miércoles, 4 de enero de 2012

Esquivel en el espacio


Nota tomada de mi amigote Juan Alberto sin su permiso, pero como somos compas me la va a perdonar nomás porque le hice el horrible dibujo que acompañó el artículo ;D

¿Y usted qué ha hecho en la vida para estar aquí?, preguntó peyorativamente a Miles Davis una dama de alcurnia en elegante cena en la Casa Blanca. Se vivía la era Reagan y el trompetista, que por esas fechas vestía coloridas telas, presumía un pelaje a la afro y reflejaba en su semblante los años de abuso con las drogas, le respondió: “Bueno, he cambiado el rumbo de la música cuatro o cinco veces, ¿qué ha hecho usted además de ser blanca?”.

Compararlo con Davis resulta una necedad, pues Juan García Esquivel era educado en extremo, pero bien pudo haber lanzado un desplante similar a toda una generación de comunicadores y programadores que sólo han recurrido a frías semblanzas y, en muchos casos, el silencio absoluto para reseñar tanto la muerte como algunas de las resurrecciones del músico. ¿Cambió en algún momento Esquivel el rumbo de la música? Es tema de un interminable debate, pero lo cierto es que la ensalada sonora que preparó este ingeniero egresado del IPN no tiene comparación, y en ella impacta su nutrida educación musical, con la que consiguió formar un selecto pero muy macizo club de fans de varias generaciones.

Con su piano, arreglos, composiciones y personalidad, Esquivel arribó a las grandes ligas y se habló de su música cuando la música de cocktel era de consumo masivo. Su imaginación espacial lo llevó a dirigir a la Orquesta Sinfónica de Boston, recibir tres nominaciones consecutivas al Grammy a partir de 1958, musicalizar ocho cintas de Walt Disney y más de 200 programas de la televisión estadunidense, entre los que se hallan Kojac, Los Ángeles de Charlie, Columbo, Magnum, Los Picapiedra y Miami Vice.

En 1956, después de filmar con la escultural Gloria Ríos la hilarante y tierna Las locuras del rock and roll, Esquivel topó con la disyuntiva de musicalizar el desarrollo sustentable de un país en perpetuo desarrollo o convertirse en un cerebro en fuga apostando todo a las locas ideas que rebotaban en su cabeza. La voluntad mostrada por alguien que a los 14 años ya era pianista de la XEW y a los 17 dirigía su propia orquesta de más de veinte músicos, era en ese punto inquebrantable y su afán experimental, como el grabar en diferentes canales, lo llevó a contratarse con la RCA Víctor durante una década en la que realizó 11 fabulosos elepés.

Treinta años después de aquella explosión, Esquivel fue reconocido como “el padre del lounge”, una música para muchos bastante digerible “pero nada fácil de escribir”, según sus propias palabras. A Esqui suele recordársele además como el genio detrás de la música para Odisea Burbujas, pero en otros casos se suele ignorar su laureada trayectoria. Por eso a finales de siglo sólo un par de periodistas que laboraron en esta casa editorial se habían sumado a otros de Rolling Stone, Billboard, GQ, Ray Gun y Re Search que viajaron hasta su casa de Jiutepec, Morelos, para entrevistarlo. Por desgracia, y justo cuando los discos de Esquivel se reeditaban en disco compacto y surgían tributos a escala mundial como el mejor exponente del age music, el pianista sufrió una caída que lo confinó a una media parálisis y un posterior derrame cerebral que acabó con sus sueños de viajar a Londres para grabar “La marcha nupcial” de Mendelsson. Eso fue en enero del 2002.

Lo mejor de todo es que su música sigue aquí, a merced de quien quiera vivir la experiencia, siempre refrescante y un paso adelante por donde quiera que se le escuche.

3 comentarios:

  1. Uhh, esa película era la neta, la pasaban cada rato en las matinés del Tío Gamboín.

    ResponderEliminar
  2. Yo tenía el disco de Burbujas y era la onda :D

    ResponderEliminar
  3. Yo tengo entendido que fue él quien compuso el tema que aparece como el intro de Sex & The City. Si esa fue tan sólo una pequeña muestra de su talento, entonces Esquivel! era un dios entre mortales que ahora volvió pa' su tierra.

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)