lunes, 17 de septiembre de 2012

Desfiles


La bonita tradición del Desfile del 16 de Septiembre, comienza con el papá de la casa diciendo un día antes:

- Hijos, mañana vamos a ir al desfile
- ¡Nooooooooo! -aquí los hijos se retuercen como caracoles en sal
- ¿Cómo de que no? ¡Para que vean a los soldados!
- ¡Nooooooooooooo! -aquí los hijos se azotan contra el suelo
- Qué no, ni qué no: a ver vieja -dirigiéndose a su esposa- para mañana te preparas unos buenos sánwiches de queso de puerco y cómprate unos refresquitos para irnos desde las 7 y agarrar buen lugar
- ¡Nooooooooooooo! -la esposa se arrastra como gusano

La familia llega a Paseo de la Reforma, más a fuerza que por gusto. Se acomodan en su lugar y ven desfilar a miles de soldados que van vestidos con toda elegancia: las diferentes compañías, los paracaidistas, los que van de camuflaje, los que van pintados, los soldados rasos. Todos demuestran el poderío de las fuerzas armadas. Van muy formales y uno se queda con la boca abierta viendo cómo el Ejército de México, si no es el mejor del mundo, por lo menos parece.

Yo me imagino a los soldados rogando por un agua de horchata con hielos o una cervecita.

Luego van los tanques y vehículos blindados. Seguramente adentro de ellos van los soldados comiendo tacos de canasta y tomando cocacolas. O tal vez no, a lo mejor van haciendo estrategias perfectamente calculadas:

- Sargento, ya casi llegamos a la calle 20 de Noviembre
- Dé órdenes de girar a la derecha apenas lleguemos al punto indicado
- Sí, señor
- Para que no se confunda, es donde está una tienda de ropa "Melody"
- Sí, señor

O sea que el desfile es la oportunidad perfecta para que los papás finjan que les interesa ver desfilar soldados, los hijos finjan que van muy a gusto, la mamá finja que hizo los sánwiches con amor y los soldados finjan que van muy concentrados aunque en realidad quieren regresar a sus cuarteles. En vista de ello, propongo que a partir del siguiente año no haya desfile: mejor que pongan las retransmisiones de los desfiles pasados en unas pantallas gigantes. Así todos nos ahorramos la desmañanada.

4 comentarios:

  1. Desgraciadamente Memo, todos esperamos un año entero para ver desfilar a las tropas de nuestras fuerzas armadas, profesionales del arte de la guerra que no están anhelando por una agüita de horchata, sino estar frente al enemigo narco para agujerearle el trasero a balazos

    ResponderEliminar
  2. yo opino que Jesus tiene razon, tengo un amigo que es subteniente... probablemente ya subio a teniente porque se estaba preparando para las pruebas. La cosa es que me impreciona realmente el compromizo y amor que le tiene a su trabajo... esta orgulloso de ser parte del Ejercito Mexicano y en serio quiere estar en acción todo el tiempo, de hecho aveces se molesta un poco cuando tienen algun tipo de redada y se van sin el, dice que probablemente es el "cocowash" que les hacen (y luego solo se rie a carcajadas, en realidad no se si bromea). Mi mamá le dice que no le gusta ver a los soldados, y el le asegura que estan para protegernos y que no tenga miedo, despues vemos alguna pelicula en la casa comiendo CornPops con leche y mi mamá hace puchero diciendo que es un niño (es incluso mas joven que yo tendra unos 25 años), "mijo eres un niño pa andar en esoooo!!" chilla mi mamá y mi amigo solo se sonrie.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)