viernes, 8 de abril de 2011

Oda al hígado


Oh hígado. Cuántas veces tu nombre ha sido despreciado.

Hígado es el lugar donde van a caer las personas que nos caen mal. Sobre todo en su punta.

- Ese tipo me cae en la punta del hígado
- Mándalo a la fregada
- En la puntita del hígado, mano

También, querido hígado, te transformas completamente y adoptas la personalidad de la persona odiada.

- No, ora sí no soporto a ese cuate, es un hígado
- ¿Así de odioso?
- Sí, neta, pinche higadito

Pero sin tí, hígado ¿cómo procesaría mi hermoso cuerpo las cantidades industriales de alcohol que tomo diariamente? No te me enfermes de cirrosis, por favor ¿qué haría sin ti?

Mi mamá nos daba hígados a la hora de la comida. Yo -inocente- prefería un bistecito. Me asomaba a la palangana donde mi mamá lavaba el kilo que compraba y no comprendía porqué tenía que comer tu masa sanguinolenta y gelatinosa, llena de hoyitos recubiertos por un pellejo parecido a una liga que después aventaba con saña a mi hermana mayor. Ahora voy a la cantina y babeo cuando huelo que la cocinera prepara tacos de hígados encebollados. Sabors.

Las mujeres no me quieren besar cuando mi boca se llena de tu olor inconfundible. No saben de lo que se pierden. Los niños fresas prefieren hígados empanizados, como una suerte de milanesas de pobre. Pero tú hígado, no eres para los pobres. Es más: a los gansos les dan de tragar harta semilla y luego cuando les cortan el gañote para sacarte con cuidarlo, le agregan piñones para darte más sabor. Los franceses te llaman "Foie Gras" y te venden a precio de oro. Pero así no me gustas, no te me ofendas, yo prefiero los tacos.

¡Viva el hígado!

5 comentarios:

  1. ¡Memo, te amo! ¡Estuvo muy bella la composición al hígado! Igual en ocasiones uso esas expresiones, pero no menosprecio al hígado. Al contrario, me gusta porque es económico y muy rico cuando se le guisa con bastante cebolla. ¿Te has comido los higaditos de pollo que salen a veces en el caldo? Esos también saben riquisimos.

    ¡Una ovación a nuestro amigo, hígado!


    P.D.- Si no te quieres enfermar de cirrosis, ¡párale un poco a la botella para empezar! ¡No es justo que te mueras antes de tiempo!

    ResponderEliminar
  2. Aaaah Memo, que bonita oda. A mi también me gusta mucho el hígado, y también el de pollo como comenta Firey... Que rico!!!

    ResponderEliminar
  3. cierto yo no entiendo porque a muchos no les gusta el higado como dice firey_girl con mucha cebolla, además que si eres anemico te lo recomienda el médico jajaja.
    si los higados son muy ricos, jajaja #Yoconfieso que si besaría a memo aunq halla comido higado jajaja broma, no, no lo haría.

    ResponderEliminar
  4. Supongo que has probado los tacos de "Las güeras" que estan en Andrea Del Castagno y Revolución (en el parque), buenísimos.

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)