1/9/14

#BDMEX2014 Primera llamada



Queda poco más de un mes para que se monte en Francia una exposición sobre moneros mexicanos. Seis ilustradores representativos (y todos muy chingones) del mercado nacional. Idea de mi querida Paula de Maupas, mujer entusiasta y entrona.

Ahora lo que queda es hacer mi parte desde acá desde México :D Ya les contaré. Mis días se vuelven interesantes : )

31/8/14

Día mundial del blog 2014



En honor a la tradición de recomendar lecturas por el día mundial del blog, este año recomendaré 3 y una anécdota:

A Guffo Caballero lo conocí virtualmente en un foro de internet. Norteñote, bloggero recio, abrió su sitio hace 10 años y postea ininterrumpidamente. Personalmente lo conocí en la Feria del Libro de Guadalajara, donde daba una conferencia (creo, o nomás iba de paso, ya ni sé). Fue hace como 6 años:

- Eh ¿Guffo?
- Ajáaaa
- Gran fan: soy Guillermo Guerrero, tengo un blog que se llama Idos de la Mente
- ¿MEMO?
- ¡Ajá! :D

Nos dimos un abrazo como de generales y nos tomamos una foto.

Hace un año lo volví a ver: en Festo, el festival de cómics de noviembre y vino con su chica. Nos volvimos a saludar con mucho gusto, me firmó uno de sus libros y el siguiente fin de semana platicamos un poco.

El blog de Guffo es viejísimo. Con su clásico color verde (que creo que no ha cambiado nunca) Guffo tiene una legión de seguidores que ha crecido con el tiempo. Más o menos por esa época es Chica Regia, otro que lleva 10 años. También está el de Alexander Strauffon, desde 2006 (igual, de Monterrey) ¿hay otros que lleven más tiempo?

No creo que los blogs estén muertos. Es solo que las cosas han cambiado: yo mismo me pongo a escribir en otros sitios (donde me dejen) aunque sigo poniendo muchas cosas por acá. Me parece que la cosquilla por publicar nunca nos deja. El sueño de "voy a vivir de mi blog" quedó en el pasado, aunque literalmente puedo vivir de bloggear en otros sitios comerciales donde pagan. Plataformas como Tumblr están madurando y encontrando un lenguaje propio ¡me gusta!

Si alguien no conoce a Guffo, vayan y lean. Échenle un ojo a Chica Regia y a Alexander. Y si alguien sabe de otros blogs viejos, compártanlos en los comentarios. Siempre he dicho que la mitad de un blog es la persona que escribe y la otra mitad es el lector ¡Feliz día del blog!

El Museo de Antropología

En mi otra vida (fue hace tanto tiempo que ya la considero otra vida) fui museólogo. Visité decenas de museos, sabía cosas de museografía, clasificación y organización. Una vez puse un museo en Huixquilucan. Esa fue mi lejana juventud.

Un día una antropóloga famosa, Beatriz Barba de Piña Chan con quien me llevaba bien, nos invitó a conocer las bodegas del Museo Nacional de Antropología. Beatriz, junto con su esposo Román, Iker Larrauri y Pedro Ramírez Vázquez, fueron los que pusieron el museo que hoy conocemos.

Yo era un muchacho imberbe de unos 22 o 23 años. Me hubiera encantado tener cámara de video o un Google Glass para registrar todo lo que vi. Pero solo está en mi memoria:

Bajamos por una de las escaleras que están a un lado de la fuente. Muchas luces fluorescentes, como oficina de gobierno. Y miles de estantes: miles hasta donde daba la vista. Las bodegas cubren toda la planta del museo.

En cada estante, están montones de objetos que llegaron de todo el país para la construcción del museo. Beatriz nos dijo que se podrían hacer 10 museos iguales de todo lo que mandaron: le creo. Cientos de tejidos, pero lo que más me impresionó estaba casi al final: hay pequeñas embarcaciones que usaban los aztecas para transportarse. Canoas, pequeños barcos. La madera tallada de manera burda, de un color café oscuro.

Me pidieron hacer un texto sobre eso, que publicaré la siguiente semana. Espero nunca perder ese recuerdo : )

30/8/14

Grima

Grima para los españoles es "aversión, desagrado, repugnancia, desazón, disgusto, pena, inquietud"

¿Existe una palabra en México para eso? Grima es lo que sientes al ver esto :P



¡EWWWW!

