jueves, 7 de julio de 2011

"Se buscan hombres para viaje peligroso"


Oh ho ho, mis pequeños navegantes de internet. Voy a contarles la historia de un hombre rudo como yo, un héroe en toda la extensión de la palabra. No se asusten de mi vocabulario soez, así hablo yo, chingau. Esta es la historia de.. de... de Ernest Henry Shackleton, ¡qué cojonudo!

En 1914 publicó un anuncio en el periódico que decía:

Se buscan hombres para viaje peligroso. Salario bajo, frío agudo, largos meses en la más completa oscuridad, peligro constante, y escasas posibilidades de regresar con vida. Honores y reconocimiento en caso de éxito.
-Sir Ernest Shackleton

En ese año ustedes no habían nacido. Ni yo. El papá de mi abuelo sí, pero no se enroló en este viaje porque no sabía leer ¡así fue y se callan!. Sir Henry zarpó con su barco Endurance a la antártida acompañado de 28 marineros, hombres rudos, que olían a pies. Quiso el dios Poseidón que encallaran en un infierno de témpanos de hielo y no pudieran moverse ni para atrás ni para adelante ¿No me creen? ¡Ah, chamacos incrédulos de pacotilla! ¡Llevaban una cámara Kodak! Ahí está el testimonio:

Se les hace agua la canoa

Pobre barco. Nada se puede hacer frente a las fuerzas de la naturaleza. Los marinos trataron de mover el navío, pero ni madres que se pudo. Vean ¡veeeaaaaan!

Haciendo raspados

Así que saltaron del barco, cargando sus perrazos, comida y condones, porque en ese entonces también existían los chancros. 22 meses pasaron en el gélido paisaje, sin oportunidad de ser rescatados y entonces empezaron a comerse los unos a los otros. Al final, otros expedicionarios encontraron a Sir Henry medio loco devorando su pie. Fin del relato.

Tianguis cultural


¡PUES NO! ¡HA HA HA! Ahí no se acaba el relato. De hecho, estos hombrazos de hierro del Atlante no necesitaron comerse unos a otros: se chingaron unos tacos de perro y así vivieron, hasta que Shackleton pensó "Si no hago algo, nos carga patas de cabra". Se embarcó en una lanchita de 7 metros para tratar de zurcar 1300 kilómetros hasta tierra firme:

"¡Jalen, perros!"

"¡Pero regresas, cabrón!"

Llegaron a la isla de San Pedro después de muchos días pero ahí no había nada, ni un pueblo. Así que cruzaron la coordillera del lugar para llegar a donde había gente y pudieran ayudarles. Cuando los habitantes de San Pedro los vieron se espantaron porque en vez de humanos parecían chilangos, digo, aborígenes.

Para Sir Ernest hubiera sido muy fácil ponerse a tuitear y echar la flojera, como ustedes lo hacen, muchachos de porra. En vez de eso regresó por sus compañeros que se quedaron atrapados en la antártida lográndolo no en el primero, ni en el segundo, sino en el segundo intento. Sí, repetí segundo, porque son dos. Ninguno de los 28 marineros del Endurance murió, no así sus canes, descansen en paz.

Epílogo

¿Pensaban que ahí se acababa la historia? Pues no, aquí viene la parte buena. Después de regresar y ser puestos como un ejemplo de valentía y coraje, la mayoría de los marineros del Endurance no soportaron la aburrición de la vida normal. Muchos de ellos murieron de depresión o suicidados por ellos mismos. True story. Ora sí ¡fin!

13 comentarios:

  1. ¿Y a qué iban a la Antártida? :O

    ResponderEliminar
  2. Iban por pingüinos Marinela, humano anormal.

    ResponderEliminar
  3. ora memo ya empezamos con los insultos, cómo que, cmo uds lo hacen. No memo, también nos aventuramos en campo un día te llevaré a mi zona de estudio, es muy bonita pero sin internetz buuu :(; le diré a tu hermana que te lleve a campo a ver si sobrevives :P jajajaja.
    bsos
    bsitos
    bsotes

    ResponderEliminar
  4. A ver, hombre rudo, te reto a que te lances a uno de esos viajes peligrosos y regreses con vida, aunque claro, debes de traer la evidencia. Si vuelves cuerdo, hago lo que tú quieras XD

    ResponderEliminar
  5. Amé lo de haciendo raspados & jalen perros!

    Hasta se lo leí a mi sobrino, redactaste como mi abuelito xD

    De esos hombres debería haber en estos tiempos, no que ahora!

    El final no me gusto, hubieran buscado otra aventura.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Me encanto tu historia ruda, pero mejor cuentanos la historia mas ruda que hayas vivido vale

    ResponderEliminar
  7. jajajaj vamos a ver si eres RUDO en serio ánimate a ir de campo a ver si aguantas si postear una semana.

    ResponderEliminar
  8. Hermano, me encantan ésas historias de la era de oro de la exploración antártida. La meta en aquel entonces era permanecer un invierno entero en el casquete polar antártico sin sufrir ninguna baja.

    Ya Roald Amundsen había llegado al Polo Sur, en una historia que debes de leer porque a de su rival en la carrera al polo sur, Robert Falcon Scott, es la otra cara de la moneda: todo su equipo, incluido Scott, falleció.

    Dice mi abuelo que éstas historias eran comunes en aquel entonces, cuando los barcos eran de madera y los marinos de hierro. Hoy, todos son gays y nadie se atreve a jugarse la vida por tan poco; solo piensan en $$$

    Saludos!

    ResponderEliminar
  9. tanto tiempo sin venir, y si memo estoy retando tu Rudeza jajajajaja, ver si aguantarás una semana sin postear, estar en el campo jajaja.
    Saludos memo.

    ResponderEliminar
  10. Suicidados por ellos mismos. Jajajajajajaja

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)