lunes, 10 de diciembre de 2012

Ruidos nocturnos

Una amiga me contó hace poco que por causas de fuerza mayor tuvo que dormir con unos preadolescentes en un cuarto. Ella estaba en otra cama cuando a media noche la despertaron los gemidos de uno de los chamacos y dice que la cama se movía.

- ¡No mameeeees! ¡Pinche niño cochino, seguramente se estaba toqueteando!
- ¡Aijuesumadre! ¿Y qué ruidos hacía?
- Pues así de "hmmmmm" "hmmmmm" "ahmmmmm"
- OMG! :O
- Y la cama se movía poquito
- ¡Holy crap!

Días después estaba en mi casa cuando sufrí el ataque de zancudos mutantes. Me picotearon los dedos de los pies y ahí me tienen rasque y rasque a la media noche. Qué alivio. Pero me descubrí haciendo "¡hmmmm, hmmmm, ahhhmmmm!". Me acordé de la anécdota de mi amiga y dije "pobre niño, a lo mejor lo picaron las pulgas y nosotros pensando que estaba de cochinote".

Suele pasar.
***
Hace mucho tiempo me fui de vacaciones con una bola de amigas y amigos. Como éramos muy pobres, pero felices, nos quedamos como 8 en un cuarto, unos en el suelo y otros en la cama. Yo me quedé al lado de una morra que a media noche se le soltó el brazo y me dio en plena cara. Me desperté. Justo en ese momento oí que -en algún lugar del cuarto- estaba alguien haciendo ruiditos de besos. Ya saben: smmmmck mmmmuack, smmmmuack.

Como éramos ocho, al otro día me le quedé viendo a todos a la cara esperando descubrir a los culpables. Era como el juego del asesino: dos eran los besucones y no sabía quién. No había muchas posibilidades de combinar a las parejas: yo no podía ser ni tampoco la chava que me pegó (o a lo mejor sí, si alguien le besuqueaba la espalda). Fue un misterio para mí durante muchos años.

Hace rato me encontré a uno de mis cuates, de los que fueron a ese viaje. Tenía años que no lo veía. Como el misterio de los besuqueadores ha nublado mi mente durante mucho tiempo le dije:

- Oye, mano ¿te acuerdas de la vez que fuimos a Guanajuato?
- Ajá
- Tengo una duda que me ha aquejado durante años - y le conté la anécdota

Nomás se rió:

- Pues fui yo, pendejo
- Achis
- Pos sí, con el Yorch
- ¡ACHIS!
- ¿No sabías que soy gay? 

O_O Nunca lo hubiera imaginado. Por lo menos quedó resuelto otro de los misterios de mi vida, tenía que platicarlo en el blog jajajaja

7 comentarios:

  1. jajaja, me acorde de una historia

    Yo cuando me mude a vivir a Monterrey, llegue allá viviendo con unos amigos, y me tocó dormir con un cuate en una cama matrimonial, como nos acamodabamos a dormir asi: ↑↓ (uno derecho y el otro al reves), un día no sé que estaba soñando pero le solté un guante y le di en los meros tanates :S

    Lo bueno que parece que estaba tan prfundamente dormido que no sintio el golpe, jajaja

    joako

    ResponderEliminar
  2. Jajajajajajajaajajajajajajaajajaja la segunda anecdota esta chida

    ResponderEliminar
  3. Jajajajaja ay Dios cómo me hacía falta reír... creo que por estar reprimiendo la risa, ya se me quedan viendo como si estuviera mirando porno en el internet XD

    ResponderEliminar
  4. De seguro andabas en el Cervantino verdad... Eso siempre pasa en esos tiempos :P

    ResponderEliminar
  5. jajajajajajajaja no manches, como no te había leído antes, están chidas tus anécdotas :)

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)