sábado, 28 de abril de 2012

El difícil arte de escribir novelas

En Cuetzalan


Hace poco más de un año mi querida Ave Barrera llegó a mi casa diciendo:

- Mira, te voy a contar sobre la novela en la que estoy trabajando desde hace un tiempo, a ver qué opinas
- Bueno, pero te aguantas lo que te diga sobre ella ¿va? -le dije
- Sale

Y leyó y leyó y me contaba sus arcos argumentales y yo levantaba una ceja y levantaba otra. Y mientras tomábamos vino le dije "pues esto suena medio ilógico" o "pues eso deberías de explotarlo más". Creo que esa vez se molestó conmigo.

En el último año, la ví escribir y me contaba que se paraba a darle a la tecla a las 5 de la mañana. Yo me convertí en una especie de mecenas de alcohol porque hubo días que me decía:

- Estoy embotada con la escritura
- Ahhhh pues mira, te traje un wisquito para que te desatarugues

Tomábamos wiski y al otro día le daba de nuevo.

Escribir un libro se me hace un proceso casi mágico. Escribir un artículo de revista es juego de niños en comparación de hacer una novela: en las revistas tienes que expresar de manera concisa un tema en 10 mil o 12 mil caracteres. Pero un libro es más parecido a jugar ajedrez: tienes que pensar 10 o 15 jugadas por adelantado (o en este caso, 50, 60 o 100 páginas adelantadas) para que el argumento que estás planteando no se te caiga, se mantenga o vaya creciendo en expectativa.

Nunca había visto de cerca el trabajo de un escritor. Es arduo y difícil. A veces me llamaba por teléfono preguntándome "oye ¿y tú crees que el arte es elitista?" Yo contestaba lo mejor que podía. Otras veces me decía "oye ¿y en qué año se quitaron los nuevos pesos en México?", yo hacía memoria y le contestaba. Ahora sé porqué me preguntaba esas cosas raras.

Después de un año, de muchas botellas de vino, vodka, cerveza, wisky, de que Ave llegaba de sorpresa a mi casa diciendo "a ver qué tienes en tu refri", de comidas en muchos lugares en donde me platicaba más o menos lo que iba escribiendo (que eran más bien soliloquios porque yo no entendía nada), por fin el viernes pasado me hizo el honor (en serio, un honor) de entregarme el primer manuscrito engargolado con la versión completa de su historia.

La leí una página tras otra y quiero decir públicamente que es una novela maravillosa, llena de giros, investigación, buena trama y frases memorables. Felicitaciones a la novelista.

Ya ven, para que luego no digan que invitarle alcohol a una dama no sirve de nada jojojojo.

7 comentarios:

  1. Cuando en otras ocasiones mencionabas el nombre de la chica, yo creía que era una autora de cómics :)

    ResponderEliminar
  2. Chinche Memo, si Ave se llega a convertir en una escritora alcohólica, jamás te lo voy a perdonar.

    Seh, escribir una novela es como intentar recitar la tabla periódica de los elementos con detalle cuando recién te has tomado tres shots de absenta XD

    Saludos y espero que ya te hayas aliviado.

    ResponderEliminar
  3. ¡Felicidades a Ave!

    Pd. Inviten a la celebración. :b

    ResponderEliminar
  4. Pues muchas felicidades a Ave y a ti que has tenido el honor de leer su escrito.

    ResponderEliminar
  5. Genial!! Bueno, nunca me he disparado por hacer un escrito que le tire a novela, siempre han sido tipo cuentos. A parte no puedo tomar alcohol o me muero D:

    ResponderEliminar
  6. Oye pos como se va a titular pa'comprarla luego luego pos.n...¿o qué no?

    ResponderEliminar
  7. Escribir una novela es difícil, pero escribir un cuento (un buen cuento) es mucho más difícil, dicen los que saben. Y yo estoy empezando a creer que es verdad.
    Anyway, ¡felicidades!

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)