo acaban de operar.
- Pues lo subimos por el elevador
- Es que ya subió un piso, pero se quedó ahí

O_o

Encargué la producción, bajé las escaleras corriendo y lo encontré sofocado en una salita de espera.

- Ya no pude subir -me dijo apenado
- Ahorita lo arreglo

El primer piso de la estación no tiene elevador, así que corrí a vigilancia:

- Oigan ayúdenme a subir a Mick Rock, está en el primer piso
- Es que allí no hay elevador
- Ya séeee. ¿Cómo lo subimos? ¿O cómo lo bajamos?
- Pues le ayudamos a bajar a la planta baja y que se suba al elevador de ahí

Con ayuda de los de vigilancia lo bajamos y luego lo subimos al elevador, que es pequeño, así que no cupe y tuve que subir las escaleras corriendo para recibirlo arriba.

- De aquí lo subimos en el montacargas -dije
- Es que quiero un café -me dijo él
- Ahorita te lo consigo
- Mitad normal, mitad descafeinado, con dos de azúcar 

O_o

Ni modo de negarle algo a la persona que retrató a Freddie Mercury. Le pedí a Dafne, nuestra querida telefonista, que fuera por café de maquinita (que es muy bueno, debo decir) y también le pedí a una amiga que se llama Mariana que bajara por una taza. Le dimos su cafecito:

- Es que es negro, no tiene leche, yo lo tomo con leche –me dijo con su acento británico

O_o

Mick entró a la entrevista mientras yo corría por todo el edificio tratando de encontrar cómo llevarle un café mitad y mitad, pero con leche. Por fin lo conseguí y se lo di. La chica de relaciones públicas me dijo:

- Te pido por favor que lo saques a los quince minutos, porque tenemos que ir a otro lado

Él estaba en la chorcha, hable y hable, mientras yo le hacía señas a Jairo, Miyagi y Tamara de que ya lo cortaran porque se tenía que ir. Pero Mick hablaba y hablaba. Yo me colgaba de las pestañas porque ya se había pasado 10 minutos. Por fin acabó y vino el corte comercial.

Pero en vez de salirse, Mick no se paró de su silla y seguía firmando autógrafos. La chica que lo acompañaba me decía "¡Ya nos tenemos que iiiir!". Y yo "¡PUES NO SE QUIERE IIIIR, ESTÁ MUY CÓMODOOOO!". Decidimos pasar por él y tratar de sacarlo.

Llegaron los siguientes invitados y Mick seguía muy sentadito. Dos segundos antes de entrar al aire dije:

- ¡YA! ¡VÁMONOS!

**Todos en silencio**

Miyagi solo atinó a decir "bueno, así es como se llevan a un rockstar". Y yo jalándolos para sacarlos de cabina. Repetimos el numerito del montacargas y el elevador a la inversa para despedirlo.

La última imagen que tuve de él fue cuando se cerraron las puertas del elevador y con dos dedos hizo la seña de un beso al aire. Me gritó "it was a great time, thank you!".

No fue un mal día :)

lunes, 1 de abril de 2019

#MeTooMx (2)



Cuando compartí en Twitter mi texto anterior sobre el movimiento #MeTooMx, recibí casi en seguida un mensaje directo de un amigo escritor:

 - Leí tu texto. Está bueno.
- Gracias, carnalito
- El wey que corrieron es Alejandro ¿no?
- No, no sabía que lo habían corrido
- Ah

A la media hora me escribió otro amigo y me dijo "ya sé de quién hablas, es de Fulano". "No, no es él, es otro".

Luego de eso, me contaron que en una agencia estaban haciendo juntas con su personal. Básicamente lo que les pedían a las chicas es que no denunciaran en redes, que si tenían un problema de acoso laboral lo platicaran directamente con Recursos Humanos. La escena se repitió (hasta donde sé) en tres agencias conocidas. El problema es que muchos de los acusados eran los jefes mismos.

Una amiga me dijo que un ex-compañero "se curó en salud", mandándole un mensaje a ella (y a otras compañeras) diciendo que si en algún momento sus actitudes eran acosadoras, lo disculparan. Ese mismo tipo alguna vez se refirió a ella, en una junta con los clientes, como "buena carne".

Dios.

****
En el trabajo me dijeron que las denuncias anónimas no tienen validez. Yo dije que no son anónimas del todo, pues los mensajes llegan de una persona bien identificada. Por ejemplo, yo les platico esto de personas que conozco y con las que me llevo bien, pero respeto la privacidad de sus mensajes. Espero que no se dude de esto.

Platicaba con una amiga que es médica:

- En el hospital hay mil casos de acoso. Eso se da en todos los niveles.
- Ya sé
- Lo malo es que parece que es la única manera en caerle bien al jefe y que te den la residencia
- Ya sé. Salió un conocido mío. No sé qué pensar.

