domingo, 15 de mayo de 2011

Se organizan conferencias 4

Ya se me acabó el ron. Me seguí con un wiski al que le eché hielotes pa' que amarre sabroso. Ay Dios, ya estoy ebrio. Voy a dejar esto programado para el... mmm... domingo en la mañana. Jajajaja, y apenas es miércoles. Ya estoy ebrio.

Es que no se vale, manotes. Ahí les va: a veces nos fallaban los invitados a la conferencia (36 conferencias en tres días, era pa' acabar en el manicomio) cuando estaba la sala llena ¿qué hacíamos? Una de dos:

1) O les decíamos a la gente que la conferencia se cancelaba y nos mentaban la mamacita del alma querida
2) O yo entraba a dar la conferencia, del tema que fuera

Imaginen la cara de 150 mujeres esperando una plática sobre cómo no embarazarse y se encontraran con mi poderosa y guanga humanidad. Pos no. A lo mucho lograba decir "si no quieren embarazarse no le pongan con sus novios, mamasotas". Acto seguido dejaba el micrófono en la mesa y corría a esconderme.

No me arrepiento de organizar esa expo, aunque dudo mucho aceptar si me invitaran otra vez a hacerla. Las escenas vienen a mi mente, pero la más representativa de esos días es comer una hamburguesa con papas en tres minutos, reloj en mano. Es cansadísimo. Aunque a veces alguna lectora me reconocía y se sacaba fotos conmigo: eso estaba chido porque les arrimaba el mueble. No es cierto. Ya estoy ebrrio.

Mi Waterloo en ese trabajo fue un día que llegué con mi morra todo cansado, sin ganas de hablar y con los pies hinchados de tanto estar parado. Ella me dijo:

- ¿Sabes qué? A mí se me hace que nomás te gusta ir por ver a tanta adolescente, ni ganas dinero ¡ni sala hay en esta casa para sentarse decentemente! ¡puras sillas de plástico!

Al siguiente día fui a muebles Rosend, donde es cuestión de gusto no de gasto, y me compré una sala para que no pensara que soy un enfermo mental. Me gasté todo el dinero que gané en esos días aunque al final mi perro Teo le dio en la torre a puras mordidas. The end.

3 comentarios:

  1. Yo fuí una de ésas pubertas que se acercaban a tomarse fotos contigo y les arrimabas el mueble. Estoy traumada de por vida.

    ResponderEliminar
  2. Sólo fui una vez, y cuando kise entrar a la conferencia... ya toda la sala estaba llena. Me dañé xq sólo iba para vertee!!! jajajaja

    ResponderEliminar
  3. jajajaja memo, me he reido, pero buuu yo no tuve oportunidad de ir, buuuu a la descentralización.
    Ni modos.
    besos

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)