domingo, 4 de diciembre de 2011

Ay ojitos pajaritos



Platicaba una vez con Salles, de Cinismo Ilustrado, que ahora uno puede decir cosas de política o religión sin que nadie se ofenda. Ahora la gente se enoja o se apasiona por otras cosas como, digamos, el maltrato a los animales.

Hace muchos, muchos años, mi bisabuela tenía jaulas de pajaritos. Algunos eran canarios amarillos y otros blancos. Todos los días mi bisabuela les iba a comprar alpiste al mercado y cuando le sobraba algo de dinero hojas de manzanilla porque, decía, eran como su golosina. También les ponía una cosa blanca como hueso, muy parecido al ixtle de los mangos, que no sé qué era pero que les servía como calcio. Los canarios la picoteaban.

Mi bisabuela limpiaba todos los días la jaula de sus pajaritos, les quitaba el alpiste feo, les cambiaba los periódicos y les ponía agüita; y los pájaros saltaban de palito en palito adentro de su jaula mientras la mano arrugada de doña Ignacia hacía todo eso levantando una puertita de lámina. Los pajaritos cantaban siempre muy bonito. En las noches les echaba un trapo encima para que se durmieran, y a veces yo iba y me asomaba para ver si estaban dormidos. Nunca los vi descansando, siempre que levantaba el trapo estaban saltando.

A veces se le moría alguno así que lo tomaba con cuidado, lo enterraba y luego iba al mercado -donde había señores que vendían pajaritos- y compraba otro. Nunca vi que sus pájaros pusieran huevos. Mi bisabuela se puso viejita y luego murió. Nunca nadie en la familia volvió a tener aves.

El otro día estaba en el mercado y había un señor con jaulas, vendiendo canarios. Me dio mucha nostalgia, ya que hace mucho que no veía uno. Oí a una chava decirle: "Esa es una crueldad, los pájaros necesitan ser libres, no debería venderlos". El señor ni la peló.

Los pajaritos de mi bisabuelita vivían en un espacio reducido, lo sé, pero ella los cuidaba con amor y los procuraba más que a mí ;D A veces pienso que mi sobrino debería tener un canario. A veces pienso que ya me estoy volviendo viejo :-B


10 comentarios:

  1. A veces regresas borracho de angustia xD

    ResponderEliminar
  2. Aw sí, me dio ternura leer éste post. Lo has dicho muy bien, así son las cosas, gente que hace daño a unos animalitos y los vende, pero también personas buenas que van a cuidar muy bien de ellos.
    Y a las aves les gusta la compañía. Igual que a otras mascotas, son muy domésticos.
    Btw..¡¡te codeas con Salles!!
    ya había leído la entrevista que le hiciste para el blog, pero..pero.. guau!

    ResponderEliminar
  3. Mi mamá hace lo mismo que tu bisabuelita, por ahí tengo fotos que les tomé a los canarios, luego las subo al blog para que te antojes y te animes a comprarte unos. Son la onda, nada como escucharlos echar desmadre mientras desayuno.


    Saludos Enfermos.

    ResponderEliminar
  4. quien eres tú para encerrar en una jaula a un animal que nació para volar y ser libre?!

    ResponderEliminar
  5. Mi mamá tiene canarios y palomas.
    Los cuida y los quiere mucho.
    Llegó a tener como 100. Ahora solo 10.

    Pero mira que los canarios son aves que si sueltas, llevan tanto tiempo domesticadas que se mueren muy rápido al no saber competir con aves silvestres. :0


    Yo por mi parte nunca tendría animales, porque soy muy descuidada y les daría una vida muy infeliz... No porque no me gusten, no porque me den asco.
    Y es verdad a veces los q "protegen" a los animales son una bola de ineptos que saben muy poco de cuidar a otro ser vivo. O<O
    Es como cuando quieres sacrificar un perro porque esta ya inmovilizado y esta gente quiere que le pongas una silla de rueditas. Dicen que tú no eres quien para quitarles la vida; pero si a esas vamos tampoco soy quien para confinarlos a esa existencia tan dependiente. Son gente de mente cuadrada... una cosa es nop causarles sufrimiento y otra mantenerlos vivos a la fuerza.

    UwU Además si de verdad amaran tanto a los animales como dicen sabrían que el hecho de tener una mascota tiene un impacto ecológico para otras especies animales. <_<
    Simplemente tener una mascota es una necesidad afectiva, no un acto de enorme amor a la vida como quieren hacer creer.

    Uhhh pero no andes diciendo eso que de inmediato te tachan de maligno.

    ResponderEliminar
  6. No sólo se estás haciendo vijieto mano, también te estás haciendo jotito :)

    Jaja, saludos.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Yo también tenía muchos periquitos en una jaula enorme, pero una vez que salí de viaje se los encargué a mi hermana y cuando volví ya se me habían muerto cuatro. Me dio un cabreo de los mil demonios y casi me corto las venas cuando el resto se murió poco después, dejándome sólo una. Esa periquita se llamaba Pancha, era bien huraña y me duró cinco años más hasta que la pobre estiró la pata. Aún conservo la jaula y me da cosa mirarla.

    La cosa blanca que dices es un hueso de jibia, y efectivamente, es para darles el calcio que sus semillas no contienen pero también para que afilen sus picos. Lo de la manzanilla yo también lo hacía, pero sólo cuando les daba diarrea, no sabía que fueran golosinas. Pa' eso mejor empleaba trocitos de sandía, manzana y lechuga. Luego avisas si compraste uno, para que nos lo presumas jajaja

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)