martes, 29 de noviembre de 2011

Esos baños de oficina


Los baños de Milenio tienen el aspecto de la imagen de arriba: dos tazas y la puerta que abre; son sencillos y funcionales; uno puede echar punes a gusto y los de afuera nunca se dan cuenta quién es el culpable.

¿O no?

El momento incómodo me pasó ayer cuando la naturaleza me llamó (sí, no me da pena decirlo) y un tipo estaba platicando afuera del baño con dos chicas. Yo me metí a buscar alivio y el tipo -que también iba a entrar al baño- se quedó platicando ¡CON LA PUERTA ABIERTA! "Jajaja, jujuju, jijiji" risa y risa y no cerraba el baño ¿qué le costaba seguir platicando con la puerta cerrada? Ah no, ahí estaba con la puerta de par en par. Desde afuera se ha de haber visto mi pantalón hasta los tobillos -_-

Otros momentos incómodos: cuando se hace la tertulia post-pipí en los lavabos y todos están platicando del último partido. Uno está en los privados tratando de participar en la conversación y haciendo lo que tiene que hacer : /

O cuando estás en el mingitorio haciendo pipí y entra la señora de la limpieza por los papeles. A ellas les vale madre, porque es su trabajo, pero cuando te conocen es de:

- (Yo) "Ahhhhhh"
- (Señora entrando) "Hola Memito"
- ¡Ayyyy! ¡¿Qué pachúuuuu?!
- Ya me salgo, ya me salgo
- Órale, hasta me cortó la inspiración

¡Incómodísimo!

1 comentario:

  1. A mi me pasa qué los baños de la escuela no tienen seugrito para cerrar la puerta :s Y luego la abren y así... D;

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)