20/7/16

Tijuana



La idea que los chilangos tenemos de Tijuana (los que nunca hemos ido para allá) es la de una ciudad medio sórdida, de rompe y rasga, con polvo y cantantes que van con sus instrumentos por la calle.

No se rían, tijuanenses, es verdad.

Eso se debe a los clichés y lo reconozco con vergüenza. Supongo que son los mismos clichés de cuando alguien viene a la Ciudad de México y piensa que todo es Tepito :'P Los fuereños deben de pensar -cuando llegan a Reforma o a la Condesa- que esto no es la Ciudad de México.

**
El avión me dejó en Tijuana y tuve que hacer un vuelo de conexión de 6 horas: tiempo suficiente para salir del aeropuerto y echarme una chelita. Lo primero que ves es el puente binacional, para pasarte caminando a los Estados Unidos. Nunca pensé que la frontera estuviera tan cerca. Bonito y moderno.

Salí del aeropuerto y agarré un Uber. Le dije al conductor:

- Es mi primera vez en Tijuas
- Pos bienvenido
- Llévame a algún lugar donde me pueda echar una chela
- Ah pos a una cantina

Me llevó a un lugar que se llama Plaza Fiesta, en donde -según me contaron- se juntan los gringos a tomar. Fresísima O_O Yo pensé que iba a ser un lugar donde tendría que cuidarme, pero después de las cantinas de Sinaloa, me sentí como en un set de cine.

***
De hecho, Tijuana me dio la impresión de estar en un set de cine de una película sobre México: letreros y tiendas en inglés y en español, lugares con decoración very mexican (es decir, madera y piñatas), taquerías "tradicionales" donde hay gringos comiendo -me imagino que ni de locos se meterían a una taquería del centro de la CdMx, con cucarachas. Pasé por una plaza/ mercado muy parecido a los que hay en McAllen y estuve curioseando en una licorería donde vi que los precios están un poco más caros que acá en el centro. Raro, yo esperaría que estuvieran más baratos.

Agarré otro Uber que me llevó a calles menos turísticas, pero aún así parecidas a las de la capital. Me contaba el conductor que sí hay zonas feas, pero están al norte. Ni modo, para otra vez será. De regreso pasé al Museo de las Californias y me gustó mucho.

Tijuana es un lugar al que debo regresar.

19/7/16

Perros de ojos tristes


Al parecer Don Chacho es toda una leyenda por acá.

El taxista que me llevó en Los Mochis me platicaba de su tío que tuvo 67 hijos. Don Chacho se llamaba, según me dijo un tipo en una cantina "Era feo con ganas, pero tuvo muchos negocios de ropa, y le gustaban las viejas, así que tuvo por montones". ¿Ya se murió?, pregunté. "Ya se murió, hace poco, se murió en El Fuerte, ya estaba muy viejo y le fue infiel hasta a su última esposa", me dijo entre risas.

Un hombre entra a vender quesos. Luego otro a vender garapiñados a cinco pesos.

***

Todo aquí es carne asada: carne asada en tacos, de a 13 pesos, con cebollas y chiles. Difícil para mí, que no como carne. Fui al mercado a buscar unas tortillas y aguacates, de a 40 pesos el kilo "Están caros y feos, mi'jo" me dijo la que atiende "llévate unos frijolitos con puerco, mejor".

Compro dos aguacates, tortillas, un bote de salsa y me voy a comer al río.

El Río Fuerte está lleno de vida. Desde la orilla se pueden ver las lobinas que a veces saltan. Vacas del otro lado que pastan tranquilas. Muchos pájaros. Unos niños saltan cerca de un lugar que se llama La Galera y nadan para quitarse el calor. Caminando por la orilla se pueden ver varias parejas de adolescentes que se refugian debajo de los árboles, abrazados por la cintura.

Me acomodo abajo de un arbolito y parto mi aguacate para hacerme unos tacos. Un perro flaco de color café se me acerca y se echa junto a mí. Le doy tortillas, que come con avidez: me pregunto hace cuánto no come bien. Le acaricio la cabeza y se queda conmigo.

