miércoles, 14 de noviembre de 2012

Creencias en la mesa


Cuando mis hermanas y yo éramos pequeños, siempre nos sentábamos a comer a la misma hora con mi mamacita del alma querida. Nada de que "yo al rato", "yo no tengo hambre"o "yo como viendo la tele". Nada: todos a comer o no tragan.

A veces pasaba que estaba uno dándole duro al montón de tortillas, haciendo triangulitos para sopear los frijoles y de pronto -al agarrar una tortilla nueva- te dabas cuenta que habías dejado un pedazo de tortilla en tu plato ¿me explico? No te acababas una cuando ya agarrabas otra, pues.

El horror. Mi mamá señalaba el pedazo que se había quedado abandonado y decía:

- ¡DEJASTE UN PEDAZO DE TORTILLA! Alguien tiene hambre :(

Ese "alguien", según la creencia de mi mamá, sería algún familiar que por rayos telepáticos y fuerzas insondables nos avisaba que tenía hambre por medio de un pedazo abandonado de taco. Nos hacía sentir re' mal, yo me imaginaba a mi papá, que seguramente estaría trabajando, sin comer, agarrándose las tripas mientras nosotros, niños babosos, desperdiciábamos la comida :(

Obviamente, mi papá llamaba a la hora de la comida, mi mamá le preguntaba que si ya había comido y él siempre contestaba que medio kilo de carnitas, tres consomés de carnero o 5 gorditas de chicharrón. O sea que hambre nunca tenía... ¿quién sería el hambreado? Misterioooo...

Otras creencias a la hora de comer eran...
Derramar sal: mala suerte
Pelear en la mesa con mis hermanas: ofendías a diosito
Poner los codos en la mesa: eso no es de gente educada
Olvidarte de rezar: te ibas al infierno sin escalas

Pura restricción a la hora de comer. Por eso ahora prefiero comer solo todos los días, para no tener que rendirle cuentas a nadie cuando me embarro los cachetes con frijoles :P

9 comentarios:

  1. Hahaha, a mí no me gusta comer con mi abuelita porque es de una religión parecida a la cristiana pero así más raro y cuando estoy a punto de hundirme completamente en un platazo de mole empieza a rezarle a 300 santos y hace plegarias y agradece mil cosas... para cuando termina mi mole ya sudó el aceite y está todo frío... a lo mejor son chocanterías mías, pero que diablos, yo en todo caso doy gracias en silencio mientras me empino una tostada de pata, que necesidad caray.

    Te quiero Abuelita, nomás que aquí no aceptamos propaganda de sectas religiosas, hahaha.

    ResponderEliminar
  2. Es verdad en mi casa era igual siempre, y si por alguna razón te daba hipo (a mi siempre me pasa), por no tomar agua entre taco y taco, mi mamita (qpd) me decía que alguien tenia hambre.... de forma inmediata me imaginaba a niños sin nada que comer y me remordía la conciencia por no terminarme todo.... A eso se deberá mi gran peso? jajajaja....

    ResponderEliminar
  3. O también si se caía un cuchillo era por que alguien se iba a pelear y si era un tenedor iban a llegar visitas. Jajaja

    ResponderEliminar
  4. Por estar leyendo dejé media tortilla detrás del plato...

    ResponderEliminar
  5. Otra que no me sabia hasta hace poco es que cuando dicen pasame la sal nunca debes de dar el salero en la mano, lo tienes que dejar al alcance de la persona que la pide, y se reusan a agarrarlo cuando se lo das, hasta se enojan si insistes ajajajaja/.

    ResponderEliminar
  6. En casa de mis papas nos reunimos una vez a la semana ya sea a desayunar comer o cenar juntos. El compartir la mesa es un signo de unidad como familia

    ResponderEliminar
  7. Oye pero también dicen que si tomas agua entre bocados, te hace daño, igual que cuando dicen que si sales a la calle mientras estas masticando se te enchueca la boca... entonces no habría puestos de comida o restaurantes digo yo...

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)