miércoles, 13 de octubre de 2010

Washington: el Metro


El Metro de Washington es cómodo y fácil de usar. Es cómodo porque llega a todos lados y es fácil de usar porque se parece mucho al de la Ciudad de México con la única diferencia de que en el mismo anden pueden pasar dos o tres líneas diferentes. Sólo tienes que fijarte bien que el tren que pasa enfrente de ti sea el que debes tomar porque puedes acabar en el cementerio de Arlington en vez de ir al Capitolio. Fuera de eso es sabrosón.

Pero subirse... es... el horror.

En todas las estaciones hay unas máquinas que te venden unas tarjetas de cartón con las que viajas. Te cobran por distancia, así que metes tu tarjeta al torniquete y la tienes que volver a meter cuando sales ¿que cuánto cobran? Er...


En la parte de arriba de la máquina viene cuánto es el cobro. Digamos que voy de la Universidad a la Casa Blanca. Si voy antes de las 9 te cobran "regular" pero si viajas después de las 11 es otra tarifa "reducida" y si es a las 6 es otra. Más o menos como 1 dólar y medio, pero nunca he sabido cuánto es la tarifa exacta, es un desmadre.

También puedes comprar una tarjeta de un sólo día, una inteligente o la normal, pero a estas alturas ya no sé cuál es cuál. Nomás le meto diez dólares y a viajar, hasta que se me acabe. Tampoco sé qué pasa cuando quieres salir y ya no tienes lana en la tarjeta. Supongo que le metes más y si no tienes, hay que mendigar.

---

En el Metro no te dejan fumar -obvio- pero tampoco comer y te piden que guardes silencio. Es calladito. En algunos vagones hay unos anuncios con unas ratas asquerosas:


Que dice más o menos "Si tragas en el metro se van a hacer ratas del tamaño de conejos. No comas, es la ley". Es neta.

También hay otros anuncios naranjas:


Que dicen: "Si hay una persona que huela feo o que apeste a sudor, la puedes reportar a las autoridades para que la saquen a patadas". Eso dice más o menos. Estoy de acuerdo: que saquen a los apestosos ¡Marcelo Ebrard, aprende!

Lo más maravilloso del metro de Washington es que te dice exactamente cuándo va a pasar el siguiente tren. Casi nunca se equivoca. Es más, a veces hasta se adelanta. Esa es una bendición porque los chavos podrían planear ligarse a la morra de junto en lo que llega el siguiente ;D



Podrían, pero no lo hacen porque aquí la gente es tan seca que ni siquiera se besan, ni se agarran de la mano, ni  cantan. Bueno, los negros sí, pero ellos porque son escandalosos por naturaleza ;P

10 comentarios:

  1. Pues yo lo unico que no soporto del metro del df son los vagoneros que traen su musica a todo volumen y hasta te ponen laas bocinas en la cara para que escuches bien.
    Y a veces creo que lo hacen mas a proposito con los que usamos audifonos para no oirlos ¬¬U

    ResponderEliminar
  2. Si claro quieres un metro elitista donde haya un pasajero por cada 3 asientos no? como pedir que bajen a los que huelen mal, si después de las 6 la mitad de l metro (especialmente desde observatorio, huele......)

    Que barbaro!!!!

    ResponderEliminar
  3. A pesar de todo lo que digas y exclames hermano, todos amamos el Metro del DeFectuoso!! XP!!

    ResponderEliminar
  4. Yo apoyo lo de sacar a patadas a los apestosos jajajajajajajajjajaja sería la onda!

    ResponderEliminar
  5. Pantera, pensándolo mejor a los únicos que bajaría es a los que se suben comiendo su gordita de chicharrón o su torta cubana. A los demás los amo :P

    ResponderEliminar
  6. Lo del olor de los pasajeros deberìa aplicar en el metro de Roma... y en el DF!!!!!

    ResponderEliminar
  7. nel, bajen a los q se cortan las uñas en los vagones.

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)