Al poco rato llega otro perro, más pequeño, de color negro y con las costillas marcadas. Le ofrezco un pedazo de tortilla. Me mira con desconfianza y me ladra. Estiro mi mano y se echa para atrás: supongo que está receloso por los malos tratos. Me cuesta como 10 minutos hacer que se acerque y que coma un pedazo. Luego, se acuesta junto a mí. Los tres comemos tortillas. Les doy agua de mi botella.

El agua del río se mueve con tranquilidad. El tiempo no pasa en este lugar.

Guardo las tortillas que sobran en mi mochila y camino por la ribera. Los perros van detrás de mí y a veces se adelantan, pero me esperan en alguna sombrita. Les doy pedacitos de tortilla y ladran. El cielo se nubla de repente y suelta una llovizna, que con el calor de más de 35 primero se agradece, pero que al pasar 10 minutos convierte el lugar en una olla de vapor. Los perros se van corriendo.

Ya es hora de regresar.

Entender al norte



A El Fuerte se llega en camión: los "Azules" como todos los conocen. Se entra por la Obregón, que es la avenida principal y que te deja a una calle del mercado. Las calles son polvorientas, con algunos perros vagando por ahí y que se echan en la sombra.

A las 3 de la tarde no hay nadie en las calles. Es imposible, pues el calor está a todo lo que da.

Bajo del camión en este viaje cuasi Rulfiano para tratar de entender al norte, esta parte de México que es desconocida para los chilangos, y para buscar el origen de algunos asuntos personales. Traigo mi mochila en el hombro y pido una habitación en un hotel del centro. Me atiende una chiquilla:

- Son 500 de la habitación, pero se la dejo en 300 con desayuno incluido
- Está bien
- No tenemos clientes, así que avísenos cuando quiera desayunar
- Está bien, solo pediré café y jugo
- Tenemos machaca
- No, gracias

Dejo mis cosas en la habitación y prendo el cooler. Por unos momentos el cuarto se llena de un delicioso frío. Salgo y el calor me pega de lleno. Veo un viejo termómetro en la pared: 39 grados.

Camino media calle y me meto a un bar. Los lugareños me ven con desconfianza. Me acerco a la barra y pido una cheve "¿Qué tiene?" "Tecate roja y azul" "Deme una azul".

Apenas le echo un trago y un hombre viejo sin dientes y que huele a salitre, se me acerca: "Todos somos iguales", me dice. "" "Invítame una caguama"

- Te invito una de la que estoy tomando -contesto
- Juega

El viejo me dice que es de Choix. Lleva dos días sin comer porque no tiene dinero y lo que gana se lo gasta en cervezas. "Cultivo mota, allá en la sierra", me dice. "Tenemos que hacer lo que tenemos que hacer", le digo. "Eeeeeei", contesta y se lleva su cheve.

***

Hay mujeres en el bar. Se dejan tocar y que los hombres, con sombrero y camisa abierta, las sienten en sus piernas. Una mujer de 40 años me dice que qué hago ahí.

- Nada, estoy tomando
- ¿Quieres divertirte?
- No
- ¿Dónde te estás quedando?

La veo y pienso que en la Ciudad de México sería muy admirada. Es bonita, de ojos grandes y cansados. Pero en El Fuerte, va en decadencia: las mujeres aquí se embarazan a los 15 y a los 18 ya tienen dos hijos.

- No busco nada, nomás estoy tomando -le digo
- A la verga ¿te estoy molestando?

Un tipo de gorra y barba canosa nos ve desde lejos y se acerca decidido. Agarra a la chica del brazo y la avienta: "A la verga, órale, deja tomar a mi amigo". Le digo que no hay problema, que nomás estamos platicando. Me ve enojado y en seguida ve a la mujer "Órale, a la verga", le dice.

- No estaba haciendo nada -le digo
- Cuando mande a alguien a la verga, deja que la mande a la verga, esa mujer es muy enfadosa

Es en ese momento cuando entiendo que cuestioné su autoridad como sacaborrachos. Pido tres cheves más y le dejo veinte pesos de propina. Dejar propina es algo que nadie hace aquí. El de la gorra se despide agradecido.


16/7/16

Mochis


El calor en Los Mochis es de 37 grados a la sombra. El sol pega a plomo. Pregunto dónde me puedo echar una cheve y un tipo me dice "¿pa empedar? Allá adelante están los bares".

Me pongo un trapo en el hombro como hace la gente de aquí. Me limpio el sudor que escurre por mi cara. Son las dos de la tarde y es imposible caminar.

