martes, 25 de diciembre de 2012

Días de recogimiento

Mi madre dice que Navidad o Semana Santa son "días de recogimiento". Nunca entendí la frase hasta hoy. Supongo que ella se refería a que uno debe estar guardadito en su casa meditando cosas sobre diosito, agradeciendo a la vida o cosas espirituales. Pienso en ello y me veo en mi sillón con la mirada al infinito y las manos en el pecho:

- Gracias niño Yisus porque tuve para mis vicios todo el año

o

- Yisus, tú que moriste por nuestros pecados y yo con esta cruda

Eso en un caso ideal porque anoche me acosté más sobrio que un cura como a las 11 de la noche y a las 7 de la mañana ya estaba con el ojo pelón. Eso sí no es tener perdón de Dió. Fue cuando entendí la frase "días de recogimiento" porque ahora sí me puse a recoger mi estudio que está lleno de porquerías, cables, tubos, libros y cajas vacías.

Recoger y limpiar es una cosa tan necesaria a fin de año como comprarse calcetines nuevos: no hay una mejor oportunidad de pensar "ora sí voy a empezar el siguiente año como una persona nueva y dejaré la basura atrás ¡yeaaah!". Vacío mi clóset tilichero y veo que tengo un martillo guardado junto con la pasta de dientes, los botes de pintura junto con una plancha vieja y cosas que no he necesitado en mucho tiempo. A la basura, pensé ilusamente.

El problema está en que no hay manera de recoger sin ponerse a leer las revistas viejas o ver fotos de cuando tenías veinte kilos menos. Otro problema es que al final no sabes qué tirar y qué no. Tengo una colección de cables con todas las entradas posibles: usb, coaxiales, de audio, micrófonos que estoy seguro que nunca usaré pero ¿cómo voy a tirarlos si están tan buenos? ¿y sí un día los necesito?

Así que los echo todos a una caja y los almaceno.

¿Cómo voy a tirar mis revistas viejas? Y esta planchita que tengo no funciona, pero un día la voy a arreglar. Y mi colección de plumas viejas sin tinta. Y cajones y cajones de enchufes, lentes viejos, relojes sin pila. Consigo cajas de cartón y las almaceno ¿Y estos discos de viniles de colores? ¿y mis mochilas viejas?

Desesperado, agarro una chela y me pongo a ver todo el desorden. Sé que al final del día dejaré todo igual que antes ;D

2 comentarios:

  1. Ash yo hice lo propio el 24 y de tanto ponerme a leer las revistas viejas y todo eso, terminé ya bien tarde, justo solo me alcanzó el tiempo para peinarme y vestirme para la cena, terminé agotada y obviamente tampoco me puse happy.

    ResponderEliminar
  2. Te contare mi anecdota... Pues de vacaciones me vine a casa de mis padres. Y esta ves le dije a mis padres... "Pues vamos tirando todo aquello q no sirva"... Encontre los folletos de Soriana del año 2000, para q? ni idea. Cuadernos de primaria, secundaria y preparatoria, a los cuales cerre los ojos y les prendi fuego y cual bruja de Salem solo se escucharon demonios del pasado gritar jeje. Un cambio siempre es bueno digo yo.

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)