El "no sé qué pensar", es decir, dar el beneficio de la duda, me pone a pensar sobre lo normalizadas que están las actitudes machistas, de acoso o inapropiadas.

***

Lo que pasó hoy, primero de abril, fue un cubetazo de agua fría para todos. Trataré de contarlo como pasó.

En la mañana que estaba revisando Twitter me enteré de la carta que dejó Armando Vega Gil. A Armando lo conocí poco, coincidí con él en algunas fiestas, pero era buen amigo de mis mejores amigos. Una amiga (que seguramente está leyendo esto), me dijo que si ya estaba enterado de la amenaza de suicidio:

- ¡Qué se va a suicidar! -dije yo. Y pensé que Armando era un locote, en el buen sentido de la palabra

Media hora después esta amiga me confirmó que ya habían encontrado el cuerpo. Sentí, lo juro, un golpazo en el pecho. Hablé con Jairo:

- Oye... lo de Armando
- Sí, ya sé que dejó un tuit, qué loco
- No no... ya encontraron el cuerpo
- ¿QUÉ?

Después de eso, mil mensajes. Hablé con algunos de sus conocidos más cercanos, que ya estaban enterados, y no daban crédito. Yo guardé los tuits de denuncia (tengo guardados cientos de pantallazos) en donde una chica lo acusaba de conductas inapropiadas de índole sexual cuando ella tenía 13 años. Traté de localizar a la chica, que es amiga de una amiga, y me dijeron que estaba en asesoría legal.

- Verga –le dije a una amiga editora– está rudísimo
- Sí, sabíamos que era estrafalario, pero no lo creo. Si la chica que lo demandó tiene pruebas, debería de sacarlas.

Escuché y leí mil versiones:
Que Armando era depresivo (lo cual es cierto) y que se sintió orillado.
Que le avisaron que tenían fotos incriminatorias y que no supo qué hacer.
Que ya estaba viendo a un abogado, "pero no veía salida".
Que se despidió de sus amigos músicos.
Que prefirió suicidarse a enfrentarlo legalmente.
Que se comunicó con su hijo de 8 años.

Todo, hasta el momento es bien confuso. En algunas editoriales es radio pasillo, todos lo comentan, pero no hay postura oficial. Y hasta este momento, 11 de la noche, todos seguimos platicando lo mismo.

jueves, 28 de marzo de 2019

Nuevo Libro: #SoyRetroPorque



¡Hey! ¡No he contado por acá! :D

Hace como un año, en el cumpleaños de mi amigo Luis Sopelana, le dije:

- Quiero que hagamos un libro. De cosas ochenteras y noventeras. ¿Le entras?
- Va

Sopelana es un ilustrador extraordinario. Pero también tiene la cabeza llena de datos extraños como "¿Quién era Cocorito?" o quién salía en tal o tal video. Así que decidimos escribirlo en conjunto.

***

Los siguientes meses estuvimos trabajando cada sábado el contenido del libro. Comprábamos un cartón de cervezas y nos poníamos desde temprano y hasta media noche, armando páginas y diciendo tonterías. Yo diseñaba, él escribía, yo escribía, él hacía ilustraciones. Entre semana nos poníamos de acuerdo qué íbamos a hacer esa semana y le dábamos durísimo, sin fallar ni un día. Trabajamos bien y lo entregamos por ahí de septiembre.

Sin embargo, como fue fin de año y hubo cambio de sexenio, el libro no salió. Pero ahora ya lo tenemos listo :D Y es una alegría enorme poder compartirlo con ustedes.

Sigan la cuenta de Twitter: @SoyRetroPorque
O la cuenta de FB: Soy Retro Porque

Ahorita lo vamos a tener en preventa hasta el 12 de abril. Está más barato y del puro gusto vamos a meterle jueguitos ochenteros y dulces al paquete. La preventa es por Kichink.


Y pues nada. Estoy que no quepo de contento :D

miércoles, 27 de marzo de 2019

#MeTooMx


El sábado en la mañana me mandó mensaje un amigo que vive en Guadalajara.