***

El Bar al que me meto tiene viejas mesas de madera. En la entrada hay dos rocolas que no sirven y en en fondo un dueto de acordeón y bajo sexto amenizan el día. Pido una caguama de Pacífico a un precio ridículamente barato: 25 pesos por un litro, aunque es tanto el calor que la botella se calienta en pocos minutos. En la barra se puede estar tranquilo, sin molestias. El dueño ríe y enseña los pocos dientes que tiene. Su esposa lleva caguamas a tres mesas en donde 12 hombres juegan dominó. Su esposa es guapa, pero tuvo mejores épocas. Pero la hija -una chica de unos 19 años, regordeta y que luce un pequeño vestido de flores- es el atractivo de los borrachos del lugar:

- ¡Mándame otras cheves con Isabelita! -grita uno
- Atiende a los señores, hija

Isabelita lleva una charola con cervezas y un tipo la toma de la cintura, pero ella se zafa con facilidad. Todos ríen. A Isabelita parece no importarle y se ríe también. Luego se acomoda a dos pasos de donde yo estoy, pero no volteo a verla, así que se va pronto.

Me pregunto desde cuándo aceptó ese acuerdo familiar de coquetear con los clientes para vender más cervezas.

El borracho junto a mí me hace plática, sin importarle que yo no hable mucho con él. Se apellida Gerardo, es de El Fuerte y su tío político es de San Blas: "tuvo 67 hijos" me dice "pero a todas sus esposas las tuvo como reinas".

En cierto momento entra al lugar  un hombre que parece de la familia del dueño, pues trata a todos como amabilidad. Tendrá unos 50 años, con las cejas perfectamente delineadas, cabello decolorado y se contonea al caminar. Los parroquianos le chiflan y él agradece "¡Esta noche sí me la saco!!" grita uno. Carcajadas por todos lados.

Los Mochis es una ciudad muy surrealista. Pago mi cerveza y me voy.

15/7/16

TGIF: Soul Power

Mi fin de semana pinta un poco complicado. Canción de viernes pa' relajarse.

Viajaré algunos cientos de kilómetros, trataré de escribir desde donde ande ¡Abrazos!


14/7/16

14/16 Niza


Hace dos años, justo este día, pasé con Ave Barrera el aniversario de la Toma de la Bastilla en París.

Pasar el día de la independencia de Francia enfrente de la Torre Eiffel es una cosa única. Hacerlo requiere mucha paciencia, una vejiga de acero y mucho bloqueador. Todos los parisinos saben que es EL día. Parisinos y turistas, debo agregar. Frente a la Torre se despliega el hermoso Champ de Mars: la recomendación es levantarte temprano, conseguir un buen mantel, comprar comida para todo el día (baguetes, papitas, mucho vino), llevarte un buen bloqueador, sombrilla, botellas de agua y -lo más importante- no desesperarte.

Hicimos todo lo que recomendaba la gente: llegar desde la mañana, comprar cosas, llevar ropa para toda ocasión (calor, frío, lluvia). Buscar un lugar que se viera desocupado y aplastarse: aplastarse y no moverse ni un centímetro porque viene alguien y te quita el lugar.

Los asistentes al espectáculo juegan cartas y se divierten. Puedes platicar con el de junto (que igual te toca parisino que polaco) y tienes que pensar muy bien cómo hacer para ir al baño. Las horas pasan y pasan, y eso se empieza a llenar. No son tan gandallas como en la Ciudad de México, pero si te descuidas, el de junto puede estirarse y quitarte 10 cm de espacio.

Así es París el 14 de Julio.

Como a las 5 de la tarde comienzan los festejos, que consisten en conciertos de música clásica y ópera. La foto de arriba es más o menos a esa hora, cuando todos sacan sus tripiés para tener el mejor recuerdo de ese día. Lo mejor es grabártelo en tu cerebro porque si vas a ver tu cámara en vez de los fuegos artificiales, estás menso.

Bueno, la verdad es que sí saqué videos con la cámara en el pecho. Es más o menos así:

Un vídeo publicado por El Memo (@guillermo_ga) el


Después ver eso, te quedas como menso. Literal, como menso. Acabando el espectáculo te vas corriendo a tu hotel porque después de pasar todo el día tomando vino, seguro te andará de la chis <--- y ahí se fue el glamour de mi post.


