26/6/16

La marcha del orgullo comercial



Escribí ayer en Chilango sobre la Marcha del Orgullo. Estuve desde los discursos inaugurales hasta que acabó en el Zócalo.

Llevo varios años cubriéndola. Los que me leen desde hace un tiempo lo saben. Me gustan mucho las manifestaciones de tolerancia de la Ciudad de México. Mencioné en dicho artículo que las marcas se apoderaron de la marcha. Como espectador y asistente (y marchista, claro) me he podido dar cuenta de que poco a poco, año tras año, la presencia de las marcas ha ido en aumento: bancos, helados, condones, pastillas...

Es, obviamente, un esfuerzo muy loable de las empresas que apoyan a sus empleados que pertenecen a la comunidad LGBTTTI. Hay miles de ellas en las que son discriminados y maltratados. Que salgan y que digan "bueno, nosotros los apoyamos" es un avance.

Sin embargo, hay que aceptar, que es un excelente medio de publicidad para ellos. Sobre todo porque como patrocinadores, van a la vanguardia de la marcha. En la foto de arriba aparece la marca de helados Ben & Jerry's y atrás, Scotiabank. Es lógico que al haber cientos de fotógrafos que quieren captar el momento de salida de la marcha, estas marcas aparecerán hasta adelante.

Así funciona. No soy chairo ni mucho menos. Sé que una marcha así requiere un esfuerzo enorme de dinero y voluntades.

He recibido algunos mensajes en Twitter y en Facebook donde me reclaman sobre este texto. Iba a contestar tuit por tuit, pero mejor lo explico aquí.

La marcha por el orgullo comenzó a partir de las revueltas en Stonewall, un pub en Nueva York en la que los policías entraron a darle con todo. Stonewall era un sitio en el que se le daba chance a personas que tenían preferencias sexuales diferentes a las que dictaba el establishment. A partir de ahí, se buscó la tolerancia hacia la comunidad, apoyados por las familias de Greenwich Village, que es el barrio donde se asentaba.

No hay que perder de vista, que aunque Mancera diga que esta es una ciudad Gay Friendly, es una verdad a medias. Efectivamente hay zonas -digamos el circuito Roma/Condesa, Juárez, Centro, Reforma- donde es completamente normal ver a parejas del mismo sexo o familias diversas. Sin embargo en zonas como Iztapalapa es una cosa terrible (ni me digan, yo viví allá y aunque no pertenezco a esta comunidad, siempre defendí que algún cabrón se pasara de listo con personas que iban inocentemente tomados de la mano o se dieran un beso en la mejilla).

Tener un día en el que se manifiesten abiertamente, marchen por Reforma y la gente de la ciudad pueda ver que hay todo tipo de preferencias sexuales es un gran avance. Aunque -como lo dije en el texto de Chilango- escuché muchos comentarios del tipo "pinches putos, se van a ir al infierno". Pero así se construye esto: manifestándose, abriéndose a la diversidad.

**

Fue inevitable comparar la marcha de ayer con otra que ocurrió recientemente: la marcha contra el acoso de la mujer. Ahí, miles de personas enfurecidas marcharon sobre Reforma, en una manifestación como no se había visto jamás ¿alguna marca se atrevió a meterse con esta ira? No, ninguna. Había colectivos, asociaciones, ONG's pero no hubo un "Vodka Chupito apoya a las mujeres".

La Marcha del Orgullo es otra cosa. Después de tantos años, y después de los terribles acontecimientos que ocurrieron en Stonewall, esto ya es una fiesta. Un carnaval de alegría y diversidad. Me alegra, es realmente muy divertida (lo juro, es muy divertida). Pero eso no quiere decir que el problema se haya acabado: atrás, alejados del primer contingente había familias con algunas pancartas hechas a mano, muy discretas, diciendo que a sus hijos los habían matado por sus preferencias sexuales. Atrás había mujeres llorando por ser discriminadas. Por allá, al fondo, gente de otros estados exigían a sus gobernantes que se abrieran a las familias diversas.

Piensen en Veracruz, Oaxaca o lugares como Baja California. Allá pasan cosas terribles.

Mi queja es esa. Platicaba con un padre de familia a cuyo hijo lo encontraron descuartizado "por puto" (así dejaron el mensaje). Él no acaparaba las cámaras. No era la nota. Cuando le dije que pertenecía a medios, me pidió que escribiera algo sobre eso.

Había gente linda. Gente hermosa como estas mujeres de abajo.


Súper bonito. Y amables en extremo.

Estuve repartiendo algunos ejemplares de 21000 princesas, un proyecto sobre feminicidios que pueden encontrar aquí (si quieren alguno, ahí tengo). Un señor se me acercó y se quedó asombrado. Me pidió varios ejemplares para su familia. Me quería dar dinero, que por supuesto, no acepté. Otro más me dijo que en vez de dar volantes para irse a chelear después de la marcha, deberían dar más información así. Coincido.

Concluyo con esto:
Sí, es súper bueno que haya empresas que apoyen a sus empleados. Ojalá haya más. Pueden encontrar más información de las empresas participantes en la cuenta Pride Connection, que sigo desde hace un tiempo. Pero también hay que apoyar a la gente que sufre de a deveras, a los que pierden familiares solo atreverse (oh my god!) a darse un beso en público.

Es muy feo que los discursos se quedaron en el templete del Ángel ¿alguna muestra de apoyo a la masacre de Orlando? No que me tocara, más que menciones efímeras por alguna activista. Lamentaría mucho, de verdad, que en algunos años la marcha en contra del acoso a la mujer perdiera su enfoque y se convirtiera en una fiesta en donde se puede tomar en la calle (sip, eso sucede) y circulen estupefacientes (oh sí, eso también lo vi).

