domingo, 1 de enero de 2012

Hijo de mi poeta madre


Ayer en la cena de año nuevo dieron las doce campanadas, mi mamá nos hizo comer las uvas como si de lunetas se tratara, nos abrazamos y alguien de mi familia dijo la frase fatídica:

- A ver ¿quién va a decir unas palabras?

Horror. Aquí hay de dos sopas:

a) Que un osado -generalmente un tío- agarre su vaso, lo sostenga al aire y como quien ve una telaraña en el techo diga "yo brindo porque pasemos muchos años así, en familia, con alegría porque..." (aquí entra un soliloquio de 10 minutos)

b) La otra opción es que todos nos quedemos viendo unos a otros sin hablar -como pasó anoche. Mi hermana dijo "que hable Memo, que hable Memo", yo sostuve la mirada a cada uno de ellos y dije:

- Déjense de tonterías

Todos gritaron "¡Saluuuud!" y nos pusimos a jugar con el Kinect. True story.

***

Envidio a la gente que tiene facilidad para decir cosas no cursis pero amenas. Hubiera estado bien, digamos, que alguien dijera "Pos este año estuvo a toda madre ¿o no? Vámonos riquis con el siguiente" seguido de un tropezón con el plato del spaguetti. Eso es un buen brindis.

También envidio a los poetas que dicen cosas bonitas y que nadie entiende pero que suenan a todo dar. Los únicos poemas que yo me sé datan de mi infancia, de un libro viejo que tenía mi mamá con textos como "El brindis del bohemio", "Mi chacha Micaila" o "Porqué me alejé del vicio" (poema que no hizo efecto en mí, por lo visto) y que nos hacía aprender como si fuera el Padre Nuestro. Así que prometo que el próximo año nuevo, cuando alguien me pida hablar diré:

- No es por hacerles desaigre, es que ya no soy del vicio. Astedes mi lo perdonen, pero es qui hace más de cinco años que no tomo copas, onqui ande con los amigos…

Hermoso. O tal vez:

- Brindo por la mujer, pero por una, por la que me brindó sus embelesos y me envolvió en sus besos; por la mujer que me arrulló en la cuna...

Seguro le arranco lágrimas a mi cabecita de algodón ;D

6 comentarios:

  1. ¡Oh, el Brindis del Bohemio!

    A mí también me hicieron aprendérmelo

    Otro que memoricé es el "México, creo en tí" pero creo que ese es pa' otra ocasión ;)

    ResponderEliminar
  2. Cada día me sorprendes más, definitivamente el bloggero no es como se pinta. :P

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Es verdad que yo a veces soy medio cursi, y durante los abrazos recité una frase de la poetisa Edith Lovejoy Pierce:

    "Abriremos el libro. Sus páginas en blanco . Pondremos nosotros mismos las palabras. El título del libro es Oportunidad, y el primer capítulo es el El Día de Año Nuevo".

    Después de eso, vino el cantar de los grillos y unos guamazos para mi carnal que se empezó a reír de mí. Pero tú me ganas con eso de las frases :D

    ResponderEliminar
  5. Chale, una vez en una reunión del día de la secretaria, levanté la mano para pedir más pastel y pensaron que quería decir unas palabras: lo hice tan bien que una secre viejita terminó llorando. Desde aquello siempre quieren que hable en las celebraciones de la chamba, y pues yo me debo a mi público.

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)