***

Cuento todo esto como introducción a los acontecimientos de hoy en Niza. Al momento de escribir este post van 79 muertos y 123 heridos. Terrible. El horror.

He leído por ahí algunos comentarios bastante absurdos de conocidos que dicen "pues no deberían de ir a Francia si saben que es un objetivo de los terroristas". Pues perdón, pero esa es una estupidez colosal. No cambiaría por nada mi 14 de julio en París. No hay manera en la que diga "pues como tal vez haya atentados en esa ciudad, mejor no voy". Damn.

Duele. Sobre todo por esa sensación hermosa después de la celebración que -si bien no es la tuya, porque no es tu país- es un sin fin de emociones. Es obvio que no se lo esperaban. Es obvio que la gente que estaba celebrando en Niza no sabía que un tipo iba a llegar con un camión arrollando todo a su paso.

:(

Hay una cadena en Reddit sobre este asunto. Si quieren enterarse de lo que va pasando minuto a minuto síganla. El link es este. Y pues sí, hay un montón de asesinatos en México, un montón de feminicidios, un montón de cosas sin resolver en este país.

Pero uno puede ser sensible a todo. Y esto sí fue un horror duele mucho.

12/7/16

Nuevas propuestas de rock mexicano (2)


Como les comentaba en el post anterior, algunas de estas nuevas propuestas de rock mexicano estarán tocando en el Lunario del Auditorio. Los precios son muy MUY accesibles (nomás 250 pesos por ver a 4 bandas) aunque ya todos sabemos que ahí dentro te la dejan caer con las bebidas jejejeje :'P

En fin, a ver si me puedo lanzar para entrevistarlos. Don Metiche, que me dicen ;D Ahí les van cinco propuestas más:

**
Capital Sur (Morelos)

Capital Sur suena retro: a veces pienso que estoy escuchando a Azul Violeta y otras veces suena como Soda. Digamos que es sencillito de escuchar. Muy en la onda del rock noventero, vienen de Cuernavaca. Me extraña que sus videos tienen bien poquitas visitas awww. Su Facebook está acá :)



**
The Mud Howlers (Sonora)

¡Ámonos! Rock para que suene en la carretera, riffs y guitarras que le pegan a la psicodelia. Los Mud Howlers cantan en inglés, pero es de esas bandas a las que hay que treparle a la bocina. Suena pesada, como calor del desierto. Es de mis favoritas y este es su Face.




**
Awful Trafic (Tlaxcala)

Pareciera que Tlaxcala es un estado en el que las manifestaciones culturales no existen (culpa de sus gobiernos locales, pero meh). De repente sale esta propuesta completamente instrumental de la que, se ha dicho, es la herencia del sonido Mogwai. Awful Traffic está encontrando su identidad en una zona del país que es muy complicada :( Aquí les va su Face y un video.



***
Baltazar (Jalisco)

Jalisco siempre ha sido cuna de grandes rockeros, como Maná (JA JA JA). No, ya en serio, Baltazar tiene una onda medio mística y a veces le meten algunas percusiones que suenan prehispánicas. Está bueno, canciones bien elaboradas y armonía en las voces. Facebook oficial acá.




**
Roll Circus (Campeche)

¡Híjole! Estuve pensando mucho cuál iba a ser la última propuesta para este post. Hay muchos grupos en todos lados: Yo Triceratops de Oaxaca, Negro Coyote del Estado de México, Expedición Humboldt de Michoacán o Kirash de Tabasco. En el post anterior mencionaban a Echosystema de Oaxaca (ya los escuché, sí la rifan).

Mi última propuesta es de Campeche. Es muy curioso cómo el entorno influye para elaborar música: no es que le metan cumbia, pero hay cierto sabor a mar y a vegetación en este grupo que combina funk, soul y de repente -en algunas canciones- algo de reggae. Me saca de onda que a veces traen cara pintada de payaso O_o pero son buenos músicos. Facebook acá.





**
¡BONUS!
Noise Man (Tamaulipas)

¡JA JA! Noise Man es un chico que hace música electrónica de pianito Mi Alegría. No se dejen engañar, la verdad es buen músico, pero es divertido escuchar versiones como la que sigue ;D Facebook por acá :)