jueves, 10 de febrero de 2011

Viva Las Vegas

Bloggero invitado: ¡Blumpi!


Esta es una historia real.

Mi mujer es maestra, así que constantemente le cuentan historias de todo tipo, sobre todo, truculentas e increíbles. Resulta que un grupo de mamás de la escuela en la que chambea -por lo demás un grupo de señoras ricachonas con mucho tiempo libre y nada que hacer- decidió irse de vacaciones. Todas juntas. A Las Vegas.

Una vez estando allí, comenzaron a ligarse güeyes. Una de ellas se puso a platicar con un tipo, que después la invitó a su cuarto de hotel. El tipo, con tal de convencerla, incluso le ofreció una lana por irse con él a echar un palíndromo. La mujer, a la que no le falta el dinero, de todas maneras lo vio como una súper oportunidad y, claro, aceptó y sus amigas se fueron a seguir cazando hombres mientras ella se divertía.

Cuando entraron al cuarto en el que se “hospedaba” el galán, un grupo de policías los estaban esperando. Resultó que el tipo era un policía encubierto y todo el asunto había sido un cuatro para cazar prostitutas. Y sí, al aceptar cobrar por acostarse, la señora calificó como prosti.

Ya sé que van a decir: “ah, pues qué gacho, engañó a la señora”, pero resulta que así es como se caza a las prostitutas en las zonas no toleradas para la prostitución en Las Vegas (para ahondar sobre la situación de esa profesión en el estado de Nevada, entren aquí).

Para salir del paso, las amigas hicieron una vaquita y con el dinero juntado, sacaron a la señora del bote. Y fin, días después se regresaron a México.

**Y aquí es donde se pone bueno este chisme.**

Un año después, con la experiencia ya como un gracioso recuerdo y, tras haberse jurado todas que ninguna diría ni una palabra sobre lo sucedido, la buena madre de familia y su esposito decidieron llevar a sus chamacos a conocer DisneyWorld.

Todo iba bien hasta que, al enseñar sus documentos, le notificaron a la doña que no podía entrar a los Estados Unidos. La razón: estaba fichada por prostitución.

Y, sí, así, tal cual: frente a su esposo y sus hijos, quienes, obviamente, no tenían ni idea del asunto.
¿Qué cómo terminó la historia? Pues el esposo se divorció de su traviesa mujer, se quedó con la patria potestad de sus hijos y ella ya no puede volver a verlos.

¿Cómo les quedó el ojo?
Moraleja: no sean torpes.

14 comentarios:

  1. ¿No sean torpes? Se dice NO SEAN PENDEJOS...

    ResponderEliminar
  2. Es que Blumpi es muy correcto al hablar, Jesús.

    Seeeeh :P

    ResponderEliminar
  3. Concuerdo con Jesús en la definición de "torpes".

    Que la seño le vea el lado positivo: ahora ya no tendrá que rendirle cuentas a nadie cuando quiera irse a prostituir XDDD

    A pesar del final, la historia me hizo reír un buen :D

    ResponderEliminar
  4. jajaajja no maaaa... y todo por un acostón jajajajajaajjaja si, como dice Firey, ya se podra prostituir agusto!!!

    ResponderEliminar
  5. Qué tontera. La señora se pudo haber defendido diciendo que era turista, no prostituta, y con documentos para probar su fuente de ingresos en México. Las otras señoras, en vez de sacarla del bote, debieron haber declarado a su favor.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Blumpli:

    La moraleja debió ser: No sean P*T*S!
    (que no cobren pa la otra, pues).

    ResponderEliminar
  8. jajaja, ah qué caray... Mínimo rolen el nextel de la ñora, tengo algunos billetes en mi bolsillo que me están estorbando =X

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  9. Aaaay no, esa moraleja nada que ver. ¡Es una total injusticia!
    Vean como los buenos gobiernos también tienen muchos defectos, nada es perfecto.

    ResponderEliminar
  10. tanto así como para no poder volver ver a los hijos..están mal de la cabeza!
    jaja

    ResponderEliminar
  11. Jaaaaaaaaaa, jaaaa, jaa, jaa...! Y mas: Jaaaaaaaaa, jaaaa, jaaaa, jaa, ja!!

    Me da mucha risa, porque cuando aún estaba yo casado con mi "ex-brujer", teniamos una pinchi vecina, que ah como chingaba para que yo dejara ir a (como ya dije) mi ex-brujer, a las vegas! Y la pinchi Viky (que asi es como se hacia llamar)me decia: Andale Benja, dejala ir, al fin yo le pago el hotel, tu solo dale para la comida! Y al paso del tiempo, nos dimos cuenta, que la ricachona de la vecina, no era mas que una vil "Enganchadora"!!! ...Que historias... Verdad? Y fué muy buena historia cuando la tal Viky salio en la tele, acompañada de todo su equipo de prostis "transnacionales!"

    ResponderEliminar
  12. a los gringos no se les escapa nada.. señora tan mensa , no se acordó de sus travesuritas jajajjjaa

    ResponderEliminar
  13. Recuerdo claramente ese capitulo de uhmm...Mujer casos de la vida real??

    ResponderEliminar
  14. comprendo a la señora
    cuAndo fui a cancun hice casi lo mismo porque lo vi como una oportunidad XD

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)