lunes, 29 de octubre de 2012

Pedir las tepalcuanas

La primera vez que oí la frase "me pidieron las nalgas" fue cuando yo era un niño muy pequeño. Una amiga de mi mamá fue a visitarla a la casa y yo estaba jugando con mis Hot Wheels. No me acuerdo bien quién era, pero recuerdo vívidamente que yo estaba arrodillado jugando en la sala y ella dijo:

- Pues el jefe del sindicato me pidió las nalgas y... no sé, igual lo estoy pensando
- ¡Shhhh! -dijo mi mamá
- ¿Qué? Una repasadita e igual me quedo con una casita
- ¡Shhhhhh! ¡El niño! -dijo mi mamá señalándome
- Ay ay ay, bueno, no sabe de qué hablo

Pero sí sabía, porque era niño pero no menso.

Hace pocos años estuve en un trabajo donde había una chavita muy bonita que la hacía de asistente. Un día me dijo "pues ya me voy porque el jefe me pidió las tepalcuanas, y eso sí que no, porque yo soy muy decente". Lo que nadie sabía es que se enredaba con uno de los mensajeros, que estaba feo como pellizcar a una monja, y varias veces oí quejidos característicos de la bodega. Decente pfffft.

Lo cierto es que la costumbre del jefe que le pide acostón a la becaria/ asistente/ secretaria bonita es una acción muy fea, denigrante, humillante y lo que ustedes quieran agregar. Pero de que es cosa común, lo es. Platicaba de eso con mi cuate Ric y nos preguntamos ¿qué dirán en el momento preciso del acoso? ¿Tendrán un guión preestablecido o van diciendo lo que se les ocurra?

Se me ocurren varios casos:

1.- El jefe romanticachondo que se lleva a la secretaria a la cantina y le dice "oiga Lupita, usted está muy chula pero muy sola. Yo estoy muy mal en mi matrimonio ¿cómo ve si nos beneficiamos uno al otro?". Asco.

2.- El jefe chantajista que de plano dice "Oye Jacinta, si quieres llegar alto en esta empresa debes empezar desde abajo". Acto seguido... bueno... ya se imaginarán.

3.- El jefe indirecto que se la pasa acosando a la morrita diciendo cosas como "¿qué? ¿cuándo nos vamos a tomar un café? Está vacante el puesto de supervisora ¿no lo quieres?"

Aunque sé que es horrible hablar de eso, si alguien quiere contar su caso pueden ponerlo de manera anónima en los comentarios :)

16 comentarios:

  1. Dar las nalgas... Y por trabajo? Fuchi
    Creo que a nadie se le debe cruzar por la mente

    Si alguna bella señorita se encuentra en esa situacion, deberian considerar que ya han sacado toto provecho posible de ese empleo y que no podran subir mas (Aunque la logica nos quiera decir lo contrario)

    Todavia hay muchas mujeres decentes... Y otras de sentones como la chavita de tu relato (Aunque creo mas honesta la situacion de darselas a alguien por gusto, sea cual sea su cargo o apariencia que a un jefe que solo puede conseguir las cosas "pidiendolas")

    Ustedes denselas... Pero a respetar

    ResponderEliminar
  2. Pues yo también considero más honesta la onda de dárselas a quién tú quieras pero por gusto no por obligación. Hay chavas que se las dan a sus jefes sin ni siquiera prosperar en su chamba o algo así. Una vez me pasó que un ex jefe me dijo por el AOL messenger, que barbaridad, que bien se ve, muy guapa, me dan ganas de invitarla a salir y no sé que tanta cosa más, lo único que le dije fue gracias, pero me incomoda de sobremanera que usted me diga esas cosas, le pido por favor que NO me las vuelva a decir. Espero me entienda.
    Y fin de la situación, yo creo no me veía tan bien como me dijo jajaja :|

    ResponderEliminar
  3. Si alguien tiene una anécdota verdadera no sea malo y póngala aquí, yo también siempre he tenido duda de cómo es ya el momento de la acción, así un tipo: "Pos qué Lupita, sí?" y lupita dice: "Pos sí" o cómo es?

