sábado, 21 de enero de 2012

Cruda


Me despierta el sonido de una excavadora al otro lado de la calle. Dormido en el sillón, las costillas me truenan como marimba.

Entro a la cocina que es un desastre: cartones de cerveza, botellas vacías, vidrios en el piso. Pongo café. Una lata de cerveza atrás de las persianas, residuos de orégano en la ventana, colillas de cigarro, trastes sucios. Una bolsa de basura que pesa como doscientas toneladas. Trato de levantarla y se rompe.

Me molesta la planta del pié. Recuerdo que me clavé un pedazo de botella. ¿Andaba descalzo?

Se oyen ronquidos: dos personas en mi cuarto, una en el estudio. Duermen como benditos. Anoche una chica se cayó de las escaleras y se dió un trancazo marca llorarás. Creo que tomé unas 5 o 6 cubas, dos vasos de vino y un número indeterminado de cervezas. Por mi casa desfilaron un amigo de España, una conductora de tele, un biker y su novia, bloggeros, cuates del trabajo. Preparé comida para todos y no quedaron más que cazuelas sucias.

Me regreso al sillón y hay una chamarra de cuero que no sé de quién es. Recuerdo que en la madrugada antes de quedarme dormido unos cuates se metieron a fajar a mi cuarto (eso creo, porque la chica salió de repente y se robó un papel de baño que usó para no sé qué cosa). Hubo un momento en que el aire enrarecido de tabaco y yerba se podía cortar con cuchillo. Abrí las ventanas que luego se me olvidó cerrar y amanecí con resfriado.

Tengo una cosa que una chica y yo llamamos "el automático": automáticamente haces cosas extrañas que no te acuerdas. Como poner una sábana en el sillón para dormir ¿cómo pensé en eso? También cerré la puerta con llave ¿pensé que me iban a asaltar?. Encuentro mi cartera arriba de la alacena y veo en el celular que marqué 7 veces al sitio de taxis, para mandar a mis cuates a sus casas ¿Siete veces?

Hay monedas por todos lados: ahí sí no tengo ni idea. Casi nunca pierdo la noción del tiempo pero ayer ni siquiera supe a qué hora se fueron todos. Me duele la garganta y la cabeza como si me fuera a estallar.

En las películas como Hangover nunca dicen que el anfitrión tiene que limpiar y recoger todo. Me da una flojera tremenda. Pero lo que sí es cierto es que ayer fue una noche divertidísima. Pongan fecha y pongo la casa.


8 comentarios:

  1. jejejejej eso es lo mejor que no te importa volver a limpiar la casa por una fiesta como esa. wiiiii fiestaaa!!!!

    ResponderEliminar
  2. ha yo quiero fiesta (El gorrón y unos cuates) LITERAL

    ResponderEliminar
  3. Cuando vaya al DF me cae q te voy a decir para que me inviteees! :D

    (Yo no quiero saber para qué era el papel)

    ResponderEliminar
  4. Asi hubiese sido en san luis, pero pues no veniste.....

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)