viernes, 6 de julio de 2012

Anécdotas adolescentes

Tomada del blog http://ellasenlacalle.blogspot.mx/


- ¡Vamos a ver pirujas!
- Yaaaa, no mames -dije yo- para ver las piernas de un machín mejor me pongo shorts

En el coche íbamos Joaquín, Jorge y yo. Yo era un adolescente con la hormona alborotada, y era una de esas primeras salidas que haces "de grande": los papás de Joaquín le soltaron el auto y como él ya tenía 17 años (¡huy qué grande!) salimos a dar una vuelta. Cosas de adolescente de los 90: al Mc Donalds, a la plaza y cuando se hizo de noche Joaquín dio el grito de guerra hormonal:

- ¡Vamos a ver pirujas!

Y yo le dije yaaa, no mames bla bla bla. Total que lo pusimos a votación: Jorge dijo que sí y como éramos dos contra uno, enfilamos a la calle de las muchachas: Sullivan, cerca del Monumento a la Madre, en el centro de la Ciudad de México. En ese entonces había dos lugares para la prostitución: Sullivan y la Merced, pero allá es peligroso y deprimente.

Cuando llegamos la fila de autos era como si hubiera obras del metro: larguísima, llena de autos con hombres calenturientos. Nos formamos y las muchachas se nos acercaban:

- Aquí papi, vengan acá
- Pregúntales cuánto cobran, pregúntales, ándale jijijiji -me dijo Joaquín
- No mames
- Esa es hombre -dijo Jorge
- Todas son hombres, pendejo
- No todas: mira, esa está bonita

Total que como adolescentes mensos, preguntamos cuánto cobraban. Ni me acuerdo de la cantidad. Estuvimos viéndolas un rato y luego los autos de atrás nos pitaban para que nos moviéramos. No sé qué gusto insano mueve a los hombres a ir a ver a las prostitutas: morbo, calentura o fantasías sexuales. A lo mejor una combinación de todo. Pero en mi precaria adolescencia no teníamos dinero para contratar alguna porque todo se nos fue en hamburguesas y papas fritas.

Cabe mencionar que nunca he contratado el servicio de alguna: si no soporto que me toquen mis amigos menos que me toque una desconocida.
...
...
Hmmmm. Pero ahora que me acuerdo una vez tuve un encuentro cercano con unas. Pero eso lo cuento mañana.

5 comentarios:

  1. Ese memo, maestro del Cliffhanger.

    ResponderEliminar
  2. cuando yo estaba en la prepa en el grupito que nos juntabamos teniamos una amiga que tenia un montón de amigos gays, y uno de ellos se prostituia, una vez que salimos de antro tubimos que pasar por el lugar donde se ponen aquí, ibamos en el coche de una amiga y la que lo conocia, le grita "¡jota!" el chico en tacones medias de red y mini vestido entallado voltea la ve y le dice "mira lo que me puseeee!!" y ni tardo ni peresoso se baja el escote hasta el ombligo y dejó al aire tremendas bubis operadas... aun no me recupero y fue hace 10 años :S jajajajajajaa!!

    ResponderEliminar
  3. El otro dia mi novio me llevo a ver vestidas, y que cosas... que cosas... me acuerdo y me persigno jajajjaja

    ResponderEliminar
  4. Exacto el impulso k t da ver prostitutas es de joven

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)