lunes, 18 de enero de 2010

Aventuras México-Uruguay: la fiesta del embajador


El sábado fue cumpleaños de mi vecino uruguayo. Su esposa le hizo una fiesta sorpresa y como trabaja en la embajada, invitó al embajador uruguayo con su esposa. Yo no sabía.

Siendo una fiesta con el embajador, esperaba pirámides de chocolate Ferrero Rocher, o que se apareciera Luis Miguel con smoking, como en los comerciales viejos. Pero no, el señor iba de gorrita y suéter, muy amable y platicador. En vez de Ferrero hubo cerveza Sol y botanas uruguayas:

- Un pastel bien empalagoso llamado "chajá"
- Unos sandwiches de jamón, jitomate y huevo cocido que se llaman "olímpicos". Odio el huevo cocido.
- Unas cosas llamadas "jesuitas" que son panes hojaldrados dulces con jamón. Jamón con dulce, pos nomás no.

Lo peor mejor de la noche fue la plática: los uruguayos son más escandalosos que los mexicanos, todos gritando al mismo tiempo "¡¡no me rompas las pelotaaas!" "¡¡me quiero morir!!" "¡¡sos la máquina del mal!!".

Me sentí como si estuviera CHATEANDO EN PURA MAYÚSCULA ¡jua!

2 comentarios:

  1. Jajajajaja perdóname pero en eso de hacer escándalo no me ganan ni los uruguayos. Por otra parte, el menú tampoco se veía muy apetitoso que digamos, yo también odio el huevo ^_^U

    El pastel de Ferrero Rocher se ve rico, ¡¿para qué antojas, Memo?!

    ResponderEliminar
  2. jajajaj tu referencia a el comercial de ferrero es epica!!

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)