lunes, 13 de febrero de 2012

Teléfonos públicos



Una de las escenas que ya no se ven en la Ciudad de México es ver una fila de personas tratando de hablar en los teléfonos públicos. Eso era muy común antes: tres, cuatro o hasta ocho personas esperando a que el individuo que ocupaba el teléfono acabara. Se veía a la gente impaciente gritando cosas como:

- ¡Ya acabaa!
- ¡Órale buey, que necesito hablar!
o la disparatada frase de
- ¡El teléfono se hizo para acortar distancias, no para alargar conversaciones!

Frase que además de larga es ridícula y que causaba, en el que estaba hablando, el efecto conocido como "pffffft"

Antes encontrar un teléfono en buen estado era un sufrir: había vándalos que gustaban de llevarse las bocinas y otros que gustaban de pegar un chicle en la parte superior para que se le pegara en la oreja al siguiente. Eran otros tiempos.

Ahora los únicos que ocupan el teléfono público que está en la esquina de mi casa son el vendedor de elotes (que cada vez que paso dice cosas como "cómo estás mi reina, ajá, si, ajá, yo también te quiero, ajá, sí, espera, me piden unos esquites, ajá") y la chavita de los tamales que habla como loca con sus amigas, agitando los brazos y a veces haciendo señas que podrían significar que está haciendo un telar o que se quiere fajar a alguien. O que se la fajaron, no lo sé.

Y es una verdadera lástima porque hablar de un teléfono público sale baratísimo (oigan, 3 pesos por 99 minutos, ni en mi casa). El inconveniente es que cuando yo hablo digo tan poco que no me gastaría ni 10 centavos. Otro inconveniente es que nomás le hablo a mi mamá y pa' que me regañe de que como tacos de tripa, mejor que me hable ella.

3 comentarios:

  1. Jajajajajajajajajajaja lo ultimo me mato jajajajajajaja.

    ResponderEliminar
  2. Y antes era gratis! Afuera de la casa de una de mis tías había uno que justo daba a la cocina y se enteraban de cada cosa jajaja.

    Cierto, ya muy pocas personas lo usan, yo solo lo hago cuando se me olvida lo que me pidieron y porque casi nunca tengo saldo :P

    ResponderEliminar
  3. En la escuela hay más de 20 teléfonos públicos y de monedas!! Odio lo de la tarjeta :)

    Y sí, Memo no habla nada por teléfono, lo comprobé el día de su cumpleaños ¬¬

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)