lunes, 30 de agosto de 2010

La vida antes de... ¡la tipografía!


Este post está dedicado a los diseñadores gráficos como su seguro servidor :P

Mi papá siempre ha trabajado en imprentas, tooooda la vida. Cuando yo era niño, era jefe de departamento en Talleres Gráficos de la Nación, que era -digamos- la imprenta oficial del PRI (donde se hacían las boletas electorales que mi papá nos llevaba a la casa a escondidas para que mi hermana y yo jugáramos a votar jo jo). Conocí ahí personas que se dedicaban a hacer copypaste, pero no como ahora, de Ctrl+V Crtl+C. Era bien raro el proceso, trataré de explicarlo...

Si uno necesitaba hacer una tarjeta de presentación, escribías en un papelito todo lo que iba a decir:

- "Guillermo Guerrero Bloggero baboso Teléfono 89898989 dirección Cerrito de los Melones número 12" 

Todo a renglón seguido. Luego agarrabas un catálogo de letras y escogías "Helvética a 12 puntos comprimida a 10%". Ibas a la "Tipografía" que era un negocio con la única computadora disponible en varias colonias a la redonda y hacías tu pedido.

Regresabas unas horas después y buscabas, entre montones de recortes, el pedazo donde apareciera tu texto. Pagabas por cada línea. Por eso era importante hacerlo a renglón seguido, para que te cobraran lo menos posible, nada de "justificado a la derecha" o "déle más espacio a los renglones señito".

¿¿¿NO ERA DE LOCOS???

Luego tomabas tu pedazo de papel y recortabas cada frase, la pegabas con cemento transparente en una hojita (acomodándola según quisieras) y mandabas hacer un negativo que después serviría para imprimir. La persona que se dedicaba a recortar y pegar era el "copypaste" o "pasteups" y fue mi primer trabajo ever :D Tenía a mi disposición montones de escuadras, cútters de todos los tamaños y rejillas transparentes para que no me fuera chueco. Porque si dejaba un renglón chueco o sucio me daban mis reglazos en el lomo :S A los 13 años :'(

Ese negocio se acabó cuando aparecieron las primeras computadoras y las primeras impresoras. El proceso fue gradual: antes tener una impresora láser era impensable, se usaban unas muy raras con una cinta como de máquina de escribir. Como eran poco exactas, durante mucho tiempo la gente prefirió seguir yendo a la "Tipografía". Hoy, escribes tu texto en cualquier programa pichicato y lo imprimes ¿se imaginan lo que era hacer un libro de la manera antigua? ¿O un periódico? ¡¿Cómo podíamos vivir, Dios?!

17 comentarios:

  1. Órale, qué padre! Bonito post! :D

    Imagino que igual era una friega pegar frase por frase.. :/
    Una maestra nos platicaba que ella hacía las tarjetas pero con serigrafía, y hacía los positivos pegando las letras desde una planilla [letraset o algo así nos dijo que se llamaban].

    Saludos Memo :)

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Ah si!!

    El letraset lo usabas cuando tenías que hacer frases cortitas o títulos, pero conocí personas que usaban el letraset rapidísimo. Todavía tengo unos por ahí, los voy a escanear para que veas :)

    ResponderEliminar
  3. A mi también me toco ser pasteup , en la época en se estaban introduciendo las impresoras láser (unos armatostes carísimos) entonces las galeras y los textos se hacían en ¡Ventura publisher! aunque las cosas mas especializadas se hacían con los proveedores de servicios tipográficos, eran muchas horas nalga frente al restirador, y la región lumbar era la que cobraba las cuotas.

    ResponderEliminar
  4. La familia de mi esposo tiene una imprenta y es bien entretenido cómo hacen las cosas a la antigüita. Tienen una maquinota donde le van poniendo letra por letra en unos como "sellos" de plomo, bueno antes eran de plomo, hasta formar lo que van a imprimir, creo que eso es la tipografía ¿no? tambien sacan los negativos, hacen serigrafia y offset. Pero tambien tienen impresion digital, aunque yo me quedo con la tipografía y la serigrafía, son bien bonitas!!!

    ResponderEliminar
  5. Ándale, los pasteups Alci. Recordándolo mejor, en la colonia obrera les decían "los peistops" "los copipeis" o "los pegadores". Siempre me sonaba a golpeador :S

    ResponderEliminar
  6. Cintya! yo usaba de esas máquinas! Imagíname bien morro metiendo y sacando hojas pa' que no me machucara

    ResponderEliminar
  7. Oye, esa no me la sabía! se ve que era una joda...

    Aaah, benditas computadoras!



    Saludos Enfermos.

    ResponderEliminar
  8. Wow, en serio lo hacian asi?
    debio ser una friega pero super interesante.
    Sube las fotos que dices Memo =)
    Que genial forma de trabajar, poder observar los cambios que se han sufrido.
    Pf, que chido :D

    ResponderEliminar
  9. Sácatelasss, ya estamos rukos, también mi primer trabajo fue de copypaste... que tiempos aquellos, los Jedis de la Cutter y los pads para corte... jajaja

    que buen post....

    ResponderEliminar
  10. OoO

    Q bueno q no me tocaron esas visiones a mi.
    Aunque mi hermana q estudio biblioteconomia consiguió q los de la imprenta de la unam le regalaran unos tipos con su nombre.

    Dicen q por eso antes Diseño no se saturaba como ahora. Por q era muy caro comprarse tanto material.

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. De hecho la terminología se conserva desde tiempos inmemoriales en las cajas de arriba se colocaban las mayúsculas (uppercase) y en las de abajo se colocaban las minúsculas (lowercase), otro detalle es que, ni en las imprentas de tipos móviles, ni en las máquinas de escribir, se podían colocar acentos en las mayúsculas, lo cual extendió el mito y la nefasta práctica de no acentuarlas ¡¡a huevo que se ACENTÚAN!! (¿vieron?). Tambien cabe mencionar que tooodas las rayitas se trazaban a manita auxiliados con tiralíneas o en el mejor de los casos con estilógrafos, o con unas cintas que venían en diversos grosores.

    ResponderEliminar
  13. Deja tú armar un libro con tipografía, ¡formarlo con tipos de plomo a manita! claro, después el linotipo hizo la vida más fácil.
    Y sí, era una friega pasteupear, pero las cosas se facilitaban con pegamento 3m en aerosol.

    ResponderEliminar
  14. Y luego claro, dejar las ventanas para las fotos, esperar que el del fotolito no la regara en los mediotonos y mucho menos en las selecciones de color. Era todo un arte: los formadores sacando negativos y positivos para calar un texto o insertar una selección. Lo increíble es que pese a ser algo muy artesanal se obtenían resultados muy buenos. Paradójicamente, ahora con tanta tecnología, muchos diseñadores arman un poster con fotochó aplícandole toda la gama de filtros que trae.

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)