viernes, 15 de marzo de 2013

Atropellamientos

En la semana vi cómo una bicicleta pasaba a toda velocidad junto a mí en Ciudad Universitaria ¡Zoooooooom!. Más tardé en pensar "pinche loco se va a matar" cuando oí el clásico "¡aaaaaaahhhh! ¡screeeeeeeeepchhh! ¡AAAYYYY!". Voltée y el loco de la bicicleta había atropellado a una morra que voló dos metros (eso lo sé porque en el lugar del impacto dejó un esquimo de vainilla casi nuevo y que fue el postre de un perrito que iba pasando por ahí).

Un señor que iba pasando le gritó "¡Pinche babosooooo!" y el de la bicicleta entre gemidos dijo "pos es que es que es que se me atravesó". Idioteeee.

A mí sólo una vez me han atropellado y fue así:

Iba bajando del microbús (que no se pegó a la banqueta) en plena lluvia. Como de la puerta del microbús a la acera no había más que un metro, no me fijé a la hora de bajar (¿qué carro cabe en un metro de espacio?) Pos sí cupo: un Jetta se trepó a la banqueta para avanzar, una llanta para allá y otra para acá. Con mis reflejos de felino ninja alcancé a hacerme para atrás, pero me apachurró la pata (el pié, pues). Pero no me dolió.

Cuando llegué a casa tenía la pata de elefante.

La secuela de ese atropellamiento patuno es que en la pantorrilla derecha tengo una especie de várice que nunca se me ha quitado ("pero si sólo es sangre molidita" dice mi mamá). Subiría foto pero es de asquito. Nel.

En cambio una vez me tocó atender a una niña atropellada (¡soy paramédico nivel básico! esa no se la sabían). Un microbús la aventó muy feo y rebotó como canica en caja. Me fui a atenderla en chinga: cuando la revisé se le veía el cocotero, se le abrió la cabeza como alcancía pero lloraba y decía cosas como "ay mi mamacita, es que yo iba a avisarle a mi mamacita que había gente en el puesto ay mi mamacita". Pensé "por lo menos está lúcida".

Medio la atendí en lo que llegaba la ambulancia. La mamá llegó como Magdalena llorosa diciendo "ay dotorcito, mija mija". Y yo "caaaaalma señora, espere a la ambulancia" "ay dotorcito, mija" "¡que se calmeeee, la está espantando más!".

Llegó la ambulancia y me hice mutis. A los pocos días pasé por el mismo lugar y la niña traía una venda como de momia egipcia pero se estaba comiendo un Pelón Pelorico (me acuerdo bien). La moraleja de este post es que... mmm... no sé: cuídense de las atropelladas ;D

5 comentarios:

  1. He presenciado algunas atropelladas y en verdad son impactantes.... y a mi una bicicleta me atropello cuando tenía como 4 cuatro años y jamas he olvidado la sensación de miedo que sentí.....

    ResponderEliminar
  2. Yo uso mi bici prácticamente diario y la verdad soy bastanta bastante ñoño, traigo mi casco, mis luces, guantes y manejo con cuidado, por la derecha y fijándome mucho porque no quiero que me aplasten.

    Pero la neta me ha tocado ver a orates en bicis sin frenos, con audífonos Beats, sin casco y entre los coches... Su equivalente sería un automovilista con vidrios polarizados, sin cinturón de seguridad, con los vidrios arriba y el radio a todo volumen, y cambiando de carril sin poner direccional ni nada.

    No sé porqué me molesta tanto encontrarme con ciclistas como esos, la verdad es que también manejo mi coche a veces y siento que me daría mucho coraje golpear accidentalmente a un tipo de esos, que ni me vé, ni me oye y que no se preocupa por su propia seguridad.

    En fín, solo quería desahogarme en algún lugar, esque no me gustaría que a mí, como ciclista, me asocien con este tipo de ciclistas: que vá como baboso y le echa pestes a los coches.

    Saludos memo, que perrón que eres paramédico =)

    ResponderEliminar
  3. Cuando tenia 3 años me atropello un tipo en bicicleta, como yo estaba pequeño supuse que el se detendria a levantarme y a ver que me habia pasado. Efectivamente, el sujeto se detuvo, pero sin bajarse de la bici se limito a mirarme y con voz aspera me dijo: "Chamaco pendejo!" Sufri. Fue mi primer contacto con la crueldad del mundo exterior :(

    ResponderEliminar
  4. Uno pensaría que te atropelle una bicicleta no es tan doloroso, a mi me tocó una que me dio justo en la rodilla y me quedé tirado como una hora de no poder caminar, desde entonces no importa el sentido de la calle volteo a ambos lados, el tipo iba en sentido contrario de la calle, por eso no lo vi al cruzar =S

    Joako

    ResponderEliminar
  5. Yo uso ecobici muy frecuente, atravieso un gran tramo de Reforma. Es pésimo que los peatones caminen como buscando algo en el piso y cruzando calles con la cara completamente abajo. Suficiente aventura con evitar los camiones y coches que no dan el paso, encima cuidar a la gente que cruza mientras escribe en whatsapp.

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)