jueves, 18 de octubre de 2012

La siestecita de la tarde

Nada bueno sale de la hora después de comer.

Está uno viendo el reloj con las tripas gruñendo. Apenas da la hora de la comida, sales disparado a la fonda más cercana a echarte tu consomé de pollo, arroz (algunos infames lo piden con huevo), guisadito, postre y café "para no dormirme" ¿Cómo fregados no nos va a dar sueño después de semejante comilona? Regresa uno al trabajo presumiendo cómo comimos como náufragos y luego a la silla. Te acomodas y...

Tu cuerpo se amodorra como boa que trata de digerir un caballo. Pones la mirada al vacío (o a la pantalla de tu compu) sin poder enfocar nada y comienzan los bostezos. Ahhjmmmm ¡Ahhhjmmmm!

Nada bueno sale de la hora después de comer, ya dije. No hay productividad, no puedes sacar pendientes. Hora perdida.

Los ancestros sabían eso e inventaron la siestecita de la tarde: en esos tiempos uno podía ir a su casa a comer, echarse en el sillón y dormir veinte minutos en lo que el estómago y tripas hacen su trabajo. Luego regresabas al trabajo y como nuevo.

En el trabajo me dan dos horas para comer. Bendito sea Jebús. No sé qué hagan los otros, pero yo me voy a comer, camino 10 minutos a un lugar secreto -digo, es la UNAM, hay mil lugarcitos apartados- me echo en el pasto y a dormir. Ahhh, qué placer. Mi temor es que un día pase por ahí el director o algún investigador y diga:

- ¡Licenciado Guillermo! ¿Usted aquí?

Para que no ocurra eso me echo un suéter en la cara aunque me ahogue.

Epílogo 1:
Sí, en el instituto soy "Licenciado Guillermo", "Ingeniero Guillermo" o "Maestro Guerrero". Hasta me han dicho "Doctor". Prefiero no sacarlos del error para que no se den cuenta que no acabé la secundaria.

Epílogo 2:
Ahora que me acuerdo hay una persona en el instituto que lee mi blog. Me refiero a ti, cuyo nombre empieza con "I". Si me echas de cabeza no vuelvo a firmarte horas extras, pelafustán.

7 comentarios:

  1. es tan rico tomarse una siestecita en la tarde después de comer con 20 o 30 minutos andas como nuevo

    ResponderEliminar
  2. Dormir despues de comer ayuda a engordar...digo.... Pa que lo piensen si se encuentran cabeceando en la oficina.

    ResponderEliminar
  3. LICENCIADO GUILLERMO!! jajaja, tien razón, nada bueno sale despues de comer, nada nada, yo también tengo 2 horas de comida pero me es muy incómodo dormir en mi silla :(

    ResponderEliminar
  4. Por lo visto soy la única a la que no le da sue;o después de comer. Como, y sigo activa como si nada =P

    ResponderEliminar
  5. Ese "I"srael, ya lo veo de rajón :P

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)