lunes, 14 de marzo de 2011

La hora de la donadera



En la sala de la sacadera de sangre se ve todo tipo de gente:

- El tipo nervioso que habla todo el tiempo y que hace chistes con los doctores para que los demás pensemos que es muy macho. Marica.

- El tipo que mira el techo esperando el momento de la picadera. Mentalmente piensa "que ya entre que ya entre que ya entre ¡ARGHHHH!". Marica

- El tipo que va por primera vez y que hace todo lo que el doctor le prohíbe: cruza las piernas, no aprieta su puño, no se levanta la camisa. Cuando ve que viene la agujota abre los ojos como platos y acto seguido los aprieta de tal manera que casi le sangran. Marica.

Yo he donado muchas veces sangre y plaquetas. Y debo confesar que siento cierta satisfacción -no sexual- cuando la aguja me perfora el brazo. No lo puedo explicar, pero la sensación me gusta y luego cuando va saliendo la sangre, jiuts. Sí, estoy loco, lo sé.

Encontrar donadores seguros es un problema y uno tiene que contestar más preguntas que si te agarrara la policía anti-narco: ¿tuvo relaciones homosexuales? ¿tiene piercings? ¿sufre botulismo? ¿paludismo? ¿comunismo? ¿Ha participado en relaciones sexuales con dos o más personas? ¿Orales? ¿tiene hepatitis? ¿con cuántas personas ha tenido sexo el último año? ¿y su pareja con cuántas personas tiene relaciones?:

- Oiga doctora, pues espero que nomás conmigo, porque o si no me la agarro a trancazos
- Limítese a contestar

Me sentí violado mentalmente :(

9 comentarios:

  1. ¿Y alguna vez te has imaginado lo que preguntan cuando donas de tu sem.. illita, memo?

    ^_^!

    ¡Siguie sonriendo!

    ResponderEliminar
  2. Me haces pensar que tienes cierto fetiche con las agujas o que eres masoquista. Yo hace siglos que no me voy a que me saquen sangre, en primera porque odio los hospitales, y en segunda porque siento raro cuando la sangre va saliendo de mi sistema. Es como si me estuvieran succionando con una aspiradora microscópica x_X

    Aunque no estaría de más ir con el doctor Drácula por estas fechas...

    ResponderEliminar
  3. que buen muchacho,donando su sanfre :), yo siempre termino desmayada :S

    ResponderEliminar
  4. Jajajajaa esta entrada estuvo genial...!! Y eso que no te imaginas como se han de reir los dres y enfermeras con las reacciones y las respuestas hahha :D en fin!! Me encanto!!! Memo eres el mejor <3

    ResponderEliminar
  5. A mí también me gusta que me saquen sangre! y todos me miran raro cuando lo digo. Lo malo es que, por mi peso, no me dejan donar :(

    ResponderEliminar
  6. ¡Que tal Memo!

    No me la vas a creer pero estoy escribiendo este mensaje conecatdo a internet desde...

    ¡Un modem de 56k!

    ja ja ja... No recuerdo cuando lei aquí en tu blog sobre los sonido que ya no se escucharán mas en internet o algo asi, pero...

    ¡Puro cuento memo! siguen funcionando. ¬_¬!

    me muero de risa al escuchar el sonidito que hace. ¡Y funciona de maravilla!

    ¡sigue sonriendo!

    ResponderEliminar
  7. Yo recordé mi triste paso por la sala de urgencias, había un wey rudísimo, pero cuando vió la "agujota" del suero gritó como si le estuvieran sacando las uñas, JAJAJA.

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)