lunes, 26 de septiembre de 2011

Drama de una puerta

La puerta del baño de mi casa era una de esas cosas que uno no entiende: abría hacia adentro lo cual es normal, pero como es tan pequeño cada vez que abrías ¡zoc!, le pegabas al lavabo. Entraba en la noche a hacer pipí y zoc, pegaba. Aunque abrieras con cuidado, zoc, lavabo atrás.

Yo dije: pues en vez de que abra pa' dentro, pos que abra pa' fuera. Lo hubiera hecho yo, pero preferí llamarle a un amigo que además de ser historiador, es carpintero de oficio. Se llama Israel. Es como un simio. Es como un marranito al que hay que darle alcohol para que trabaje. Es bien buena onda.

Llegó el sábado en la mañana:

- Noooo, mano, no nomás es de cambiar bisagras, porque no va a cerrar. Es que las puertas tienen vuelo
- ¿Vuelo?
- Es que las puertas no deben estar parejas, tienen más pequeño un lado pa' que choque con la batiente
- ¿Batiente?
- Sí wey, es la maderita de aquí que va en el marco
- ¿Marco?


Israel es hijo de carpintero, como Jesusito, así que me recomendó que lo más rápido era quitar todo el marco, voltear la puerta entera y volver a ponerla. Cosita de nada, dijo, nomás hay que botarlo.

Le dio el primer marrazo para botar el marco de la puerta, pero nunca pensamos que el departamento es viejo y se vino con un pedazo de pared:

- Híjole, se vino el yeso -me dijo
- Ya ví, pendejo
- ¿Le seguimos?
- Pos ya síguele, ya qué
- Va a quedar bien, pinche Memo, orita le resanamos


Dos tres marrazos y quedó como ven en la foto de abajo. El horror. Y ahí no iba ni a la mitad del trabajo.


Chale mano, ora sí se ve re feo, que le digo. Pos ni pex, ya empezamos, ya ni modo, que me dice. Que quita el marco de abajo y que se viene el mosaico. Que le quita la tabla de arriba y que se vienen los ladrillos. Me lleva.

Sábado y domingo el buen carpintero de Judea -digo, de Santo Domingo, Coyoacán- le dió a mi puerta. Ahora medio cierra porque nos hizo falta madera. Si queda bien me cae que le invitaré unos wiskis. No me gusta :P


7 comentarios:

  1. Recordatorio: checar la calidad del edificio la próxima vez que cambies de depa.

    Pero ándele, ya nos andabas presumiendo de lo maravilloso que era tu nido y no sé que tanto, pero ya vimos que cantaste victoria demasiado rápido. Buena suerte con que no te caiga el techo encima XD

    ResponderEliminar
  2. Las puertas de mi casa estan igualitas, si, un mal carpintero.

    a ver si tu corres con mejor suerte y se logra una buena resanada.

    ResponderEliminar
  3. Eso nos llega a pasar a todos, cosita de nada Memo... Pues ojalá que quede bien porque sino vas a teber que hacer pipí en un baño sin puerta y eso no tiene nada de malo, solo que ya no podrás tener fiestas en casa.

    ResponderEliminar
  4. Memo to self: Nunca le rentes un depa a este muchacho :/

    ResponderEliminar
  5. Firey te dio un recordatorio muy útil, todos deberían tomar en cuenta esos "detallitos" siempre.

    ResponderEliminar
  6. jajajajajajajajajaja ni modos pues ya comenzó el trabajo que termine jajajaja.

    ResponderEliminar
  7. jajaja es como una ley de murphy,.. siempre que se empieza un trabajo pequeño, termina en destrucción total o parcial del lugar

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)