martes, 7 de mayo de 2013

Previo al día de la madre



Faltan tres días para el día de la madre. Podemos imaginar varias cosas que están pasando en diferentes puntos de cualquier ciudad mexicana:

1) Una turba de vendedores ambulantes están preparando (cada uno de ellos) 16 928 moños rojos para amarrar a globos, muñecos de peluche y un sinfín de regalos baratos que los hijos malagradecidos comprarán a la entrada del metro cuando vayan rumbo a su trabajo

2) Al mismo tiempo los vendedores de rosas están preparando sus camiones llenos de ramos que elevarán su precio mágicamente un 400% dentro de 72 horas ("oiga usted, ¿seis rosas por 150 pesos?" "¿Qué? ¿Su mamacita no lo vale?")

3) Los niños en las escuelas están afinando los detalles del festival madrecístico: aprendiéndose los versos de "Madrecita del alma queridaaaa" o "Señora señora señora su nombre es mi madreeeee"

4) Los restauranteros se frotan las manos y los meseros echan suertes para ver a quién le va a tocar cerrar, porque las propinas ese día van a estar buenas

5) Y mientras las pobrecitas mamás están apurándose a terminar el regalo que sus hijos de primaria les van a dar ese mero día: una funda bordada, un pedazo de triplay pirograbado con la leyenda "Felisiddaes Mamasita", un portarretrato de espuma con una foto que se sacaron el fin de semana anterior o tejiendo una bufanda que no podrán usar hasta diciembre porque estos días está el calor insoportable.

Así que díganme ¿qué es lo más horrible que les hicieron regalar a su madrecita santa? Prometo poner un post con las respuestas :)

12 comentarios:

  1. Tuve que bailar con una canastita llena de fruta en la cabeza y una falda que pesaba horrores. Además repetimos el baile el día del maestro. :(

    ResponderEliminar
  2. Calle Hidalgo, Tlalpan (mi entonces casa) - Calle Horacio, Polanco (mi entonces secundaria). Sábado 10 de mayo de 199... Y en sábado además... Tenía que presentar un examen extraordinario y mi Santa Madre tuvo que manejar de una calle a la otra para llevarme. Hicimos como 4 horas y llegué tarde al examen, of cors. Las voy a pagar todas, yo sé... :D

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja tienes razón Memo, las flores suben de precio pero cañon... y los mariachis cobran como si de veras no nos regalen nada, ese día nomas no nos pidan de coemr y dejennos dormir todo el día.

    ResponderEliminar
  4. 1) Cubre-enchufes navideños. Con fomi hice unas horrendas caras de santa mal decoradas con glitter de colores y ojos movibles. No sólo estaban feos, si no que mi mamá gastó un chorro y ni se podían usar el 10 de mayo :P

    2) Un porta lápices hecho de hueso de tuétano. Lijamos el hueso por semanas y luego lo pegamos en un mosaico y lo decoramos con calcomanías de papelería y recortes de revista. Mi mamá pasó su día atendiéndome porque se me llenaron las manos de ampollas por tanto lijar. El peor regalo ever :P

    ResponderEliminar
  5. Un florero colgante de macramé...

    ResponderEliminar
  6. En la primaria la escuela se encargaba de los regalos para las mamás y todos eran como de cerámica: un florero, un frutero, una caja para kleenex, una cosa para poner las cucharas... como pilón, traían estampado el escudo de la escuela en tinta dorada >.<

    ResponderEliminar
  7. Cuando estábamos en sexto tuvimos que costurar unas gallinas de fieltro que irían sobre una canasta para huevos (sin albur), que seguro la maestra vio en una revista de manualidades pero vivo en YUCATÁN! si dejas los blanquillos a la intemperie se pudren, imagínense con fieltro! el caso es que además quise hacer uno para mi abuelita y como ya me estaba comiendo el tiempo mi abuela los termino costurando! ademas por floja en vez de hacer las pestañas de fieltro compre unas y las pegué... al reves :B
    Nunca he sido buena para las manualidades jajaja

    ResponderEliminar
  8. Un alajero hecho con una lata de sardinas!!! bien ecologistas en mi primaria, jajajaja, o una funda para cajas de kleenex bordada con estambre

    ResponderEliminar
  9. mmmm cuando estudiaba en el Colegio Jardín La Salle de Azcapotzalco una vez hicimos una tabla de cocina para cortar verduras, y con un punzón caliente pusimos la fecha en números mayas. Fue, cuando menos, interesante

    ResponderEliminar
  10. Mi jefa nunca me dio nada el Día del Niño y por eso no le daré ni madres.

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)