miércoles, 1 de junio de 2011

Memo, el hombre erótico

- Invítame a cenar -dijo ella

La miré y Ella me observaba con esa mirada llena de promesas y de líbido reprimido. Contesté con esa voz viril que me caracteriza:

- Vamos por unos tacos, mamasota

Pero no, ella lo que quería era que la invitara a mi casa, que yo preparara la cena y después "a ver qué pasará". Esta historia sucedió hace mucho tiempo, así que los detalles se me pierden en la oscuridad de la memoria, pero juro que es verdad. Tal vez algunas partes estarán exageradas, pero son... minucias.

Como quise quedar bien, preparé algo ligero de cena y fui a la vinatería por vino tinto. Como estaban de barata, compré tres al precio de dos y las llevé a mi casa. A la hora convenida llegó Ella, platicamos, reímos y tomamos una botella... y luego otra.

Consejo número uno: nunca tengan sexo cuando toman mucho vino.


Cuando abrimos la tercer botella de vino yo parecía burro en primavera, la levanté con mis poderosos brazos y la aventé a la cama. Ella se despojó de su ropa, yo tomé mi camisa por el centro y quise arrancarla hacia los lados, como Tarzán quitándose la piel de leopardo que le cubre el esternón. No pude. En parte por mi borrachez y en parte porque no quise echar a perder una camisa tan bonita. Ella se revolvía en la cama -quise suponer yo que por la excitación de ver mis musculosos muslos- abrió la boca y me dijo:

- Pérame tantito, voy al baño

Tardó como diez minutos en los que yo casi me quedo dormido. Cuando regresó le pregunté "¿Estás bien?" pero de sólo ver su cara me dí cuenta que las botellas de vino que yo compré con la mitad de mi quincena, habían regresado por su esófago. Mala señal. Malamente traté de ocultar mi decepción y frustración pero Ella ¡ah Ella! con sus artes amatorias de mujer y con su aliento de centavo me convenció de "regresar a donde nos habíamos quedado". Yo me hice el remolón, pero al final acepté.


Nos enredamos en las sábanas y ella se daba cabezasos contra la pared. Yo no sabía qué hacer. Con su dulce voz ella me ordenó "no no no, a versh, onde tienesh losh condonesh, yo losh traigo". Busqué en el cajón de la cómoda y coloqué el artilugio protector en... en... en mi hombría.

No voy a dar detalles de lo que pasó después. Sólo diré esto: muy tarde me dí cuenta de los efectos inhibidores del vino tinto. Algunos minutos después de sanos movimientos pélvicos empecé a sentir que algo estaba mal con mi anatomía:

- Oh oh -dije yo
- ¿Oh oh? -dijo ella
- Oh oh, algo está fallando -dije yo
- No te preocupes, estás cansado -dijo ella
- Oh oh - dije yo
- ¿OH OH? -dijo ella
- Oh oh, algo se perdió -dije yo

Los dos nos quedamos viendo de frente, con los ojos como platos "¿cómo que se te perdió?" me gritó ella. "Espera, por aquí debe de andar" dije y empecé a palpar la cama a ciegas.

No les diré dónde apareció lo que se me perdió.

15 comentarios:

  1. ¿Por qué no tener sexo cuando se toma vino tinto?

    ¿Pierdes la virilidad, memitou?

    ResponderEliminar
  2. jajajaj Memo!!!!!!!! ami me pasó algo así hace muchos años!!!! aaaah tampoco te diré donde lo encontré!!! :P

    ResponderEliminar
  3. Fercha, eso tú lo sabes mejor que nadie.

    ResponderEliminar
  4. Heeey no entendí lo que se perdió! Me revolví! Pero me dió mucha risa, como siempre, la manera en que lo cuenta Memo.

    ResponderEliminar
  5. Chiiica, piensa ¿qué se me pudo perder? ;D

    ResponderEliminar
  6. O noooo espero que a los nueve meses, no te hayas perdido del nacimiento del baby

    ResponderEliminar
  7. jajajaja memo me gusto mucho como redactas mmm una historia erotica ah divertida jajajajaja no memo como escritor erótico mmm no, pero me encanto jajajajaja.
    okis vino no jajajaja

    ResponderEliminar
  8. a mi se me quedo uno adentro del horno :D

    ResponderEliminar
  9. Compra de los que brillan en la oscuridad :P

    ResponderEliminar
  10. ¿Ya ves por comprar condones más grandes de lo que en realidad deberías? Tú y tu puñetera vanidad, Memo.

    Nomás falta que ahora nos vengas diciendo que ya eres merecedor de celebrar el Día del Padre XD

    Por cierto, qué historia erótica tan mala, pero el final lo salvó lol

    ResponderEliminar
  11. Rayos!!! a much@s no ha pasado, carajo... Jajajajajaja
    Amo tu historia erotikísma!!

    ResponderEliminar
  12. Jajaja, habra continuacion de esta historia???

    ResponderEliminar
  13. Luciérnaga, dudo que ese haya sido el problema, dado lo que se le perdió

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)