viernes, 5 de octubre de 2012

Buen escribir

Hay dos maneras para agarrarse a golpes con alguien:

1) Averigüen el equipo de futbol favorito/ partido político/ religión de la persona que quieran ofender. Luego digan que quienes siguen a ese equipo/partido/deidad son pendejos. Acto seguido les dirán "¿pendejo yo? ¡pendejo tu abuelo!" seguido de un derechazo a la quijada. Esquiven el golpe.

2) La segunda es más sofisticada, pero igual de efectiva. Pónganse a discutir si presidente se escribe con mayúscula o minúscula, si ciudad de México se escribe "Ciudad" o "ciudad" o si hay que acentuar la palabra "sólo" cuando hablas de sólamente. "Sólo le escribo al Presidente desde la Ciudad de México": si su interlocutor es lo suficientemente clavado les dirá "¿Ciudad de México? ¡Tu abuela!" seguido de una patada en los huevitos.

***
Tratándose de ortografía, hay dos posturas:

1) Una que es ceñirse estrictamente a lo que dice la Rae porque la Rae ¡es la RAE! Claro que si lo hacemos diríamos "Vídeo" o "Fútbol"... u "Ordenador". Bajo esta óptica no tienen razón de ser las Academias ni los manuales de estilo, porque la Rae es la que manda. Y para dudas, ahí está su complemento que es el Panhispánico de dudas.

2) La otra es la que dice que el estilo es una convención. Que si todos en una revista se ponen de acuerdo para acentuar "sólo", pues se pone. Que si todos en un periódico se ponen de acuerdo para escribir "papa" en vez de "Papa" (aunque se confunda con el tubérculo), se pone. El estilo sería tan personal como llevar el pelo largo o corto.

Claro que hay casos extremos como el de dos amigas que conozco, que se pelearon por la "n" de la palabra "transporte". Una decía que sí llevaba, la otra que no... y llevan 20 años sin hablarse. True Story, eran las mejores amigas y las separó una "n" U_u

Así que el consejo más sabio que les puedo dar es: si los académicos llevan años discutiendo sobre el tema del estilo... es que no se han puesto de acuerdo ni ellos; y menos nos vamos a poner de acuerdo nosotros, pobres mortales redactores. Yo -personalmente- me rijo con el manual de estilo de El País, pero hay muchísimos más. Ahora que si alguien quiere discutir mi postura, arránquense con los golpes que pa' todos tengo ;D


2 comentarios:

  1. Hola Memo:
    Como ya dije, "en denantes" llevo viviendo mucho tiempo en Canadá, y se me han ido olvidando unas reglas del español, principalmente las de ortografía.

    Hace unos años tuve "el gusto" de conocer a un mexicano graduado en periodismo, y un día en medio de una conversación, tuve la desventura de preguntarle, que dónde estaba él, en el momento del "desaguisado".

    Bueno el chaval me acuso de inventar palabras, me dijo que la palabra, "desaguisado" no existía en el diccionario, que el había estudiado períodismo bla, bla bla, y como yo vivía en el extranjero ya ni sabía hablar en español.
    ¡Órale, órale¡

    La amistad que iba tan bien allí terminó. Él no dio su brazo a torcer, y a partir de ese desaguisado, me sacaba la vuelta cuando me veía.
    Minervita
    Alberta, Canadá.

    ResponderEliminar
  2. Hola Minervita!

    Jajajajaja los periodistas son los verdugos del idioma. Creen saber todo y al final ponen la ortografía que el jefe quiere. De verdad: en Milenio se usa "estadunidense" por "estadounidense" porque el jefe así lo manda. Sin razón alguna ;D

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)