- ¿Ya viste lo del MeTooEscritores?
- Ya
- Huuuy, ya salió Fulanito, tsssss, no me extraña

De este asunto me enteré desde la semana pasada que Ana Ge puso un tuit acusando a un escritor llamado Herson Baona. Todos pensaban que ese tuit se iba a quedar perdido en la inmensidad de internet, pero desató toda una serie de denuncias en todos los ámbitos: no solo escritores sino músicos, periodistas, creativos, políticos, activistas. Es el movimiento #MeTooMx: un solo tuit, desatando un movimiento nacional, qué emocionante :0

El fin de semana me puse a revisar la lista y encontré a varios conocidos. Mi teléfono no ha dejado de recibir mensajes:

"Oye, ya salió X periodista"
"¿Ya viste que salió nuestro ex jefe?"
"Tsss, de ese wey no me extraña, yo lo vi acosando a una becaria"

Tengo algunos amigos con los que platico más:

- Fulanito escritor no ha tuiteado nada desde que lo acusaron
- Andan bien calladitos todos, mano
- Tsss se siente el miedo

Miedo es la palabra clave.

***
El lunes platiqué con una amiga editora de reconocida empresa:

- Nosotros estamos a la espera. Si las acusaciones son ciertas, vamos a romper contrato con Fulano
- Pues sí
- Se destapó una cloaca, Memo. Todos veladamente sabemos que el círculo literario es así: borracheras, favores, acoso. Yo misma que soy editora he sufrido lo mismo. Pero muchas veces lo justificamos con "es que es borracho y es intenso". Pero ya cuando son varias chicas acusando de lo mismo, pues hay que tomar medidas.
- ¿Medidas legales?
- Exacto. Creo que todos lo propiciamos. Tolerando excesos y abusos y creando una escenita literaria en la que son "rockstars" y les permitimos eso.

Ayer martes estaba platicando en la mañana con una amiga periodista:

- Sabíamos que los jefes abusaban. Ahora que salen tantos testimonios anónimos, no podemos más que darles el beneficio de la duda.
- ¿Qué dicen en tu redacción?
- Nadie habla de eso. Muchos jefes dicen "son anónimos, no hay que darles importancia". Pero pues no se puede de otra forma, más que desde el anonimato: muchas chicas temen represalias.
- ¿Y cómo se comportan?
- Todos están como seditas, ni hablan ni nada, hacen juntas en las oficinas

Otro amigo muy cercano me dijo:

- Yo no sé porqué no han acusado más a Zutano, es un cerdo
- ¿Y por qué no dices algo tú?
- Pues hasta que las chicas digan algo, yo no me meto

***

Me enteré que corrieron a un conocido de la editorial donde trabajaba. Esta editorial trae la bandera del antiacoso muy fuerte y decidieron cortarlo de tajo. Dicho conocido es "muy buena ondita", pero yo lo he visto ponerse violento cuando está borracho. No puedo imaginar la escena cuando le dijeron. Desde entonces no tuitea.

Todos, por lo bajito, están hablando de eso. Ayer un conocido periodista me dijo que ahí vienen las demandas legales "y está bien". Yo también lo creo. Decíamos que si bien algunos de esos acusados pudieran ser falsos o buscando alguna venganza personal, no se deben demeritar los testimonios directos:

- Ya ves, el ilustrador que todos dijimos "ese no mata ni una mosca", resultó un violento, acusado por su ex pareja.
- ¿Tú tienes las manos limpias?
- Yo creo que sí. Pero me da mucho miedo que algún loco diga "me lo voy a chingar y voy a poner un testimonio anónimo". Podría pasar.
- Sí, podría pasar -le dije- pero creo que esto se está asentando. Al final, van a salir muchos nombres repetidos. 


***

A mí me ha tocado ver escenas "de borrachos". Es decir: cuando los periodistas, escritores, creativos o lo que sea, se les trepa el alcohol se ponen bien locos y hasta comienzan a aventar cosas. Directamente nunca me ha tocado ver que le agarren la pierna a alguien o que acosen. Pero no dudaría que ya en privado, lo hagan.

Lo cierto es que, lo que deja ver esta oleada del #MeTooMx, es que el abuso de poder se da en todos los ámbitos. Personas que tienen un poquito de poder, abusan. Lo interesante también será ver qué hacen las empresas que tienen entre sus filas a los acusados.

Una revista en la que colaboraba emitió un comunicado diciendo que ellos no toleran este tipo de actitudes. Estoy dentro de un grupo de FB que alberga a unos 15000 creativos de diferentes empresas de publicidad y ahí todos lo comentan, pero muchos no hacen nada y hasta lo solapan. Salen y salen casos. Qué miedo.

Le decía a un amigo escritor:
- Digamos que las ferias del libro deciden no invitar a los escritores que de plano están acusadísimos ¡Se van a quedar con la mitad del elenco!
- Pues sí, pero está bien, que se los chinguen –me dijo

Escribo todo esto, porque estoy seguro que muchos están hablando de lo mismo. Y lo pongo solo como testigo de lo que está pasando fuera de Twitter. Esta semana estaré buscando a otras personas y, supongo, que adelante volveré a postear de lo mismo.

#MeTooMx