domingo, 21 de marzo de 2010

Popopopopo poker face


En una de las jugadas más extrañas jugando al poker, perdí todo mi dinero con un amigo. Fue así:

Estábamos tres en la mesa, yo tenía tres reyes y dos reinas. "Aquí no me gana nadie" pensé. De todos modos me hice menso. Un amigo "no tenía nada", cambió cuatro cartas. El otro cuate cambió una.

Empezamos a apostar. Yo metí toda mi lana y hasta pedí prestado. Cuando destapamos, el cuate que "no tenía nada" saca ¡un poker de ases!. Tuvo tan buena suerte que cuando cambió sus cuatro cartas le salieron tres ases juntos y -con el que había guardado- nos bailó a todos. Eso fue hace años y aún hoy recordamos esa jugarreta del destino.

Pero nada es peor que jugar con chavas que no saben jugar. Ellas tienen la suerte de principiante de su lado y el ángel de la guarda de los tréboles.

Una vez íbamos varios en un camión jugando. Yo le explicaba a una:

- Mira, el par es lo más bajo, luego tienes tercia, full, bla bla
- ¿Y si me salieron cuatro "dos" como ahorita?
- Er... eso no sirve, regrésalo


:P

Luego son bien apasionadas. Típico que estás jugando y "nooo nooo, no hagan trampa, yo gané" y hasta bailan enfrente de tí restregándote las cartas ganadoras ¡Yo así no juego!

1 comentario:

  1. que mal perdedor Memo!!! jajaja ... Porq no aceptar la buena suerte del otro, yo una vez acompañe a un amigo a un concurso de pesca, él se llevo todooooos los elementos necesarios y como yo estaba aburrida le pedí que me armara una caña para pescar, total que saque el segundo premio de la general y el primero en la categoría damas y él, el especialista en pesca, ni figuró. Tampoco me pidió que lo acompañe nunca más jojo

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)