miércoles, 26 de enero de 2011

Peyotour. Parte 3

Bien dijo Huicho: quédate abajo del arbolito. Es que el sol estaba durísimo.

Me comí mis pedazos de peyote y me senté a esperar a ver qué pasaba. Nada. Vi mi reloj: 30 minutos. Esto es un fraude, pensé. A los 40 minutos empecé a oír una máquina junto a mí. "Ah chingá, ¿qué es eso?" Como un fuelle que subía y bajaba. Ahí empezó mi alucine.

Yo, que soy darwinista y confío en la ciencia, tengo que decir algo: pienso que uno alucina según el background que traigas. Supongo que los que estudian música oyen cosas raras. Yo, veía colores.

Me senté y después de oír la máquina de mi cerebro, apareció de pronto el sonido de una orquesta de Big Band. Luego, ví todo en pixeles. Cerraba los ojos y los pixeles cambiaban de color, de naranja a rosa. Tocaba el piso y se volvían verde limón. Algo así:


Rarísimo ¿por qué me acuerdo? Ahhh, nunca perdí el conocimiento ni la razón. Comer peyote no es como echarte un cigarrito de mota, que todo se vuelve lento. Tampoco es como el alcohol, que te pone re mensote. Siempre estás consciente. De hecho, cuando empezaba a clavarme en los colores tomaba un poco el control y todos los pixelitos se acomodaban :D

Si me paraba a caminar un poco, se iba la alucinación. Si me dejaba ir, regresaba. Estuve así un rato. Prendí mi iPod y los colores danzaban al ritmo de Free Bird de Lynyrd Skynyrd. Poca madre. Pasé algunas horas así; Huicho regresó cuando iba cayendo el sol.

- ¿Cómo le va patrón?
- Bien, Huicho
- ¿No se siente muy mal?
- Nooooope
- Ámonos de regreso, trépese a su caballo


Luna llena, el cielo tapizado de estrellas y yo con mi caballote. Huicho puso en su celular algunas canciones de Los Tigres del Norte. Llegamos ya entrada la noche de regreso a Real de Catorce. Yo seguía un poco en el viaje, pero lo suficientemente a gusto para regresar contento; no tuve cruda, ni dolor de cabeza, ni ascos, ni nada. Regresé a dormir un poco en un hotel viejo y luego regresé a la ciudad. Una de las mejores experiencias que he tenido :)

17 comentarios:

  1. "La luz de la luna llena corre por todo el potrero... la van siguiendo las nubes con gotitas de aguacero..."

    De milagro que no se te acercó un coyote durante tu "viaje" peyotezco o lo hubieras agarrado a mordidas.

    Una vez más, ¿Fuiste al desierto a caballo y no me hablaste eh? =(

    Saludos!! =D

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja, me fui de repente, Chucho. Ai' pa' lotra

    ResponderEliminar
  3. jajajaja memo estuvo muy buena tu historia sabes una amiga me conto que comió hongos y que se ven los colores más padres, así que también animate a visitar Oaxaca a San José del Pacífico.
    Jajaja la profa Rosalía tiene gran influencia en ti.
    Saludos memo
    Besos
    besitos
    besotes

    ResponderEliminar
  4. Uiuiuiuiu besotes.

    La profa Rosalía es mi hermana la de dientes de conejo? :P

    ResponderEliminar
  5. Que buena historia. Creo que algún día me aventaré el viajecito... saludos.

    ResponderEliminar
  6. Memo fomenta el peyoteeee!!¡¡ Aay inmoraaaaal!!

    :D nah esta muy bueno todo el relato.

    ResponderEliminar
  7. Muy buena la trilogía del peyotour, por si te interesa te recomiendo que antes de morir pruebes la Salvia, una planta oaxaqueña que te transporta a la época de los dinosaurios en solo dos minutos!! y además es 100 por ciento legal en México. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Alucines audioritmicos!!! ahora nos quedan claras muchas decoraciones del transporte público ... jajajajaja ... que chido!!! Yo me he vuelto bien malacopa así que seguro con peyote viera teminando peleado con el caballo!! jajajajaja

    ResponderEliminar
  9. OOOhhh :O ¡De acuerdo al background es la vida entera!
    Es un anécdota muy padre, me dan ganas de ir, más para conocer los huicholes que el peyote. Yo creo que debe haber peyote por aquí cerca. Mí papá me dijo que antes lo usaban los carteros para aguantar, porque no había medio de transporte y se iban a pie.

    ResponderEliminar
  10. sí lo sé, por eso ahora más que respeto a la maestra le tendré miedo, pues mira todas las cicatrices que tienes a causa de ella jajajaja (ya sabe maestra mucho respeto para ud, x si lee esto)
    Entonces te ánimas a probar los hongos??????

    ResponderEliminar
  11. Tss andabas acá por el norte!!, a la otra te das una vuelta para saltirock! hahhaha

    La ondaa con tu historiaa, y porquee el viajee solitario???

    Saludos!

    ResponderEliminar
  12. que increíble memo, neta que envidia! yo quiero :D!!

    ResponderEliminar
  13. Ya he ido a Real de Catorce, esta bien padre, aunque yo fui en plan de conocer la region, y un poquito mas sus adentros, no tanto a empeyotarme jajaja

    Eso si, es de ley ir a desayunar ahi! El cafecito de olla esta con ganas!

    ResponderEliminar
  14. Enel noirte tambie'n hay Peyote. Sobretodo en la Secundaria donde estudi'e.

    ResponderEliminar
  15. Yo comí hongos y peyote hace algunos años. Qué chido que te la pasaste bien, hay gente que dice "necesito que me guíen" pero casi siempre el guía es un pelmazo que mezcla ondas prehispánicas con pedos católicos.

    Mi viaje de hongos iba bien hasta que un idiota me dijo ¿Por qué te sientas en el pastito, no ves que también siente? A las 3 horas ese mismo pelele hizo una fogata sobre el pasto que yo había torturado salvajemente.

    ¡Enhorabuena por tu viaje Memo!

    ResponderEliminar
  16. ¡Que envidia! Pero me sorprendió que te fueras tú sólito. Creo que hubiera pagado por verte en el viaje (:

    ResponderEliminar
  17. Tienes razón en decir que depende en que background traigas.. Ya que me pegó por 12 largas e inolvidables horas... Sobre todo cuando las combinas con videojuegos, después te subes a una motoneta, te avientas unos programas de TV y rematas con una buena caminata.. Ya como por laz hora 8 daba las nachas debido al cansancio de tanta risa..... De pelos mi México Lindo y Querido.

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)