miércoles, 17 de abril de 2013

El-La-Los-Las

El otro día estaban en mi casa mis cuates Jorge, Ricardo y Daniel, que trataban de explicarle a mi amiga Paula lo de los sobrenombres:

- Yo me hago llamar Yorko en el mundo de los moneros, y ya todos me ubican así -dijo Jorge
- Yo soy Ric Reyes -dijo Ricardo
- A mí a veces me dicen Grandoc -contestó Daniel
- ¿Tú no tienes sobrenombre, Memo? -preguntó Paula

Antes de que saliera sonido alguno de mi bocaza abierta, Yorko dijo:

- Él es "El Memo", como en su twitter. No "Memo": "El Memooooo" -con un tono similar al que usaría un vendedor de piratería en el metro.

Así que eso me puso a pensar en el misterio de El-La-Los-Las.

***

Debido a un extraño fenómeno cultural, a algunas personas les queda bien el ponerles un El-La-Los-Las en su nombre y a otros no. A veces da caché y a veces te hace quedar como un vago de esquina. Digamos que hay una pasarela de cine donde se dan cita la crema y nata de la constelación histriónica mexicana. Cualquier comentarista diría:

- En este momento va pasando La Pinal ¡qué porte!
- Oohhhhhh -dicen todos
- Si La Félix viviera, seguramente estaría en esta pasarela
- Oohhhhhh -vuelven a decir
- En cambio, la que acaba de llegar es la Carmen Salinas
- Chaaaaleeeee -gritan decepcionados

¿Se dan cuenta? Es como cuando en la primaria llegaba tu amiga y decías "ahí viene la Gaby" y ella contestaba "¿La? ¡Pues ni que fuera perro!".

Cosa peor pasa con los hombres. Pocos se merecen el artículo El: que yo recuerde sólo Gabriel García Márquez El Gabo. A nadie se le ocurriría que fuera despectivo "Tsss ai' viene el Gabo". No señor, es EL Gabo. Y con los plurales la cosa se dificulta más: no sabes si estás dándoles respeto o si son una banda de rock: "Ahí vienen Los Tacvbos" "¡Ohhhhh!".

Así que sólo espero que cuando mis amigos digan El Memo, se refieran a mí como un hombre de conducta intachable y caballerosidad a prueba de balas y no como el peladito de la banqueta.


3 comentarios:

  1. Yo no tengo ningún problema con decirle El, La a la gente. Muchos piensan que es mala educación pero para mi es familiaridad. Si no te dijera El Memo, entonces fueras Guillermo y eso sonaría agresivo.

    ResponderEliminar
  2. Mejor con un toque varil demostrando respeto, cariño y familiaridad hacia la persona: Ese mi Memooo.

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)