miércoles, 15 de junio de 2011

Día del padre


Veo la foto de acá arriba y en mi cabeza no cabe que mi papá me haya sostenido así entre sus brazos diciendo "te amo gordo hermoso", primero porque fui un bebé regordete de casi 4 kilos y no hay bíceps que aguanten eso; segundo porque lo más seguro es que mi papá haya dicho "este niño tiene mocos, sáquenselos".

Por más que hago memoria no recuerdo un regalo que le haya dado a mi jefazo por parte de la escuela del día del padre. De mi mamá sí: fundas de almohada, poemas pirograbados, esculturas de tubos de papel de baño. Hasta bailé vestido de charrito, pero supongo que en mi primaria no celebrábamos a los viejos ¿o sí? A lo mejor ni existía ese día, soy tan anciano :3

Pero ya se acerca el día del padre y en el Liverpool que está acá enfrente están anunciando "venta especial, 48 meses sin intereses y 70% de descuento" o algo así. Aprovecho esos días para comprarme calzones, que me hacen falta, pero nunca le regalo nada a mi papá. Soy un mal hijo.

Si yo fuera director de una escuela primaria recomendaría los siguientes regalos para los papás:

1) Que el niño robe todas las herramientas de su venerable, las meta en su mochila, compre una tabla de triplay y en la escuela haga un organizador que su progenitor podrá colgar en la pared del cuarto de los trebejos: basta con marcar con un plumón el contorno de cada pinza, destornillador y serrote, ponerle la fotografía de una chica en paños menores y voalá.

2) Si el padre en turno es tomador, pues una botella de su bebida favorita: una Tecate, un mezcal Tonayán o un Bacardí blanco. La manualidad consistiría en poner -en vez de etiqueta- una foto de sus vástagos para que en cuanto el borracho empine el codo se acuerde que tiene que regresar a su casa temprano.

3) Un centro botanero-futbolero: conseguir una palangana que tenga divisiones y llenarla de habas enchiladas, chito, garbanzos y papas. Todo con una salsita de chamoy al centro y adornado con un banderín del Necaxa (o su equipo favorito).

Si ninguna de estas opciones les parece vayan a la mercería y cómprenle unos calcetines. Que es lo que voy a hacer yo D:

8 comentarios:

  1. Una vez le regalé a mi viejito lindo un CD con sus canciones favoritas y entre cada track venía una pequeña grabación mía en las que le decía cuánto lo quería y qué tanto significaba para mí. Su nueva mujer se lo rayó por celos pero al menos a él le gustó :D

    Me prendiste el foco con la idea 2, se la aplicaré al pedorro de mi cuñado XDDDD

    Sugeriría que llevaras a tu jefe a comer lo que a él le gusta y se agarren platicando de los buenos tiempos. Es un clásico.

    Saludos, ex bebé de 4 kilos >w<

    ResponderEliminar
  2. Memo:

    Escribes bien chido, eres como Ibargüengoitia en sus columnas del Excélsior, nada más que tú todavía estás vivo. Cuando fuera grande yo quería ser como Ibargüengoitia, pero ahora que soy grande veo que tú eres como él.

    Ya pa que escribo.

    Chido.

    ResponderEliminar
  3. Eso es lo más chido que me han dicho. Aprendan, bola de palurdos!

    ResponderEliminar
  4. Iraís: acá está su papasote :P Agárrenme las lonjas que para eso son ¡yiajajajai!

    ResponderEliminar
  5. Muy ingenioso todo, me gustaría leer lo que tú papá piensa jeje, ahora que ya sabemos que sí te lee. A mi papá seguro le gustaría cualquiera de esos regalos, yo tampoco aproveche la venta de liverpool para comprarle algo. Pero ya con estas ideas, ya se qué regalarle :)

    ResponderEliminar
  6. Yo cuando vivia en Chihuahua siempre le compraba un litro de nieve de nuez porque le fascina. Mis regalos casi siempre son simples o sencillos, mas bien por falta de lana jaja, pero siempre algo que les guste mucho.

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)