viernes, 22 de julio de 2011

La fórmula del éxito


En la esquina del trabajo, en el lugar más feo y cochambroso de la zona (o sea, la foto de arriba) desde hace unos días se ha instalado un tipo con su hijo a vender comida en la mañana. Debo decir que frente a Milenio hay todo tipo de puestos: tacos de guisado, caldos de pollo, tacos de bistec, tortas, jugos, licuados, papas fritas, ensaladas, comida corrida, etc ¿cómo encontrar algo que -aún con toda la competencia- se venda?

Este tipo fue muy listo: te vende "desayunos como en tu casa".

Al grito de "le preparo lo que quiera" y armado con un sartén viejo, el señor prepara huevos revueltos como se te antojen: si los quieres más secos, secos. Si los quieres con salsa, se la echa. Si los quieres aguados, pos así. Que sin grasa, que sin cebolla, que sin chile, que con jamón, que sin sal, que sin huevo. Lo que se te antoje. Además te da café y pan. Como en tu casa, pues :P

¿Cuál será la fórmula del éxito? Pienso en cientos de casos similares (todos conocemos uno). Hay veces que platicas con tus amigos:

- ¡Uy! ¡En la esquina de mi casa se puso un señor que vende tortas de pata de puerco y vende un chingo!
- ¡Ese señor empezó con un puestecito de tacos y ahora tiene 40 empleados!
- ¡Este restaurante antes era un puesto de tamales!

Cosas así. Aunque al mismo tiempo pienso en los casos donde no funciona. La única vez que mi mamá quiso incursionar en el negocio de la comida (iba a vender cocteles de fruta) acabé comiendo sandía durante todo un mes. Nunca le pegó, no funcionó. Tampoco a la mamá de mi comadre Gaby: ella trató de vender tortitas de sabores que nadie hace (como mole verde o pipián) pero la gente que iba a su local sólo pedía de jamón o de queso de puerco.

Por lo pronto sigo devorando el huevo a la mexicana -aguado, cual debe ser- que le compré al viejo cochino ;D

6 comentarios:

  1. Chale, se me antojó un caldo de gallina...acá casi no hay puestecitos, nada más hay 2 o 3 y la neta como que el sabor no rifa tanto. Oye we, ya no alcancé a anotarme en el post donde pedías los links de quienes estábamos en tu blogroll, así que te dejo el mío (sin albur):

    http://warmgunner666.blogspot.com/


    Saludos Enfermos.

    ResponderEliminar
  2. Cuando trabajé en la imprenta, íbamos al mercadito y había un local donde vendían tortitas de frijoles con guisados como los que mencionas, por la módica cantidad de $6 JAjaAJaJajaAJa, eran bolillito y así, y les ponían cremita. Les llamamos "tortas de ajo... de a jodidos" jajajajajaja

    Se me antojaron :(

    ResponderEliminar
  3. Yo acabo de comer unos tacos de asada de $20,00 cada uno... figúrate

    ResponderEliminar
  4. Actualmente en muchos lugares dan asesorias para PyMES, algo bien estructurado para poder lanzar tu negocio. Pero siempre pienso en esas personas que quiza con suerte, fortuna, mucho trabajo o lo que sea, tienen éxito, sin mucha inversión, sin un plan pero llegan a ser líderes en su ramo. y Digo que puede ser suerte y fortuna por que quienes no conocen a alguien que intenta poner su negocio y no funciona? uno sabe que está bueno, que es limpio, que atienden bien, pero simplemente no pegan.

    ResponderEliminar
  5. ¿Huevos sin huevo? Jajajaja te pasas, Memo...

    Un desayuno casero siempre es antojable. No suelo comer mucho en la calle, pero al hacerlo tomo en cuenta dos cosas: higiene y sabor. Si el "chef" no es limpio o sus tacos saben a caucho, sencillamente no como nada.

    Yo también le digo a mi mamá que ponga aunque sea una fondita, pero ella aún tiene muchas dudas.

    ¡Saludos y come bien, Memo!

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)