martes, 27 de diciembre de 2011

Revistas pornográficas


La primera publicación pornográfica que leí fue un libro que tenía mi mamá cuando estaba embarazada de mi hermana Coral. Yo debí tener como 7 años y el libro se llamaba "Manual para el embarazo después de los 30 años". Lo guardaba en el fondo de su tocador.

Yo decía que era pornográfico porque venían ilustraciones de senos, pompas y panzas. Lo leía a escondidas y luego me sentía sucio y malo B-b-b-b-b-bad to the bonee!

Luego me enteré que eso no tenía nada de pornográfico. En la secundaria me dejaron leer un libro de Ibargüengoitia donde a una chica la suben a la mesa, le quitan las pantaletas y -literalmente, así dice el libro- la hacen mugir como vaca. Naaahmbre, me sentía el diablo B-b-b-b-b-bad to the bonee!!!!!

Mi primera revista pornográfica como tal fue la Interviú de Marta Sánchez (la que ven arriba). La leí así: trabajaba a los 13 años como niño obrero haciendo negativos y cosas promocionales (vasos grabados sobre todo). El dueño del negocio tenía un chingu de revistas pornográficas y cuando teníamos que envolver cosas las deshojábamos y las usábamos como papel envoltura.

Yo veía las chichis de Marta Sánchez y envolvía un vaso. Luego sus pompas y otro vaso. Luego su aquellito y otro vaso. Yo dije "esta revista me la quedo" así que agarré otra Interviú y la de Marta me la guardé para mí. Ahhh Marta, where are you?

Esto lo cuento porque hace rato no tenía qué leer de regreso a mi casa y de la redacción agarré la Playboy de Daiana la morrita supuestamente violada por Kalimba. Trae buenos artículos. Ver pompas,  senos y uyuyuys en una revista ya me causa la misma emoción que ver un catálogo de Tupperware, pero una señora que estaba junto a mí se me quedó viendo con cara de "hijo del mal". Le dije:

- Señora, usted cree que soy un pervertido por leer esto en el metro pero he visto cosas peores que ésta

No me dijo nada y se bajó en la siguiente estación. B-b-b-b-b-bad to the bonee!!!!! ;D

7 comentarios:

  1. Memo, para solaz de tus lectores varones, ¿no puedes postear algunas fotos de Martha??? Se que las lectoras comprenderan ese instinto primitivo, además yo estaba enamorado de Martha y no pude ver esas fotos¡

    ResponderEliminar
  2. oye, a mí me gustan los catálogos de tuperwear... y los de Betterwear... no no no, los de cositas inútiles para la casa que te dan en el avión!!! Eso es adrenalina!

    ResponderEliminar
  3. Si yo viera una porno como un catálogo de Tupperware tendría orgasmos a cada cambio de página :P.

    ResponderEliminar
  4. Aww yo un día estaba leyendo "Embajadores de Vulgaria" en el metro y la señora de junto traía una cara de asco... D:

    Y a mí sí me ha tocado ver un señor en el metro viendo su revista porno. Ni la estab disfrutando por la vergüenza de ser visto. Mejor se la hubiese llevado a su casa.

    ResponderEliminar
  5. Ah, esa de Martha Sánchez estaba buenísima, yo la atesoré durante varios años.
    El primer libro pornográfico que leí fue El pequeño libro rojo de la escuela, donde te decían (entre otras cosas) que es el fellatio, el cunnilingus y como burlarte de tus profes.

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)