lunes, 18 de febrero de 2013

Cineteca Nacional


La Cineteca Nacional fue, durante muchos años, el lugar donde podías ver películas de arte y que nunca llegarían al cine comercial. Ahí vi la trilogía de Azul, Blanco y Rojo, los primeros pininos del cine mexicano moderno y fue mi lugar de reunión durante muchos años.

Pero por ser "Nacional" dependía del presupuesto del gobierno, así que estaba cayéndose a pedazos, las butacas eran más incómodas que en una central de autobuses, el estacionamiento era una desgracia y sólo tenía una cafetería decente y cara. Pero aún así podías ver de repente a... digamos... Damián Alcazar echándose un capuchino con el que se le acercara.

Un día decidieron remodelarla y hace poco la reinaguraron. No había podido ir.

La Cineteca hoy es como una señora que se opera las arrugas: tiene buen lejos pero ya que te acercas le notas los remiendos.

Las paredes están mal pintadas (dios mío ¿qué tan difícil puede ser poner un color negro parejo?), la estructura de metal se ve bonita pero en las orillas está malhecha. El piso parece que tiene 50 años, las jardineras están secas: sufrió -se le nota- una inauguración apresurada y en donde seguramente alguien dijo "apúrenle, apúrenle, que tenemos que acabar en 3 días".

Lo peor son los baños (chicos e incómodos, con los urinarios a un lado de las llaves) y las cafeterías:

(Noten los cables pelados de la parte de arriba)

Parece chic, pero la madera es de tercera, con las orillas todas mal cortadas y astillas. Unos pedazos parecen cortados por los dientes.

Me da mucha tristeza: antes uno se aguantaba las incomodidades porque era el único lugar donde podías ver buenas películas ¿pero ahora? Ahora es el mejor ejemplo del "bueno, pero es que depende del gobierno, pues ahí se va" :(


1 comentario:

  1. Ay Memo, para mi también era mucho mejor antes. La forma en que estaba estructurada hasta saber que te podías echar el cigarrito en la finca de santa Veracruz sin problemas.

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)