miércoles, 27 de octubre de 2010

De marchas y atropellados

No sé si todos sepan, pero el periódico Milenio está a 3 calles de la Secretaría de Gobernación. Así que cada vez que hay marchas, sufrimos porque cierran las calles aledañas y el tráfico se desquicia. La calle de Morelos (que es donde está mi trabajo) se convierte en doble sentido y aunque casi siempre hay policías de tránsito, nunca se dan abasto.

Hoy atropellaron a una compañera de trabajo. No la conozco (porque son como 700 trabajadores) y aunque está bien gacho, entiendo (así, con cursivas) al atropellador.

Me ha pasado estar en bloqueos, con el auto encendido, con el calor del mediodía y con 400 autos tratando de pasar todos juntos por un mísero huequito. Te vuelves loco, me cae. Apenas ves un espacio libre y quieres avanzar, pero no se puede y te frustra. Así que hoy, que abrieron la circulación, un tipo avanzó rápido y bolas, atropelló a la chava Milenaria.

Y mientras los tipos que hicieron el bloqueo bailaban polcas, cumbias y pusieron como 40 baños portátiles en plena avenida (¡y con lonas! no les vaya a dar el sol, pobrecitos). ¿Culpa de ellos? ¿Culpa del gobierno? ¿Culpa de seguridad pública que no pueden controlar (o no quieren) a cientos de manifestantes?

No sé, pero ya estoy harto, me cae : /

2 comentarios:

  1. Y como está la compañera, Memo?? Bueno sí, desquician los manifestantes siempre en Gobernación pero... ¿Qué sería la Ciudad de México sin manifestantes ni marchas diarias? Muy aburrida, créeme...

    ResponderEliminar
  2. Que mal pex, y como sigue, ojala que no haya sido muy grave.

    El punto es que hacer, cuando vamos a exigir que ese tipo de cosas ( las marchas sin control) se sigan dando?

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)