Prioridades. Supongo que hoy, decenas de agencias de publicidad brindan con champaña por el éxito de posicionar su marca como inclusiva. Se vale, no digo que no. Pero me encantaría ver que una empresa se fajara a sus empleados de marketing y dijera:

- Este año nos vamos a gastar 2 millones de pesos en la marcha del orgullo
- Bueno, pero nos hacemos a un ladito
- Está bien

Eso estaría buenísimo.


¿Qué generación te tocó?


Yo no sé quién se puso a nombrar a las generaciones. Que si la X, que si la Millenial, que si los Baby Boomers, que si los Z. Bah.

Bueno, la verdad es que miento, sí sé :P

Como suele ocurrir, todo es un malentendido y una mala interpretación. La primera generación que se nombró fue la X, pero no fue en los ochenta sino en los 50 para nombrar a todos los nacidos después de la segunda guerra mundial. Sonaba chido. Luego en el 91 salió un libro de Douglas Coupland que debo de tener por ahí que se llama "Generación X" pero él se refería a la vida de la gente después de los 80 (de eso se trata la novela, de hecho). Me acuerdo cuando MTV popularizó el término (ay ay ay, cuando MTV pasaba música) y de ahí -supongo- se nombraron todas las demás.

En fin. Nos gusta poner etiquetas ;D

Hace poco entrevisté a la gente de Expandiendo, una empresa de couching. La plática fue por otro asunto pero me dejaron info de las diferentes generaciones y sus características laborales. Yo no soy muy dado a hacer categorías, pero si siempre tuvieron la duda de qué generación son, ahí les va.

Old Baby Boomers
(Ahorita tienen 60 años)
"Anteponen el trabajo sobre su vida, dando el máximo esfuerzo hasta alcanzar los resultados esperados, siempre y cuando se sientan cómodos y seguros en un ambiente laboral estable, estructurado, formal y poco diverso". Chale, parece horóscopo.

Young Baby Boomers
(45- 54 años)
"El mundo laboral es una buena oportunidad y siempre buscarán expandirse y destacar de los demás trabajando largas horas en ambientes que sean de su agrado, esperando dinero y reconocimiento de los jefes" (si les dan trabajo jua jua) (de qué me río) :(

Generación X
(30- 44 años)
"Junto con la tecnología buscan desarrollar sus habilidades para poder entrar a cualquier empresa que les brinde la libertad de trabajar en casa u oficina en un ambiente flexible, diverso e informal". Freelancers como quien dice (que es el infierno, malditos impuestos).

Millenials
15- 29 años
"Quieren divertirse. Combinar trabajo, juegos y aprendizaje. Socializar y crear fuertes lazos de amistad con sus compañeros de trabajo. Los motiva el poder cambiar al mundo gracias al trabajo. Sueñan con empresas "cool" con ambientes abiertos, flexibles e informales que les den la libertad de participar en comunidades colaborativas. Buscan la constante retroalimentación de sus jefes".

¿Será? O_o

20/6/16

Jirafales

Ilustración de Waldo Matus

Recuerdo que en mis años mozos vi un programa (ahora sé que era una repetición) en donde estaba Don Ramón, el Doctor Chapatín, una chava a gogó y el profesor Jirafales. Hablaban y hablaban en torno a una mesita.

Nunca supe qué era y pensé que era un alucine ¡ja ja ja!

Bueno, pues la memoria no me falló. Ese programa se llamaba Los Supergenios de la Mesa Cuadrada, un segmento bastante extraño de un programa sabatino. Fue el experimento que dio lugar al Chavo del Ocho: Don Ramón era el Ingeniebrio Alanís, la chica guapetona era Maria Antonieta de las Nieves, Roberto Gómez era el Dr. Chapatín y al extremo derecho aparecía el profesor Rubén Aguirre y Jirafales.

Ese programa sería inadmisible hoy en día. Era muy inocente. Sin embargo varias cosas pasaron con él: se afianzó la amistad de Chespirito con Rubén Aguirre, este último le presentó a Quico, Don Ramón entró de lleno a la tele (después de aparecer en muchas películas como segundón). Cuando dieron inicio las transmisiones de El Chavo del Ocho, el único personaje que sobrevivió a Los Supergenios fue el profesor Jirafales, que cambió su nombre a Inocencio.

Escribí sobre eso en el texto "Adiós al 'Kilómetro de cañería'" que se publicó hoy en Milenio.
...
...
...
Y miren nada más. Hay un video de Los Supergenios en YouTube ;)


16/6/16

Grant McCracken


Sigo a Grant McCracken desde hace tiempo. Es un tipazo y lo admiro mucho. Se parece a Walter White XD Cuando de la agencia me lo pusieron para una entrevista dije ¡SIIIIII!

Es antropólogo, asesor de la Casa Blanca (no de la de Peña Nieto, ja ja). Su biografía dice:

"Grant McCracken estudió Antropología en la Universidad de Chicago, se ha dedicado a analizar la cultura estadounidense durante 25 años. McCracken ha sido destacado en el programa de Oprah Winfrey y trabajado para varias organizaciones como Timberland, New York Historical Society, Diageo, IKEA, Plaza Sésamo, Nike, Ford Foundation.

Asimismo, fundó el Instituto de Cultura Contemporánea en el museo Royal Ontario Museum, donde presentó la primera exhibición de culturas juveniles. Fue académico en la Universidad de Cambridge, en el Massachusetts Institute of Technology y en la Escuela de Negocios de Harvard".

Recomiendo encarecidamente que le echen un ojo a su blog Culture By. Es buenísimo. Si no quieren, échenle un ojo a su plática de TED :)


Trump para presidente

Échenle un ojo al siguiente "comercial" XD