lunes, 14 de junio de 2010

Christian, el León


En la década de los 60, dos jóvenes australianos (John Rendall y Anthony Bourke) vivían en Londres y compraron un cachorro de león por el equivalente a 80 mil pesos actuales. Se propusieron criarlo un tiempo en su pequeño departamento de Chelsea. Le pusieron Christian.

Estos dos australianos viven todavía y hoy están conscientes de que comprar el león estuvo mal. "En ese tiempo no había leyes contra la venta de animales exóticos, y decidimos que iba a estar mejor cuidado con nosotros que en aquella jaula". En ese tiempo, Christian se adaptó al pequeño departamento y convivía con el resto del barrio. John le pidió al sacerdote de la iglesia local que le diera permiso de correr en sus jardines para ejercitarse y hasta el dueño de la carnicería le daba filetes gratis. La gente lo reconocía bien y los niños se acercaban a verlo. Nunca hubo un accidente con él.

Cuando Christian pesó 85 kilos (pocos meses después) John y Anthony decidieron que era hora de pensar un nuevo plan. Al final, se pusieron de acuerdo con un experto en leones, George Adamson, y decidieron reintroducirlo en África. El gobierno de Kenia aceptó encargarse de él y en 1970 lo dejaron en una reserva.

En 1971 (un año después) George -que se había dedicado a cuidar al león- invitó a John y a Anthony a regresar y ver en qué condiciones estaba el animal. ¿Sería capaz el león de recordar el tiempo que estuvo en Londres? Vean en este video la reacción de Christian. Es imperdible. Si gustan, pueden ver sólo el principio :)



Después de ese encuentro, John y Anthony regresaron a la reserva sólo una vez más. Christian ya era un león de 230 kilos, totalmente adaptado a la vida salvaje. Ellos se dedicaron -afortunadamente- a luchar contra el tráfico ilegal de especies exóticas :D

16 comentarios:

  1. eyy ke chingona historia, no me la sabia memo...

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito! ¿Ya ves qué buenas cosas publicas cuando vuelves a bajarle dos rayitas al blog? Y no me quejo, es una mera observación :P

    Saludos Memo del mal (:

    ResponderEliminar
  3. memo yo apoyo la diversidad de temas ;) esta del tocayo felino me gusto

    ResponderEliminar
  4. Me encanto la historia y me recordo a mis mascotas snif.. snif.. stoy tan lejos de ellas y memo me agrada la variedad que le pones al blog.
    Y esta bien que sea con +-1000 rayitas...
    Saludines
    y
    besitos

    ResponderEliminar
  5. Ya tiene tiempo que vi este video, y cada que lo veo, me conmuevo, en verdad me parece maravilloso como un "animal" puede ver la dierencia de cuando se le trata bien a cuando se le hace mal. No es casualidad tanta cornada en la "fiesta" brava. Yo estoy 100% a favor del NO maltrato animal, ni tráfico de especies exóticas, ni circos, ni esas cosas Ü

    ResponderEliminar
  6. aww awwW aww...Christian :´) que bonito :¨P
    osh con los animales siempre se me salen las de cocodrilo awww
    :3 salu2 memito del mal
    felinoatomiko*

    ResponderEliminar
  7. ohhh me salieron lagrimitas. el león queria jugaaar. qué lindo :)

    ResponderEliminar
  8. Pienso que el león sí se acordaba de ellos :D :D aaah q lindo

    ResponderEliminar
  9. Los animales son bellos!!! Y el hombre es el que debería estar en peligro de extinción =P

    XANATH

    ResponderEliminar
  10. Qué amor de criaturas -los humanos y el león, mira que dejarse abrazar por ese gatote sin temor a que te desgarre :D

    Gran historia Memo, MOAARRRR!

    ResponderEliminar
  11. Aww yo tambien ya habia visto este video, y aun asi me conmueve .. hasta parece que lo abraza :')

    ResponderEliminar
  12. aww que pagre n_n
    pero se dieron cuanta que el de azul queria que lo abrazara a Christian pero el no quiso ><

    ResponderEliminar
  13. Aaawwww.... estuvo muy conmovedora la forma en que Christian se le echó encima a sus antiguos "papás", de inmediato los reconoció, se nota que es muy inteligente el animalote este...

    ¡Saludos, Memo!

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)