jueves, 28 de marzo de 2013

Gordos y gordas

Un hombre sube uno o dos kilos. O cinco. Eso es normal, lo único que tiene que hacer uno es pasar al siguiente hoyito del cinturón y listo XD A los hombres no nos importa echar panza. No está chido la verdad pero bueeeh: la mayoría de mis cuates se compran pantalones flojitos para permitirnos esos deslices.

Es más, estamos entre cuates y uno le dice al otro:

- No mames, wey andas re panzón
- ¿Si verdad? Miraaaa, miraaaaaaa
(saca uno la panza como embarazado)
- ¡Ay pinche panzas! Y tus chichotas de niño
- Tócaleeeee, tócaleeeeee ¡chichón!
- Ay mamá, qué chichotas


Y nos reímos. Y echamos competencias de panzas como quien practica sumo.

Pero si una mujer sube uno o dos kilos, ay mamá, arde Troya. Lo primero es ir con su novio, esposo, amante, whatever:

- Amor
- ¿Mmmmhhh?
- ¿Estoy gorda?

- *El hombre traga saliva* ¿Gorda? Noooo, yo te veo igual
- Me ves igual porque me quieres, pero mira mi panzota

- *El hombre la ve detenidamente* ¿Panzota? Noooo, estás igual
- Dime la verdad, si me quieres dime: si estoy gorda ¿verdad?

Dilema: "si me quieres, dime" es que algo malo va a pasar

- Pues... sí... se te nota un poquito
- ¡LO SABÍAAAAA!
- Pero poquito, nomás de los cachetes
- ¡ESTOY CACHETONAAAAAA!
- Pero no se nota mucho, a mí me gustas igual
- ¡ME VAS A CAMBIAR POR OTRAAAA!


Si el mundo fuera justo, la mujer diría "sí verdad ¡y mis chichotas!" y el hombre la agarraría con placer ;D Mujeres locas :P

1 comentario:

  1. jajajajaja eso último del mundo justo me hizo reir como no tienes idea xDD Buenísima entrada :D

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)