martes, 21 de agosto de 2012

Caos

Una de las características del mexicano es que esperamos que de un momento a otro todo se salga de control y empiece el caos. Vivimos en un equilibrio tan débil que sabemos que de un momento a otro todo se puede amolar.

Empieza a llover como estos días y no falta el que diga:

- ¡Ay virgencita chula, se va a inundar la calzada de Tlalpan!
o
- ¡Ya empezó a llover, el metro se va a parar y voy a hacer 3 horas a mi casa!

Y dicho y hecho, las coladeras vomitan basura y las calles se convierten en un río que lleva consigo envolturas de Gansito, cacotas y bolsas de supermercado. El metro se para, los coches no avanzan y los más audaces prefieren ponerse una bolsa de plástico en la cabeza para caminar bajo la lluvia.

Nota mental: Hay quien bajo la lluvia camina como si no cayeran 14 mil litros de agua a su alrededor y hay quien corre como maratonista ¿quién se moja menos?

Total que el caos vive en los mexicanos. En el DF vivimos con el Jesús en la boca todo el tiempo, porque entre marchas y plantones siempre pensamos en rutas alternas para regresar a casa. Pero ni así acaba el caos: llegas a tu casa y no hay luz, o hubo un corto circuito que fundió todos tus aparatos. Es el horror.

Hace unos posts hablaba de los juegos de espías: cuando sabes que hay recorte en tu empresa. En mi trabajo no hay recorte -por si se lo preguntaban- pero sí hay reubicación de puestos: al diseñador lo ponen a editar fotos, al editor a corregir textos y al fotógrafo a editar artículos.

Tan sencillo es que alguien agarre las riendas y diga: "oiga, si sabemos que va a llover, pongo a más gente a limpiar coladeras" o mejor aún "hago una campaña para que la gente no tire basura". También aplica la de "pues el forógrafo a tomar fotos, el diseñador a diseñar y el editor a editar". Pero no, lo sabroso es el caos.

Así es México :P

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. En resumen, los mexicanos nacemos con la Ley de Murphy grabada en el subconsciente.

    Yo sí soy de las que caminan bajo el aguacero como si nada, y lo único que lamento es no cargar el shampoo jajaja A veces corro como loquita gritando "¡Seeeh, vientos Tlaloc! ¡Más, dame más!" sólo para reírme viendo a la gente poner cara de WTF?

    ResponderEliminar
  3. fue a propósito lo de no escribir bien "fotógrafos" y que hayas escrito "forógrafos" o yo estoy mal?

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)