martes, 27 de abril de 2010

Todo con el poder de su firma


Trabajaba yo hace unos años en una honorable institución de la UNAM gobernada por un director tirano que llamaremos "Chamito". Chamito había logrado lo que ningún director hasta ese entonces: inventar puestos fantasmas para meter a sus amigos. Director de innovación tecnológica por ejemplo, que se dedicaba a arreglar computadoras.

El Consejo Académico de la institución estaba que se paraba de pestañas con Chamito. Un día llegó una amiga con un papel:

- Estamos recolectando firmas para correr a Chamito ¿firmas o no?

Agarré el papel con mi mano trémula. El papel decía algo así como "Querido Rector de la Unam, ya no queremos al director por gandalla bla bla bla estamos de acuerdo los abajo firmantes".

Pensé: "si firmo ese papel y no corren a Chamito, quedo como revoltoso, si no lo firmo quedo como maricón".

Me le quedé viendo a mi amiga y me hizo esa seña con los dedos que se puede interpretar como "la cola te hace así" (cerrando y abriendo los dedos a la vez). Respiré y plasmé mi firma.

Esa anécdota terminó bien porque corrieron a Chamito. Luego llegó otra directora que llamaremos "Julieta Hierro" que es un caso aparte. El punto es que la firma es algo valioso y no conviene plasmarla a menos que sea algo contundente como "Péguenle a los gringos de Arizona" o "Patea un narco".

Me imagino que en estos tiempos hubiera bastado con abrir un grupo en Facebook y poner "No soportamos a Chamito, hazte fan" para que todos se hubieran unido al instante. Con pocos resultados, cabe mencionar :P

3 comentarios:

  1. Ayyy Memo ya no existe el Hazte Fan ahora es Me Gusta y ya jajajaja
    Por cierto me dijo una amiga que hoy es día del diseñador, felicidades???? Hahahaha

    ResponderEliminar
  2. Yo todavía no tengo firma...buuuh que chafa soy

    ResponderEliminar
  3. Una vez en la prepa nos pidieron una firma porque el presidente municipal iba a asistir a la escuela y se le iba a solicitar que arregle una barda. Cuando nos pasaron el papel, me di cuenta que era una hoja en blanco con nombres, razón por la que no firmé porque consideré que debería tener mínimo un membrete que dijera "firma para solicitud de que no sea codo". Quedé como pesada, pero que tal si resultaba que accedía a mi baja voluntaria? la firma no es cualquier cosa!

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)