Janeth


No había contado que hace unas semanas vino una amiga a casa: Janeth. Es vieja lectora de este blog y buena amiga. Tiene una tienda de joyería hecha a mano y su nombre virtual siempre ha sido Chiiica (triple i).

Aunque su visita al DF resultó malona (no pudo hacer lo que vino a hacer), me dio mucho gusto tenerla en casa. Es de confianza, pues.

Me encanta tener gente nueva en casa :) Mi madre no lo entiende y me regaña:

- ¡Tú metes a todos en tu casa!
- Sí madre, pero nunca me ha pasado nada malo
- ¿Y si te roban algo?
- Mamá, no hay nada que robar
- ¿Y si te rompen algo?
- Mamá, pos se compra de nuevo y ya
- ¿Y si son delincuentes?
- ¡Madre!

Ya con tantos años de tener personas de visita hasta tengo un juego de llaves extra. Siempre hay toallas limpias, café y algo de comer. Lo que siempre me falla, y es como una maldición, es el agua caliente. Acostumbro prender el boiler todos los días para no desperdiciar gas y SIEMPRE la visita se mete a bañar sin saber que hay que prenderlo. Y SIEMPRE se meten a bañar con agua fría ¿por qué nunca me despiertan?

Janeth resultó ser una visita decente y hasta me dejó de regalo un Matusalem. Lástima que me agarró en días de trabajo y no pude pasearla :( Antes de venir no la conocía en persona, pero nos llevamos bien y espero que regrese pronto :)


20 cosas que te delatan como viejo gamer

Ayer fue día mundial del gamer. Hace un año puse un post que me gustó mucho que se llamaba "Honor y gloria de las maquinitas". Debo decir que ya no juego mucho por falta de tiempo :(

Pero en Chilango me pidieron un texto sobre esto :D

1. Sabes que una "maquinita" era un mueble de madera con una pantalla de televisión vieja y botones que se atoran. Decirle "Arcade" no entra en nuestro vocabulario.

2. Formabas tu ficha y eras capaz de esperar media hora hasta que fuera tu turno.

3. Batallabas mucho en tu maquinita favorita hasta que algún mirón te decía "¡te lo paso, chavo!" (pa' jugar gratis).

4. Sabías que los botones nunca estaban en orden y pedías chance para probarlos (¿cuál es el puño fuerte?).

5. Cuando llegaba el nuevo "Marvel vs Capcom" a tu local de confianza, era la máquina más aperrada... y a la que siempre ibas.

6. Los hipsters de aquella época jugaban Tekken "que porque era más chido" ¡baaaaah!

7. Los gamers viejos se dividen en dos: los que jugaban Street Fighter y los que jugaban King of Fighters. Si te rifabas en ambas, eras un maestro.

8. Sabías que debías terminar Mario Bros con una sola ficha, o si no, perdías tu turno.

9. ¿Te acuerdas cuando le ponían cronómetro a las maquinitas? Tu moneda duraba cinco minutos, y luego a echarle de nuevo.

10. Las máquinas eran un martirio para los zurdos: tenían que cruzar los brazos.

11. Un día se roló la leyenda urbana de que podías jugar en Street Fighter II contra "Sheng Long". Miles de jugadores trataron de sacarlo... sin éxito. ¡Puras mentiras!

12. El clásico letrero en los locales de "Prohibido tirar basura y decir groserías". ¡Jaaa!

13. Un código de ética entre gamers era no trabar en las máquinas de pelea. No se vale trabar. Repito: no se vale trabar.

14. Cuando lograbas destapar un personaje escondido, obtenías la admiración de la comunidad... de vagos, ¡ja ja!

15. Antes los tips se pasaban de boca en boca: "ahora agáchate ahí", "lanza una bomba", "¡ahí viene el jefe!". Ahora todo está en internet.

16. Te sentías el peor perdedor del mundo cuando quien te ganaba era un mocoso que apretaba los botones como loco.

17. Sabes qué es un hadouken, un shoryuken, el helicóptero de Chun-li y la licuadora de Zangief.

18. Nunca faltaba el desconocido que se ofrecía a hacer equipo contigo en juegos como Contra. ¡Ahí se hacían amistades!

19. Había juegos chidos que hoy recordamos con nostalgia ¿Samurai Showdown? ¿Darkstalkers? ¿Dónde están esos días?

20. Tu mamá te iba a buscar porque llevabas media hora viendo como babotas cómo jugaban los demás: "¡Hijooooo! ¿Y las tortillaaaas?".