viernes, 28 de septiembre de 2012

Pelos en la sopa

Estaba yo comiéndome unas flautas cerca de la oficina con un amigo. Dábale yo con gusto a la lechuga cuando en medio de la crema, queso cotija y salsa amartajada me salió... un cabello:

- ¡¡¡AHHHH!!! te salió un pelo en los tacos -dijo él
- Ñeh -dije yo, y se lo quité. Seguí comiendo.

Los cabellos en la comida causan diferentes reacciones en la gente. El 99% de las mujeres casi se vomita al ver alguno, avientan el plato y dejan de comer aunque se mueran de hambre. En los hombres no estoy muy seguro: la mayoría de mis cuates quitan los cabellos sin problema aunque algunos dejan de comer al instante.

Si se trata de asquerosidades está peor, no sé, que agarren dinero y luego piquen la fruta en la mano microbiana. O que se rasquen la oreja y sigan sirviendo tacos de suadero.

Ahora me dirán "¡pero es que qué tal que era un pelo público, púbico!" Bueeeno. Hay más probabilidad de que se te caiga un pelo de la cabeza que vaya a dar a tu chile en nogada que salga un pelo del pubis y vaya a dar a tu plato, tampoco exageren.

Las mismas personas que se quejan de que les salió un pelo en la sopa son las mismas que sin problema se comen un taco de chicharrón prensado lleno de pelos de marrano. Ahí nomás.

9 comentarios:

  1. Hola Guillermo, tengo 2 años leyendo Idos de la Mente, me fascina! me siento identificado contigo la mayoría de las veces, jaja, aunque nunca me había atrevido a comentar tus posts. Esta ocasión fue la definitiva, ya que creo que tienes toda la razón, bueno, en lo personal, tampoco me da asco encontrar pelos en la comida, simplemente los aparto y sigo comiendo, después de todo, el cabello en cuestión podría incluso ser propio! No lo crees? Bueno, era todo lo que tenía que decir, me siento realizado al comentar tu entrada, jajaja!
    Saludos desde Querétaro.

    ResponderEliminar
  2. Asiii me paso una vez en mi epoca de estudihambre (uni). Compré una orden de tacos a vapor en la calle y para el segundo taco, donde lo abro para ponerle el repollo y la salsita, que veo un cabello. Dije equiiiis, lo saqué sin que nadie me viera y seguí comiendo. Ya en el cuarto taco, que vuelvo a ver otro :/ pues lo volví y sacar y seguí comiendo, "pues ya qué, ya gasté". Eso si, jamaaas volví a comprar ahi. Pero no me enfermé ni nada de eso :D
    Ahora que soy grande (jajaja) si me vuelve a pasar eso, claro que me vomito! D:
    Saludos Memo, soy tu fan desde 15 a 20 jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿O sea que no soy el único no asqueroso? Jajaja :D

      Eliminar
  3. memo hehe hay viene el troll de siempre, pero si deberías tenerle asco al cabello en la comida es mas deberia darte mas asco que el dinero, como el dinero no es organico las bacterias ahi no sobreviven taan facil, pero el cabello es organico... y luego imagina por todos los lugares que paso la persona dueña del cabello, imagina que le cayo una gotita de saliva de cuando alguien escupio, que se le paro una mosca con sus patas sucias de excremento de perro y que dejo sus virus y bacterias en ese cabello, aparte el ambiente pues tiene deporsi muchisimas bacterias :p hehe pero eso si si no te hace daño pues puede ser que ya tengas resistencia a las bacterias, pero eso si de que el cabello sea mas limpio que las monedas... pues como que no :S

    ResponderEliminar
  4. En un famoso restaurant de mi ciudad, en unos chiles en escabeche que tenían en la mensa, una figura extraña se asomaba de entre las zanahorias y jalapeños que habían en el platito...

    Era un vello pubico con todo y ese pequeño pedazo de piel en la raiz...que si fué asqueroso?...

    Juzgue usted mismo

    ResponderEliminar
  5. Los cabellos largos aprovechenlos porque se pueden usar como hilo dental :P

    ResponderEliminar
  6. Ash yo si me he comido cosas con pelos un pan, una sopa, un guisado, en fin, mi limite de asquerosidad es demasiado amplio.

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)