lunes, 16 de enero de 2012

Séquito 1

Durante un episodio casi desconocido de mi vida, me dedicaba a hacer reportajes de caza y pesca deportiva. Empecé haciendo crónicas de lugares más o menos conocidos hasta que en las ferias se nos acercaban personas muy raras:

- ¿Ustedes (mi socio y yo) son los de la revista esa de cacería? -léase con tono del norti'
- Si señor
- Pues el presidente municipal de Tecolomitla quiere que vayan a visitar su rancho


Y ahí íbamos. Nos acercábamos a alguna ciudad más o menos conocida y luego los guaruras pasaban por nosotros para llevarnos al rancho, que estaba en la punta del cerro. Lejísimos.

Nos recibía el presidente municipal:

- Bienvenidos a mi humilde rancho

Característica número uno de político de baja monta: humildad falsa

Las casas eran impresionantes, llenas de cosas carísimas pero de mal gusto: esculturas de mujeres encueroles sosteniendo cristales, cuernos de venado como candelabros. Todo naco. Nos arreglábamos y nos íbamos a visitar su rancho en el que el político nos demostraría sus habilidades inexistentes. Casi siempre se hacían acompañar de su séquito de lambiscones, gente que estaba ahí nomás de pegoste. El tipo le tiraba a las codornices y no le daba a ninguna. Una persona del séquito me decía:

- Es que el sol estaba muy de frente

Seguíamos todo el día en la caminata y cuando al patrón le daba calor, le acercaban su gatorade. Cuando no veíamos animales, alguno se ofrecía a caminar bajo el sol para ver "si hay presas más adelante, señor".

Lo peor era cuando el político llegaba a atinarle a alguna codorniz. Los peones gritaban como si hubiera ganado las elecciones "¡Viva el patrón!", "¡Qué puntería!, "¡Que la señora nos las prepare en escabeche!"

Era como estar en la película de la Ley de Herodes, me cae.

3 comentarios:

  1. u_u Y las únicas víctimas fueron las codornices.

    ResponderEliminar
  2. u_u hace tiempo leí un comentario horriblemente verdadero...
    el pueblo tiene al gobernante que merece...
    porque... se supone que lo elegimos... lo mantenemos... lo educamos...
    y así como ese son la mayoria...

    ResponderEliminar
  3. Ahora imagínate cuando se trata de ir a cazar venados... todos caminando durante 14 horas para llevar al venado a donde está el político sentadito con su 30-06 esperando para atinarle al venado que pasa caminando o de plano se para...

    Lástima

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)