sábado, 29 de diciembre de 2012

Choque cultural

Hay una escena en la película de El Extraño Caso de Benjamin Button que es así:

Atropellan a la morra y Benjamin lo cuenta todo en retrospectiva: que si un taxista que se paró a tomar un café, que si una mujer no se hubiera detenido a contestar el teléfono, que si un camión no se hubiera atravesado, que si tantos hubieras y no hubieran truncado la carrera de bailarina de ella.

Bueno, pues así me sentí anoche.

Si el botones del hotel se hubiera detenido a acomodar mejor una maleta, que si no nos hubiéramos parado a comer a Morelia, que si el mesero se hubiera tardado 10 segundos más con la cuenta. Que si yo no hubiera acelerado, que si hubiera ido más despacio, que si hubiera pagado con el dinero exacto.

Si hubiera pasado alguna de esas cositas, pequeñísimas, no me hubieran chocado en la carretera.

Pero no: anoche venía muy contento y a 100 kilómetros del DF me llegaron por atrás, en una carambola de dos camionetas. La que me pegó no tenía ni placas y la que le pegó a ella no traía seguro. Eran unos artesanos que iban a vender sus cosas: el tipo que tuvo la culpa se agachó a revisar su celular y cuando volteó ya estaba muy cerca y nos golpeó.

Damn.

Llamé a mi seguro, llegó la Federal, nos amenazaron con llevarnos al ministerio. Yo, que ni culpa tuve, recibí una infracción por estar involucrado en un accidente vial O_o El coraje es que yo me congratulo de ser extremadamente cuidadoso al manejar, nunca he tenido un accidente por mi culpa para que lleguen unos animalazos y me arruinen el momento :(

Negociar en un accidente es amarrarse los huevitos -perdón por la expresión- y demostrar quién tiene más testosterona: ¿No me vas a pagar? Vámonos al ministerio ¿Me quieres pagar 3 mil pesos? Ni loco que estuviera ¿Que ya llevamos tres horas en el frío de la madrugada? Me vale, soy muy hombre y hasta que acabemos de negociar. Lo odio.

Al final, dado que los artesanos no traían dinero pero muy buena disposición, me quedé con mi golpe, dinero en efectivo, credenciales de elector de los involucrados y un cheque. Por un momento pensé que estaba en una situación de "nunca ganaré" porque la otra opción era mandar a mis papás en un taxi de madrugada en medio de la nada mientras yo me portaba muy macho. Ojalá esta semana pueda arreglar esta situación, pero lo weird es que mientras pasaba todo eso pensaba "¡hey! ¡Ya tengo el post de mañana!" :P

5 comentarios:

  1. El macho mexicano mide su hombría al volante y ante otros choferes en las peligrosas calles de México :3

    ResponderEliminar
  2. De cuánto fue la multa? Que pasado que de cualquier manera los federales te quieran chingar.

    ResponderEliminar
  3. Yo creí que nada más los tránsitos llegaban a encontrar dónde molestar, con los federales es igual? Chale, un abrazo Memo.

    ResponderEliminar
  4. Memo ¿es cierto que te pagaron con artesanias y ahora tienes un local en la ciudadela para así poder reparar tu carro?

    Feliz año nuevo!

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)