miércoles, 28 de septiembre de 2011

Villagrán


Una vez andaba en la carretera de León a Querétaro y se me ocurrió pasar a visitar a una amiga que vive en una pequeña ciudad cerca de Celaya que se llama Cortazar. Cortazár, como la pronuncian ellos, no Cortázar como el apellido. Nomás que no sabía cómo llegar y con estas ganas que me dan de la pipí. Que me orillo y que echo mi pipiada.

Quiso la suerte que cerca de donde me paré a pipiar había un letrero que decía "Cortazar". Ya la hice. "Cortazar por Villagrán" decía más adelante. No hay pierde.

Enfilé a Villagrán, por un camino de esos que parecen de terracería. Un carro de ida otro de vuelta. Llegué a un pueblo pequeño donde nomás las lagartijas se asomaban. Una ruquita en la puerta de su casa oiga señora ¿esto es Cortazar?. No joven esto es Villagrán. Ah pues sí qué pendejo. Joven no diga peladeces. Perdón señora.

Agarré por donde me dijo la rucaila y llegué a unas vías del tren, con un tren encima moviéndose. Orita pasa, me dije. Ni maiz que pasó: 15 minutos y el tren parecía que iba de atrás pa' delante, de adelante pa' tras. Más rápido rodearlo. Que me enfilo.

Yo pensé que ya no había trenes tan grandes. El pedo es que no se podían cruzar las vías, estaban re altas. Además el camino me lo bloqueaba un tianguis. Tengo hambre, pensé. Que me bajo a echar unos tacos.

Yo no sé si la WWE sepa que en pueblos tan escondidos como Villagrán hay playeras de Rey Misterio. Rey Misterio por aquí, Rey Misterio por allá. Morros con playeras de Rey Misterio. Si un día soy luchador me voy a llamar "Rey" pero como soy bien pinche grosero seré "Rey Pelado". Es pegador.

A los 15 minutos pasó el tren junto al tianguis. Chinguesumadre, mejor me hubiera esperado por allá.

Pese a todo, una cosa me llamó la atención: a los de Villagrán les da lo mismo esperar 15 minutos a que pase el tren que esperar media hora pa' cruzar al otro lado. "No hay prisa valedor", me dijo el taquero. Pinche Ciudad de México, yo me encabrono porque un wey se tarda en pasar el torniquete del metro y ellos se la viven en la pachocha.

Luego llegué a Cortazar, pero esa anécdota ya no importa, lo importante es la perdida que me di en Villagrán.

2 comentarios:

  1. Asi se vive en la provincia Memo, lento y conteeento :P
    Yo me desespero muchas veces :(

    ResponderEliminar
  2. Hubieras pasado a Salamanca a visitarme Memo!!
    total, ya andabas bien cerquita :D

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)