domingo, 25 de marzo de 2012

Peligro: chilangos (II)

Uno de mis peores recuerdos de la niñez es cuando mi papá nos llevó a pasear a mi hermana y a mí a Puebla. Íbamos en un vocho cuando nos detuvo una patrulla de allá. No sé qué pasó, pero fuimos a dar a la delegación. Yo ya veía a mi papá como un presidiario con su uniforme de rayas cuando salió todo apesadumbrado. Mi mamá le preguntó:

- ¿Que pasó?
- Que por las placas
- ¿Qué tienen?
- Ya ves, que por ser del DF

En ese momento entendí la frase "Haz patria y mata un chilango" ¡Auuuuuu!

Algunas veces que andaba de viaje por otros estados y tenía que tomar taxi, casi puedo jurar que veía la cara del taxista sonriendo y frotándose las manos diciendo "yajajai, un chilango, ora sí me lo chungo". Yo me subo y hago un acento indistingible, que no es de chilango, ni es del norte, ni es del bajío. Es mi acento neutro :P

- ¿Que pasó joven?
- Pos acá, vengo al jale
- ¿Al jale? ¿pos de dónde es usted?
- Yaaaa papá, pos ya ve nomás acá de ______ (inserte un Estado imaginario)
- ¡Ahhh mi familia es de allá!

Aquí empiezo a inventar historias: a veces voy a reparar compus, a veces voy a visitar a mi familia, a veces nomás ando de paseo. Todo con tal de que no se den cuenta que soy chilango.

Sí, es triste. Las únicas veces que me he sentido bien de decir que soy del DF fue cuando andaba en EU y llegando a los restaurantes hasta los meseros me daban comida de más. Y cuando fui a Cancún, que es una sucursal gringa, la gente hasta te saluda con gusto, oiga.

El sentimiento "me da güegüencha ser chilango" me pasa hasta en los restaurantes, en las centrales camioneras y sobre todo en las tiendas: tengo esa sensación de que me van a cobrar de más. No es un sentimiento bonito ni salido de la nada: otra vez andaba en Aguascalientes y me poncharon una llanta. Mi anfitrión me dijo:

- Híjole, le metieron un navajazo a tu llanta
- :( ¿Por qué sería?
- Por chilango ¿por qué otra cosa?

No me hagan feo, soy chilango pero decente :P

10 comentarios:

  1. Ahora entiendo cuando mi papà me decia cuando saliamos de vacaciones que no dijera que era del DF :( si no todos somos iguales!!!

    ResponderEliminar
  2. Pues una vez nos trataron horrible en un restaurante en la playa y ni somos del D.F. Mis tíos de Guanajuato y mi familia y yo del Estado de México y para los meseros eramos chilangos, mis tíos se quejaron del servicio y hasta salió la dueña a gritarnos "HAZ PATRIA, MATA A UN CHILANGO" cuchillo en mano

    ResponderEliminar
  3. ¿pues en qué parte de Aguas andabas? Aquí no somos así, estamos acostumbrados a la gente no hidrocálida

    ResponderEliminar
  4. A mí no me da pena ir con placas del DF, me gusta decir que soy del df (aunque vivo en el estado y me muevo hacia allá) ¡ORGULLO DEFEÑO!

    ResponderEliminar
  5. A nosotros nos paso en Oaxaca que nos quitaron las placas y en Guadalajara nos gritaron -tenían q ser chilangos-.

    ResponderEliminar
  6. A nosotros nos paso en Oaxaca que nos quitaron las placas y en Guadalajara nos gritaron -tenían q ser chilangos-.

    ResponderEliminar
  7. De esos absurdos regionalismos. Lo peor es que se la quitan con el "es que allá tienen de todo", yo me pregunto ¿Y eso qué.
    Yo siempre digo que soy del DF porque con orgullo soy de acá. Y hasta ahora no ha pasado de un par de malas caras.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  8. x.X yo soy del D.F y vivo en Oaxaca y también oculto mi origen por las mismas razones u.u

    ResponderEliminar
  9. Qué feo, señores, somos chilangos pero bonitos #quégay #aysíajá

    ResponderEliminar
  10. Mi esposito por el trabajo tiene que viajar mucho por el país y sufre de todo: cobros de más, malas caras y una vez hasta se lo llevaron a los separos, no más por su cara de chilango :(

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)