domingo, 23 de diciembre de 2012

Cómo quisiera ser visita...

Cuando los cuates vamos de borrachera a casa de mi amigo Manuel, sabemos que inevitablemente como a la una de la mañana dirá:

- AAAHHHMMM *bostezo* Chingá, cómo quisiera ser visita para ya irme

En ese momento los demás nos vemos con cara de "pinches gorrones que somos" y para que no haya problema lo mandamos a dormir para seguir tomando. En la mañana nos escapamos dejándole el tiradero.

Ser anfitrión es todo un arte: uno tiene que quedar bien ofreciendo los mejores manjares y vinos de la cava. Ser invitado es todo un arte diferente: hay que saber cuándo huir, echarse a dormir o seguir tomando pa' que el anfitrión no se ofenda.

Eso aplica cuando estás en casa de alguien de mucha confianza: cuando es una fiesta normal sabes que te tienes que largar (aunque últimamente la inseguridad de las calles obliga a pedir asilo). Sin embargo, la característica mexicana del diálogo malacopero -esto es, cuando ya no te das cuenta ni qué fregados estás diciendo- ocurre como a las tres de la mañana cuando todos caen en letargo pero quieres seguirle a la fiesta.

Ejemplo de diálogo malacopero 1

- Ya tiene sueño la anfitriona, mira, ya tiene sueño
- Noooo, sigan tomando
- Es que ya tienes cara de cansada, mira, ya te estás durmiendo
- ¡Que nooooo! Estoy a toda madre
- Eso dices porque no nos quieres correr ¿otra cervecita?
- No gracias, estoy bien
- Ya ves, no nos quieres aceptar nada, ya quieres que nos vayamos

Ese diálogo se repite hasta que sale el sol o abran el metro, lo que ocurra primero

El otro diálogo malacopero ocurre cuando uno ya se va:

- Muchas gracias por todo, Memo
- De nada
- ¿Te ayudamos a recoger?
- No, gracias, al rato tiro la basura
- Nomás tiramos estos vasos ¿Toda la basura va en un solo lugar? ¿Cómo separas la basura?
- ¡Que nooooo lo hagaaaan, ahí dejeeeen!
- Anda, mira, nomás lavamos unos trastes
- Nadie lava mis trastes, largo de mi cocina
- ¿Ya ves cómo eres? Ya no vamos a querer venir
- Que no, pueden venir cuando quieran
- ¿Ah sí? Entonces nos quedamos :D

Por eso la solución de mi cuate Manuel es más elegante para correr a todos o meterte a tu cuarto a dormir :P

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ustedes hacen el blog :)