miércoles, 28 de octubre de 2009

El Síndrome del Jamaicón

Estaba yo una vez en Monterrey con un amigo chilango, que repetía las siguientes frases:

- Ay, aquí no saben hacer la barbacoa
- Allá en el DF los tacos son diferentes
- Esta cosa no es salsa, es agua
- No hay sopes como los de Tlalpan


Eso se conoce -además de discapacidad mental- como "El Síndrome del Jamaicón".

El Jamaicón Villegas era un jugador de las Chivas del Guadalajara, allá por la década de los 50. En aquél entonces las Chivas eran un equipo invencible, y el Jamaicón era el mejor defensa que haya tenido México jamás. Por supuesto, lo llamaron para la Selección (que apenas se estaba formando) y para foguear a los chavos, mandaron al equipo de gira por Europa.

Fue el acabóse:

México perdió con Inglaterra en un partido que acabó 8-0. Al Jamaicón se le pasaron todos los balones por en medio de las patas, no paraba nada. Descorazonados regresaron al vestidor, apabullados y con la cola entre las patas. El entrenador le preguntó al Jamaicón "¿Qué te pasó, mano, si eres tan bueno?"

- Es que extraño a mi mamacita, la birria, tan sabrosa, acá la vida no es vida.

¡Pfff! Y así quedó inaugurado el síndrome. Prefiero no opinar y terminar con mi tradicional ¡idioteeeeeee!

16 comentarios:

  1. Aquí en el trabajo me da el síndrome del jamaicón ;(

    XANATH

    ResponderEliminar
  2. Xanath o el Jamaicón? :P

    Jua jua, no es cierto, Xanis

    ResponderEliminar
  3. jajajajajaajajajaja

    XANATH

    ResponderEliminar
  4. Más ridículo no pudo ser el origen de este síndrome... a mí me pasó algo similar cuando me quedé una semana con mi hermano. Eché tanto de menos la comida de mi mamá que casi no probaba bocado, me enfermé y hasta adelgacé XDDDDD

    ResponderEliminar
  5. es que tiene toda la razon del mundo,la barbaca del df no tiene comparaciòn, acà esta hecha sin amor y no proporciona esa gordura y felicidad que esos tacos que estan por casa tibet proporcionan ):

    ResponderEliminar
  6. LOL con el comentario de Twisted Juliet xD
    Jajajaja

    Pero yo decia qué Looser el Jamaicón xD

    Memo y sus datos inutiles pero divertidos xD


    No cierto,Memo lol

    ResponderEliminar
  7. Orale a mi me ha dado varias veces ese sindrome, pero cuando me doy cuenta lo intento cambiar. Por eso intento ir mas seguido a mi casita, porque aqui no me hayo poes.

    ResponderEliminar
  8. Calmado con las Chivas jajajaja!!! pero creo q tambien eh padecido este sindrome !!!

    ResponderEliminar
  9. jajajaja, yo también padecí este sindrome,igual que Firey, con la comida de mi mami, que siempre que me voy de casa regreso con unos kilitos menos, porq no hay comida como la de mi mami.

    ResponderEliminar
  10. Jajaja creo que a mí me da el síndrome del jamaicón cuando voy a visitar a mis primas a michoacán:

    --Es que aquí no hay ni un maldito centro comercial.
    --Es que en el D.F. sí hay alumbrado público.
    --Es que la comida de aquí me enferma.
    --Es que en este pueblucho todos conocen a todos.

    Sí, bueno, hay qué aceptar que el síndrome es válido cuando el lugar en el que estás no hay ni siquiera un wal-mart.

    ResponderEliminar
  11. yo me lo sabía de otra forma, pero al final es igual. a mi a cada rato me da ese sindrome, sobre todo en las noches, donde pienso en mi ma y mi pa, y mi casita y todo bonito y azul de mi ciudad natal. wuuaaaa :(

    ResponderEliminar
  12. Ah si, Ere, la otra versión es que se salió de una cena y melancólico recordó su tierra. Pero mi versión es más bonita :P

    ResponderEliminar
  13. jajaja pues a mi me da cada que voy al DF :P

    ResponderEliminar
  14. A mi me paso lo inverso cuando fui a Nayarit y Acapulco. Pase todo el día buscando comer algo tradicional de la zona y nomas pura comida urbana

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)