sábado, 18 de febrero de 2017

Papá

Mi papá está enfermo. Mucho.

Es raro. Mi papá siempre fue fuerte como un roble. De hecho cada vez que me preguntaban cómo estaban mis padres, yo siempre contestaba:

- Pues, mis papás son mis papás. Fuertes como siempre.

El martes se puso malo de repente. No supimos qué era. Mi hermana Coral lo llevó a una clínica y de ahí, las noticias van de mal en peor, aceleradamente. Justo ahora está en el Centro Médico. Hacemos guardias para verlo. Un coágulo, dicen unos doctores. Una toxina, dicen otros. Tiene una infección, pero no sabemos dónde está, dicen.

Mi papá está de buen ánimo y bromea con las enfermeras. Duerme mucho. Un ejército de doctores pasan a verlo cada media hora para checar sus signos. Esta noticia nos cayó como bomba: nunca nos había ocurrido un caso así. Mi familia está en shock.

Pase lo que pase, nuestra vida como la teníamos ya no es nuestra vida. Se trastocó por completo.

Te quiero mucho, papá.

miércoles, 15 de febrero de 2017

La herencia de Rita



Uno sabe que la fatalidad va a llegar en cualquier momento. No sé por qué. O tal vez no.

La herencia de Rita es un Webcómic que está estrenando Jazbeck. Bueno, según se lee en su sitio lleva trabajando más de un año en esta novela gráfica que está buenísima. Hay un perro involucrado: Solovino. En el momento en el que escribo este post, el futuro de Solovino es incierto, solo anda en la calle de acá para allá. Debo decir que Jazbeck es un gran dibujante y buen contador de historias: tiene un trazo grandioso y se ve que ha pasado horas y horas observando expresiones faciales de perros y humanos.

No sé de cuántas páginas sea este proyecto, pero ya quiero saber qué pasa : / Recomendado al 100%

Rodrigo Prieto



Fui a platicar con Rodrigo Prieto, sobre su reciente nominación al Oscar de Mejor Fotografía, por la película Silence de Scorcese. Rodrigo es un tipo amabilísimo y llegué saludándolo efusivamente:

- ¡Hola Rodrigo! Soy Memo, mucho gusto
- Hola Memo ¿Qué tal?

La chica de prensa que nos acompañaba (y que se veía muy cansada) me preguntó "¿Está bien que los deje solos?" "Sí claro", contesté. Acomodé mi cámara de video (¡bendita!), nos sentamos cada uno en las sillas que nos colocaron y comencé a preguntarle cosas. No habían pasado ni dos minutos cuando:

- ...y entonces es así como paso mis vacaciones
- Qué bueno. Oye Rodrigo cuéntame un poco de TuuuAAAGHHHH AHHHH

O_O

El display que estaba detrás de nosotros se nos vino encima -_- Nos dio en la cabezota. Como no había nadie en el lugar, le digo "Pos vamos a colocarlo"

- Tú de allá y yo de acá
- Ok
- Parece que ya quedó
- A ver, vamos a continuar la entrevistAAAHHHHGHHH

Otra vez se nos vino encima -_-

¡AYUDAAAA!

- A ver, recárgalo bien, de allá -dijo él
- Sale, parece que ya quedó ahora sí
- Okey, a ver, vamos a seguirle

Ya me estaba acomodando cuando regresó la chica de prensa y me dijo "Ya se te acabó el tiempo" "¿QUÉEEEE?" Rodrigo le dijo:

- Oye, es que se nos cayó el display encima
- ¿Cómoooo?
- Pues sí, tardamos mucho en ponerlo de nuevo
- ¿CÓMOOOOO? ¡QUÉ PENAAAAA!

Al final me dieron más tiempo y como ya habíamos agarrado confianza, platicamos sabroso. Luego les paso la entrevista. Ojalá gane el Oscar para decir que trabajé con él (aunque sea levantando un display) ;D

viernes, 10 de febrero de 2017

Recomendación: Muy Liebre



Tengo mucha envidia de Muy Liebre. Pero mucha.

Muy Liebre es lo que siempre hubiera querido de Idos de la Mente en Twitter: puras tonterías, gifs, videos, animaciones. Ellos entraron en un momento en el que se puede hacer todo eso con facilidad. En mis viejos años hubiera sido dificilísimo hacer lo que ellos. Pero bueno, debo reconocer que lo hacen muy bien :')

Tienen una página de internet que está para llorar : / Está re fea y no da gracia.

Pero vean sus tuits. Oh Dios, sus tuits. He pasado horas y horas tonteando en su Timeline.


Si tienen un rato libre, los recomiendo mucho. En serio soy fan.


Ora sí: ando de mudanza


Hace unos días puse un post donde contaba que había encontrado un departamento. Pero en cuanto lo publiqué, pensé:

- Híjole, todavía no me dan las llaves ¿y si al final no me lo dan?

Así que lo borré.

Pero pasaron los días y todos los planes salieron a pedir de boca: me lo entregaron sin problema, llevé algunas cosas, esta semana estuve poniendo cortineros y pintando paredes, cambié lámparas y al final, después de mucho batallar, mañana hago mi mudanza oficial. Ya dormiré allá.

Les contaré cómo es el edificio.

**

El edificio es viejo y por fuera se ve descuidado. De hecho, no lo teníamos con opción porque se ve casi en ruinas. Pero un día Ave y yo le pedimos a la portera que nos enseñara el departamento que vimos en una página de anuncios. Ella nos dijo:

- No lo pueden ver, porque lo están remodelando, regresen otro día
- Ándale, nomás tantito, nomás pa' ver, ándaleee
- Bueno, pero de rapidito

Entramos y nos encantó. Un edificio de cuatro departamentos nomás, amplísimos, baratos, de tres metros de altura y con mucha luz. Metimos los papeles que pedían y nos lo quedamos :0

La portera se llama Mercedes. Tiene una hija de 16 años que se llama Fernanda. Una chica muy tímida y menudita. Desde el primer día que la conocimos nos caímos bien. El día que estábamos acomodando cosas llegó así nomás:

- ¿Ustedes cómo se llaman?
- Ella es Ave y yo Memo
- ¿Qué hacen?
- Ella es escritora y yo periodista
- ¿Les gusta el manga?

Como le dijimos que sí, regresó al poco rato con un póster que guardó de una TNT para regalárnoslo. Le preguntamos sobre los vecinos.

Allá abajo viven tres chavos: sé que uno es escritor y el otro periodista de El Universal
- ¡Súper!
Oigan... ¿Me puedo quedar un rato más con ustedes?- preguntó.

Sí, claro. Creo que Fernanda va a ser nuestra visita permanente en casa. Le interesan los libros y adora a los animales.

**
Los chicos del departamento de enfrente tienen en su puerta un letrero que dice "I love Internet". Creo que podremos hacer migas. También nos dijeron que a veces hacen fiestas y que todos abren sus departamentos para convivir. Eso me gusta.

En la parte baja del edificio hay un negocio que vende pastes así que todo el día huele rico. Además, a un paso de la puerta hay una tortillería que vende salsas, arroz y frijoles. El olor a tortilla recién hecha sube por las escaleras todos los días. Tienen una perrita bóxer que me huele cada vez que entro.

Pero la mayor ventaja es que Milenio me queda a cuatro calles. Puedo ir y venir, regresar a comer y en una de esas, hasta tomar una pequeña siesta. Otra ventaja es que está en pleno Centro Histórico: todas esas viejas calles, todos los rincones que adoro, ahora serán mi barrio.

Y me encanta. En serio me encanta :)