    Yo no sé si sea denigrante para las personas involucradas, supongo que si un jefe lo hace es para sacar un beneficio y si un empleado lo acepta es para lo mismo, hasta ahí digamos que no sé dar mi opinión, lo que sí es bien gacho es que los demás empleados pues se quedan ahí con los brazos cruzados, comiendo sandwiches de jamón mientras ven como la consentida puede llegar a las 10 y ellos desde las 8:30 tienen que estar cambiándoles las hojas a la impresora.

    Pero sí, si alguien tiene información fidedigna no sean gachos e ilústrenos, que aquí en la oficina somos puros hombres y lo más que nos pedimos es un trago de la coca grande del refri.

    ResponderEliminar
  4. Es relativamente sencillo. Invitarla-pedirle que vaya a una "cena de negocios". El jefe le dice a la secretaria que tiene una cena de negocios el sábado a las 8 de la noche y que necesita que ella vaya. El jefe efectivamente organiza una cena con otro jefe, pero de negocios no necesariamente tiene que ver mucho. Ya fuera del ambiente de la formalidad del trabajo, pues es mas sencillo invitarle un trago y empezar a agarrarle mas... confianza...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obviamente, el jefe tiene que pasar a por la secretaria a su casa :)

      Eliminar
  5. A mi un doctor viejito (con fama de cola fácil) me decía insinuaciones aunque yo no lo pelara. El día de entrega de calificaciones fui la única del grupo que reprobó y el perro asqueroso me envió un mail diciéndome que si necesitaba ayuda para el extraordinario el podía dármela... Puto. Estoy segurara que saqué 10 limpio en el examen y como no lo pelé me puso 6 ¬_¬

    Poco después alguien le hackeó su correo y reenviaron a toda la facultad (hasta a los profesores) unas conversaciones sexosas de su gmail que él tenía con una alumna y en las que decía que ya le costaba ponerse paraguas jojo el karma.

    ResponderEliminar
  6. Yo me he enterado de señores que ofrecen a sus esposas como tributo a sus jefes para obtener un mejor puesto. Creo que eso es peor :P

    ResponderEliminar
  7. Yo se de casos donde un "señor" muy bien relacionado, emplea a petición de la familia de la interesada, a una chica para trabajar en una empresa. La mujer por lo general es guapa o por lo menos joven y más o menos bien preparada, pero no cuenta con recomendaciones. Así es, que un amigo de un amigo se pone en contacto con dicho señor empresario, y él, tan bondadoso, le ofrece trabajo a la muchacha con un buen sueldo, claro, él sólo quiere ayudar a la familia. Por lo general el trabajo es sólo temporal o a prueba por tres meses, pero una vez terminado, la chica tendrá cartas de recomendación.

    Cuando se cumple el plazo y la muchacha va a despedirse y a pedir la carta de recomendación, el jefe la cita para después del trabajo a que vaya a recoger la carta.

    Cuando llega la chava, no hay nadie, excepto el viejo, quien cierra la puerta y le dice a la chica "hoy es día de pago, chatita" y la mensa, que no se imagina lo que le espera, responde "Sí,don Fulano, hoy es día de pago". Y a lo que te truje Chencha, el hombre se le avalanza, y cuando ella protesta, el fulano dice ¿Pos qué? A poco creía que el puesto que le dí era gratis? ¡Me tiene que corresponder el favor!" Y a la fuerza se lo cobra. Claro, como el hombre es "influyente" nadie se queja.
    Sé de dos casos similares.

    Lo mejor es no deber favores a nadie. A veces la falta de trabajo y la responsabilidad de una familia orillan a muchas jovenes a acceder a las exigencias del jefe, y muchos hombres sin escrupulos se aprovechan de la situación. No hay que juzgar a las chicas.

    ResponderEliminar
  8. Conozco a un profe que les dice a las chavas: "O me das las nalgas, o nos vemos el año que viene nuevamente...". Y el muy cuate, acostumbra a decir: "la mitad se ofende y me insulta, pero la otra mitad termina dándome el apestoso" :-D

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)