lunes, 30 de agosto de 2010

La vida antes de... ¿los códigos de barras?

Los códigos de barras no existían en México a principios de la década de los 80. A lo mejor en otros lugares se usaban, pero en los supermercados nacionales no (no había láseres que los leyeran) y eso lo puedo asegurar porque una "tía" era cajera en DeTodo y a veces la veía trabajar. Así que los precios de toooodos los productos se colocaban con unas etiquetitas en cada una de ellos. Un tipo con una pistolita que tenía un rollo enorme detrás era el encargado de recorrer los pasillos y etiquetar cada cosa.

Ya me imagino los pleitos que se armaban al poner los precios:

- Oye, Ramiro, fíjate que el Knorr Suiza subió hoy 30 centavos
- ¿Y?
- Pues hay que volver a ponerle etiqueta a toooodos los Knorr Suizas de la tienda
- ¡Ay mi espalda!

Para una tienda de abarrotes eso suena perfectamente lógico pero ¿imaginan ponerle precio a cada cosa en un súper?.
***
Las cajeras eran unas maestras en el arte de hacer cuentas: sus cajas registradoras tenían millares, centenas, decenas y unidades, así que si el precio era -digamos- 1489 pesos apretaban el uno de la fila de los millares, el 4 de las centenas y así consecutivamente ¿Suena muy obvio? Lo obvio es que tuvieran sólo 10 dígitos, como una calculadora normal...

... pero esas cajas registradoras tenían una serie de engranes que hacían la suma mecánicamente, nada de "pantallas digitales" ;D Era como esta:



Maravillas de la mecánica. No me pregunten cómo hacían si se equivocaban o si tenían que cancelar algo. No me acuerdo. Lo que sí recuerdo es que tampoco había tantas bolsas de plástico como ahora, así que te daban tu mandado en bolsas de cartón :P

Por cierto, cuando aparecieron los primeros láseres que leían los códigos de barra le pregunté a mi mamá:

- ¿Algún día la tienda de la esquina tendrá una cosa para leer los códigos de barras?
- No creo hijo, sale muy caro

Prrrt. No contaba con los Oxxos.

Epílogo: cuando salieron los escáneres para leer los códigos, me asaltaba la duda si en las rayitas venía la descripción del producto. Un día conseguí una revista gringa, le recorté el código, me fui a un súper y cuando la cajera se distrajo pasé el código que me había pegado en la mano. Esperaba que saliera "Revista de Superman" Obvio no salió nada :P

5 comentarios:

  1. Y cuando pasaban la tarjeta de credito en esas maquinotas! Nonono, que recuerdos!

    Hay todavia una de esas cajas en un restaurante en el centro de Chihuahua, en donde el tiempo no pasa, excepto por el cartel de "favor de apagar o poner en silencio su celular".

    ResponderEliminar
  2. yo también pensaba que los lectores de códigos tenían una base de datos con toooooodos los códigos del mundo :P

    ResponderEliminar
  3. Uuuh! En una panadería de mi colonia todavía tienen de esas cajas registradoras. Me acuerdo que me daba mucha curiosidad verlas cuando acompañaba a mi abue por el pan :P

    ResponderEliminar
  4. uuuh si a mi me toco etiquetar pero igual, en una tienda de abarrotes... obvio no es lo mismo. Esas registradoras todavia existen en varios comercios de mi ciudá, que tiempos aquellos. Lo que deberia volver es que en los super te den bolsas de cartón.

    ResponderEliminar
  5. Yo nunca entendí los pinchis tickets con tanto numerito por acá y allá (no soy mala, soy maleta pa' las cuentas) y cuando vi los códigos de barras por primera vez, pensé: "¿que chingao...si no le entiendo a los números, ahora que pedo con tanta raya...porque me hacen el mundo difícil?" y hasta la fecha sigo igual jiote! jiote! :P

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)