miércoles, 30 de enero de 2013

Embelleciendo la ciudad

Cuentan mis papás que en épocas del cuaternario hubo un regente de la ciudad que se apellidaba Uruchurtu. Todos lo recuerdan como un tirano: dicen que tumbaba casas a diestra y siniestra y que tenía amantes por todos lados (eso me consta porque en la esquina de mi depa hay una casa abandonada que perteneció, supuestamente, a una de sus queridas). Pero todos están de acuerdo en lo siguiente:

- Muy tirano, muy tirano, pero puso un montón de florecitas por todos lados
- ¡Siii florecitas!
- WTF? -digo yo
- Sí, la ciudad se veía re bonita

La moraleja es que un gobernante puede hacer lo que se le dé la gana pero si pone florecitas, todos lo recordarán por eso. Tomen nota, gobernadores :P

Los últimos gobiernos del DF se han preocupado por embellecer la ciudad, pero de una manera extraña. Por Insurgentes hay unos pasos a desnivel y hace un tiempo a alguien se le ocurrió pintar unos pececitos (pocos, pero se veía chido); ahhh no, el gobierno mandó despintar los peces y poner unos viniles... de peces, pero de una manera tan naca que parece que estás entrando al tráfico del océano Pacífico: un chingo de animales por todos lados que hasta espanta D:

También gustan de las esculturas de metal, amarillas y rojas. Se ven por todos lados. Y en avenida Chapultepec hay una escultura "ambiental" que es esta:



Rarísima.

Sin embargo el problema del gobierno del DF es que es como una señora que arregla la sala para que lleguen las visitas y los cuartos los tiene hechos un desmadre: la zona centro de la ciudad está realmente bien, pero nomás se mete uno a Iztapalapa y el embellecimiento corre a cargo de los ciudadanos: graffitis de la Santa Muerte, esculturas horribles de Zapata, un santo cristo cruzando un puente, una virgencita de Guadalupe saliendo de una pared como diciendo "agárrenme que me les voy".

El otro lado de la moneda son los Moteles de paso que realmente se afanan por poner bonitas sus entradas: conozco uno que parece entrada a un convento virreinal, otro que es como una pirámide de Keops y el famoso motel que está en avenida Tláhuac y Periférico que es como si entraras a un oasis. Digo, los que han entrado porque a mí nomás me han contado ¬_¬'

3 comentarios:

  1. Es verdad lo de Iztapalapa, y es verdad lo de los moteles. Esa escultura que pusiste ahi está re fea.

    ResponderEliminar
  2. Yo sabía de una leyenda urbana que decía Uruchurtu era gay de closet y que descargaba su frustración contra los gays y parroquianos que frecuentaban congales

    ResponderEliminar
  3. ay si, ay si.... mejor dinos como están decorados los moteles por dentro....falsote!!!! si bien que los conoces....jajaja

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)