lunes, 27 de febrero de 2012

El niño de mamá

Soy el niño de mi mamá. Sí, ya estoy más peludo que una vaca vieja, me pongo unas borracheras descomunales y tengo más trabajo que un chino maquilador. Pero sigo siendo un chamaco para mi mamá. Un chamaco baboso y mocudo, para ser más exactos.

Hace unos días llevé a mi mamá a Cuautla, Morelos. Fuimos en mi auto, en carretera, yo pagando todo -por supuesto, no voy a dejar que mi cabecita de algodón pague nada. Aún mostrando tal grado de independencia me reclamaba:

- No manejes tan rápido
- Te traje un suéter, póntelo <--- OJO: no lo sugiere, lo ordena, como buena mamá
- Ten, te hice una torta de jamón con crema, como te gustan

Yo le dije "Mamá, hace años que no como tortas de jamón con crema" "¡Pero te encantan!" dice ella. No mamá, me dan agruras, pensaba yo. Pero mi mamá sabe lo que me gusta y lo que no porque ella... ella ¡ELLA ME CRIÓ!

Por lo tanto sabe mejor que yo lo que me conviene.

Ayer fui a una fiesta con una prima. Vi personas a las que no había visto en, por lo menos, 15 años. Llegué tarde porque tenía trabajo, mi mamá ya estaba ahí. La anfitriona me preguntó que si quería comer.

- No gracias, es que hace ra...
- No quiere comer porque estuvo malo de la panza hace días, así que nada de grasas -interrumpió mi sacrosanta a bocajarro

La anfitriona dijo:
- Pues si no quiere pozole de cerdo, hay de pollo
- Ándale, dale de pollo -dijo mi mamá
- Pero pero pero, no quiero -tartamudeaba yo
- Sí, de pollito, pero poquito
- ¡Que no!

Antes, era un momento bochornoso. Pero ahora lo tomo con filosofía y acepto que mi mamá nunca va a cambiar, aunque yo tenga 60 años. Siempre seré su chamaco ;D

5 comentarios:

  1. eso es lo bello de las madres, disfruta de tu sacrosanta madre...por que madre solo hay una.

    ResponderEliminar
  2. te llevo un sueter a cuautla??? memo no moriste de calor?? ay tu mami no la conozco y ya me cae bien

    ResponderEliminar
  3. Me llevó suéter "porque en la carretera hace frío" pffft

    ResponderEliminar
  4. Lo sé, Mamá de Memo, no comprendo porqué estos chamacos rebeldes se niegan a recibir nuestros mimos ¡si lo hacemos porque los queremos! A veces son tan ingratos... ¡Así que mejor cállate y dejate apapachar por tu jefecita santa, que ella es de las mías!

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)